Fondo Logo


El obispado de Plasencia recurre a paulinos de Centroeuropa para repoblar el histórico monasterio


Pawel Stepkowski, rebautizado como Pablo, se pasó tres noches rezando en su celda del monasterio de Varsovia, Polonia, porque deseaba responder que “no”. España aparecía en su mente como un país de tierra seca y campos amarillentos, y con una lengua desconocida. El vicario general de la orden de los paulinos, el polaco Arnold Chrapkowski, le había propuesto trasladarse al monasterio de Yuste, a dos kilómetros de Cuacos de Yuste (Cáceres), que llevaba tres años sin monjes tras la marcha de los jerónimos. Un viaje parecido al que acometiera en 1566 el emperador Carlos V, carcomido por la gota.

El séquito del padre Pawel iba a ser exiguo, a diferencia del que llevara consigo el monarca, que en Yuste pasó sus últimos días. Solo otro religioso formado en el santuario de Jasna Góra, el más visitado de Polonia (unos cinco millones de peregrinos cada año), y que alberga la virgen negra de Chestokowa, lo acompañaría en la primera importación a España de la orden de los paulinos. Rafal Zawada, ahora padre Rafael, también se lo estaba pensando. Si se decidían a hacer los 2.862 kilómetros del viaje, la vida les iba a cambiar ligeramente. “No nos esperábamos convertirnos en estrellas”, dicen entre risas.

Los monjes jerónimos —dedicados al silencio y a la oración— aparecen acompañando al rey en los cuadros de tonos solemnes que se exhiben en Yuste, de donde fueron apartados por la desamortización del siglo XIX. No lograron revivir como orden hasta 1925. En 1958 regresaron a Yuste. La entrada de Patrimonio Nacional en la gestión marcó un nuevo hito en 2004. Pero cinco años después, los jerónimos decidieron marcharse al monasterio de Santa María del Parral (Segovia) para reagruparse, según Patrimonio. Ahora solo quedan allí 11, los últimos de España. En el siglo XIX eran unos mil, y tenían 46 monasterios.

Los últimos jerónimos dejaron Yuste en 2009. A mitad del siglo XIX había unos mil en España. Ahora solo quedan 11 —¡Este hábito no es de dominico! ¿eh?, aclara Pawel Stepkowski acerca de sus ropajes blancos. El paulino de 42 años —y de hechuras sólidas, ojos claros, risa fácil y algún que otro rubor— no supo de la fe hasta cumplidos los 18. “Me interesaban el deporte, las chicas y los bares”. Él, continúa, no conocía las oraciones, ni distinguía los hábitos en su juventud en Maków Mazowiecki, la ciudad en la que una cruenta batalla entre alemanes y rusos en 1945 destruyó el 90% de los edificios. Procedía de una familia dividida, con una madre enferma y un padre conflictivo. “Para mí cada día era maldito”. Llegó a pensar en el suicidio. Hasta que unos ejercicios espirituales en la parroquia lo cambiaron todo. Más tarde llegó la peregrinación a Chestokowa, también el punto de no retorno para Rafal Zawada. Suena el móvil del padre Pablo, y es su hermano desde Polonia. Lo coge con alegría. “Tenemos Internet”, explica. “Hablamos con los nuestros por Skype. Pero no confesamos de esta forma…”.

Aquellas noches de oración y dudas en Varsovia terminaron en un “sí”. Los dos monjes aterrizaron en España en octubre de 2011 y han pasado un año en la ciudad cacereña de Plasencia aprendiendo español antes de residir en Yuste. “Vivíamos en un hospital”, rememora Pablo, refiriéndose con un toque de humor a la casa sacerdotal habitada por curas jubilados en la que se alojaron. Cada día, estudiaban cuatro horas con una profesora “mayor” del instituto. La comarca de la Vera resultó ser un paisaje impresionantemente verde, algo como Polonia. Lo más difícil ha sido explicar el Evangelio como lo siento. Me faltan las palabras…”, cuenta Pablo, que sin embargo habla correctamente. Los vecinos de Cuacos de Yuste (unas mil personas), donde él y el padre Rafael celebran misa cuatro veces a la semana, los entienden. “Es lo importante”, concluyen.

—Volvamos a la lengua católica.

El padre Pablo ríe y consulta algo en polaco con Rafael. “Ustedes conquistaron América porque el español es un idioma más fácil”, bromea. La orden paulina nació en el siglo XIII y ahora tiene 50 monasterios con unos 500 monjes repartidos por Europa, Australia, Estados Unidos, Camerún y Sudáfrica. Plasencia es puerto de paso cada verano para el aprendizaje del español de sacerdotes polacos, antes de su marcha a Latinoamérica. Esa es la razón del acuerdo entre el obispado y el santuario de Jasna Góra, el cuartel general de la orden de los paulinos en todo el mundo.


Los dos paulinos se disponen para la comida. / CRISTÓBAL MANUEL Los dos monjes paulinos fichados para Yuste arribaron al monasterio el pasado 13 de febrero, miércoles de ceniza. Ocupan un edificio apénice del principal de muros melancólicos que era una antigua hospedería, con siete celdas, un refectorio, baños, una cocina en la que humea una sartén en la que Rafael prepara letscho (plato húngaro con pimientos, tomates y cebollas), una sala y un pequeño cuarto que han habilitado como capilla, en la que destaca un cuadro de Juan Pablo II con la reliquia de un pedazo de su casulla. Este contexto monacal contrasta con el otro, el monasterio adosado que visitaron 78.000 turistas en 2012, con el hermoso claustro, con el austero dormitorio de Carlos V, desde cuya cama el rey podía ver la iglesia, con las balaustradas que dan al estanque cuyas aguas alimentaron a un mosquito maligno que pudo transmitir el paludismo al Habsburgo.

Según la Conferencia Episcopal, en 2011 había en España 36 monasterios de monjes y 841 de monjas. Las cifras de la Confederación Española de Religiosos indican que hay actualmente 46.527 entre hombres y mujeres en las comunidades del país. La diferencia entre el número de unos y de otras es significativo: mientras que hay 10.979 religiosos, además de 97 novicios, ellas son 35.789 religiosas, 241 novicias.

Las mujeres y algún hombre tocado con boina van llegando hasta llenar una cincuentena de espacios en los bancos de la iglesia de la Asunción de Cuacos de Yuste. Se hace una novena por la patrona, la virgen de la Soledad. El día frío y lluvioso no les corta el entusiasmo, por la celebración que se traen entre manos y por lo “simpáticos” que son los nuevos monjes. Estos aparcan su Renault Scenic de color negro y salen a paso ligero hacia la parroquia. “A mí me gusta san José porque no es un héroe como los de las películas”, dice el padre Rafael, de 38 años, en la homilía. El paulino destaca que, según las Escrituras, san José dudó, y estuvo a punto de decirle “no” al mismísimo Dios. Y es que, añade, los santos también cometen errores. “Es difícil convivir con ellos”, dijo burlón al confesar, mirando de reojo al monje Pablo, qué  es lo que le resultaba más complicado de su estancia en Yuste. Pablo no protestó: “Si ya está el dicho: ‘Señor, líbrame de los santos”,remata.

 

FLOR GRAGERA DE LEÓN 24 MAR 2013 - EL PAÍS


Este sábado, 23 de marzo, se inaugurará el busto de bronce del académico e investigador, escritor y folclorista de las letras extremeñas, Rafael García-Plata de Osma, durante un acto literario que tendrá lugar a las 12:00 horas en el parque próximo a la Casa de la Cultura de Alcuéscar (Cáceres).

Rafael García-Plata de Osma, fue una de las personalidades “más significativas” del panorama cultural extremeño de primeros de siglo XX. Aunque andaluz de nacimiento, en su biografía y en su hacer descubrimos diversas facetas que vienen a demostrar cómo García-Plata, en palabras de J. M. Cancho, “se convirtió en defensor de todo lo típicamente extremeño, laborando más en pro de la región que le acogió que muchas otras personas nacidas en Extremadura”.

Así lo confirman sus trabajos como historiador, como etnógrafo y, sobre todo, como folklorista, en los que la realidad extremeña resulta una fuente constante de investigación y de análisis, tal y como informa Alcandora en nota de prensa.

Entre sus obras literarias destacan Demosofía extremeña. La musa de los cantares (1918), y Coplero de lilas blancas (1918), al tiempo que dejó “inéditas” otras obras como Guijos y Rebollos.

A continuación, se celebrará un encuentro literario al que acudirán distinguidos representantes de las letras y las artes extremeñas, como son Juan Antonio Pérez Mateos, Primitivo Rojas, Antonio Viudas Camarasa, José María Cancho, Luis Martínez Cerrón, Rachid El Quaroui, Matías Simón, Pepe Extremadura, Jesús Meneses y el tenor Alonso Torres, entre otros.

Fuente: Periódico Extremadura

El poeta y músico extremeño obtiene el galardón por su libro «Baile de máscaras»

José Manuel Díez, poeta y músico extremeño, natural de Zafra (1978), ha ganado el XXVIII Premio Hiperión de Poesía por su libro «Baile de máscaras», tras la decisión de un jurado compuesto por los poetas Francisco Castaño, Luis García Montero, Raquel Lanseros, Benjamín Prado y el editor y también poeta Jesús Munárriz.  Díez, además de poeta y narrador, es miembro del grupo musical El Desván del Duende. Hasta el momento, ha publicado dos libros de poemas, «42» (Ed. Lusitania) y «La caja vacía» (Visor), con el que ganó el Premio Cáceres, Patrimonio de la Humanidad en 2006.

Fuente: ABC


El SEMYR ha organizado un seminario titulado "NARRATIVA BREVE Y EJEMPLARIDAD EN LA EDAD MEDIA".

Las diferentes sesiones tendrán lugar el jueves, 21 de marzo de 2013 a partir de las 16:00 h. en la Sala de Juntas de la Facultad de Filología. Intervendrán:

- Françoise Crémoux (Université de Paris VIII), La relación de milagros como género breve (de finales del siglo XV al siglo XVII).
- Patricia Cañizares Ferriz (Universidad Complutense de Madrid) La recepción de los “exempla” a través de las traducciones a finales de la Edad Media.
- Manuel Ambrosio Sánchez (Universidad de Salamanca), De sermones y ejemplaridad.
- María Eugenia Díaz Tena (Universidad de Salamanca), Miracula et exempla: los milagros medievales de Nuestra Señora de Guadalupe

SEMINARIO DE ESTUDIOS MEDIEVALES Y RENACENTISTAS (SEMYR)
Universidad de Salamanca
Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana
Pza. Anaya, 1
E-37008 SALAMANCA

Teléfono +34 923294400 #1712
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


La nueva edición de este certamen se desarrollará del 18 al 24 de marzo en la plaza Mayor

Ya se estableció en 2012 y se cumplirá este año. Una nueva edición de la renovada feria del libro se celebrará una semana antes de la Semana Santa. Por tanto, tendrá lugar del 18 al 24 de marzo en la plaza Mayor. La iniciativa está promovida por la Concejalía de Cultura, bajo la coordinación de Daniel Casado. Contará con la colaboración de la Asociación Cultural Club de Lectura. Esta nueva propuesta surge con el objetivo de convertirse en un referente cultural. Su esencia será la misma que la edición pasada. Volverá a tener la participación de los centros educativos, así como de diversos colectivos y entidades locales. Para ello, se han diseñado diversas iniciativas. Además, instalarán siete casetas para otros tantos libreros y entidades relacionadas con el libro. El concejal de Cultura, Julio Bravo, destaca que en esta feria no se puede olvidar el componente socioeconómico. Todo ello se completará con una carpa central para acoger los actos programados. Dentro de las numerosas actividades propuestas, el concejal destaca tres, con invitados conocidos por el público en general. Una de ellas es el pregón de la feria, que será ofrecido por escritor extremeño Jesús Sánchez Adalid. Será este lunes, a partir de las ocho de la tarde. «Una persona muy implicada con Trujillo, que ha tenido numerosos premios de gran categoría».
El certamen será clausurado el 24 de marzo por la autora Pilar Galán.

Además, dentro de la programación, casi a última hora, se ha incluido la presentación del libro sobre el sacerdote Ramón Núñez, hijo adoptivo del municipio y homenajeado recientemente. El edil recuerda se creó una comisión para poder realizar una escultura en honor a sacerdote, así como una placa. Estas acciones ya son una realidad.

Ahora, se ultiman estos homenajes con una publicación basada en su memoria y en sus escritos. Será presentada por el político Jaime Mayor Oreja el 21 de marzo, a las nueve de la noche Cada día un género El coordinador Daniel Casado recuerda que el modelo a seguir es parecido al del año pasado. Cada día estará dedicado a un género literario. Con este guión, se realizarán iniciativas dirigidas a diferentes sectores de la población. Las mañanas estarán dedicadas a talleres de animación a la lectura. También se harán tertulias sobre diversas temáticas. Las presentaciones de los libros y  publicaciones están reservadas para las tardes. Además, durante tres jornadas, se harán tours fotográficos por la ciudad. El resultado de esta actividad
se podrá ver el 23 de marzo con una exposición.

Esta feria del libro contará con otras iniciativas, como un espectáculo de cuenta cuentos, por el grupo de teatro 'Vergüenza ajena'. Será el 19, a las ocho de la tarde. Al día siguiente, tendrá lugar una lectura homenaje a Emily Dickinson. El sábado, comenzará la jornada con un cuenta cuentos familiar y con la presentación del proyecto 'busisher' relacionado con los campamentos saharauis. Además, por la tarde, se realizará un coloquio titulado 'fotografía y memoria'. Esta jornada se terminará con la función '1, 2, 3 para niños curiosos... Alberti'. La feria concluirá el domingo con la entrega de los premios del concurso de micro-relatos, convocado por el Ayuntamiento, además de la intervención de Pilar Galán.

 

Fuente: HOY


«Cuando abrimos nuestra librería nos tacharon de locos»



Hace 40 años, en la avenida de Colón abrió sus puertas una nueva librería. La moda de la época era instalarse en San Juan y la calle Obispo, pero el tiempo terminó dando la razón a José María Casado y su negocio es hoy referente en el sector del libro.

-¿Qué recuerda de su infancia?

-Yo nací en Salamanca, en una familia media. Mi padre era empresario textil y nosotros estudiamos en los Salesianos. Luego empecé Filosofía y Letras, y finalmente hice Marketing en la IBEC de Rockefeller.

-¿Cómo fueron sus inicios?

-Al acabar Marketing me fichó el Grupo Anaya, cuya sede estaba en Salamanca. El presidente me contrató para organizar toda la red de Castilla y León desde un punto de vista comercial. Allí estuve cuatro años y luego me mandaron a Extremadura.

-Vino por un tiempo y se quedó.

-Hubo una reestructuración en Anaya, salió mucha gente Y ahí me di cuenta de que era mejor ser cabeza de ratón que cola de león.

-Curiosa reflexión.

-Yo veía que en Badajoz el sector del libro estaba un poco atrasado, que no existía una librería como yo pensaba que debería ser, y cogimos el traspaso de la empresa Mecano, que ocupaba el local donde ahora tenemos nuestra librería técnica de la avenida de Colón. Ahí abrió Universitas en 1973, el año que se inició la universidad, de ahí su nombre.

-¿Cómo concibió su librería?

-Empezamos con la papelería y unos pocos libros, pero desde el principio trabajamos editoriales que no se conocían aquí, como Losada, Siglo XXI, Fundamentos... Eso nos permitió convertirnos en referencia para los estudiantes, los periodistas, la gente con mucha inquietud.

-¿Fue bien desde el principio?

-La gente nos tachó un poco de locos. Entonces el centro de Badajoz era San Juan y la calle Obispo, pero nosotros creímos que era una buena zona de expansión. Yo seguía con Anaya, porque Universitas no era más que un experimento puesto en marcha por unos jóvenes de 23 años que lo único que tenían era una póliza del banco y un poco de dinero que nos prestaron mis padres.

-¿Dónde ha estado la clave del crecimiento?

-Siempre intentamos que la librería fuera un lugar donde se podía entrar a ver los libros, a pasar páginas, un lugar en el que se podía estar aunque no se quisiera comprar. Teníamos un mostrador muy pequeñito, pero el resto del espacio estaba lleno de libros.

-Casi se podría decir que inventaron la FNAC de Badajoz hace cuatro décadas.

-El modelo era el mismo. Cuando abrimos la librería de la avenida Ramón y Cajal, en 1993, dejamos un espacio para la firma de libros, para la presentación de novedades, para hacer cuentacuentos y obras de teatro. Queríamos que la librería fuera un centro de reunión y proyección cultural. Por aquí han pasado Saramago, Alfonso Guerra, García de Cortázar y otras personalidades.

-¿Cómo le va su faceta de editor?

-En 1978 montamos Universitas Editorial porque nos parecía que Extremadura era la gran desconocida. Editamos tres tomos de la Literatura en Extremadura de Manuel Pecellín, editamos la primera historia de Extremadura, hicimos la Biblioteca Básica Extremeña...

-Los libros que se venden hablan de los gustos de la sociedad. ¿En qué momento estamos?

-Desde la Transición hasta hace muy poco, la gente tenía ganas de progresar, de llegar a ser algo, pero en los últimos seis o siete años se ha notado un bajón muy importante en las ganas de progresar culturalmente. Ahora se venden libros de una calidad que posiblemente puede ser muy discutible, libros excesivamente banales, mientras que la literatura clásica está arrinconada. Solo hay que ver que los éxitos de venta son 'Cincuenta sombras de Grey' y el libro de Jorge Javier Vázquez.

-¿Es una moda o algo definitivo?

-Siempre que llueve, escampa. Y de aquí a unos años habrá una nueva regeneración, volverá el interés por otras cosas, por libros con mayor seriedad, con mayor compromiso social, con otros valores.

-Últimamente se habla mucho del papel del emprendedor. ¿Cómo se consigue el éxito?

-Nosotros nunca hemos pedido subvenciones para editar ni para ampliar el negocio. La clave de un emprendedor es tener una idea clara y adelantarse un poco a lo que puede ser el futuro. Uno no puede montar un negocio porque le vayan a dar una subvención. Siempre hay que estar innovando, como cuando creé Librerías Independientes, el mayor centro de compras de libros que hay en España.

-Pero no debe ser fácil.

-El empresario es empresario mañana, tarde y noche. Incluso cuando las cosas van bien, hay que estar pendiente de cómo evolucionan. Y sobre todo hay que ser honrado y no engañar nunca al cliente a sabiendas. Uno se puede equivocar alguna vez, pero el engaño no se perdona.

-Sentido común y sentido común.

-Lo más fácil en la vida es hacer lo que los demás hacen. Lo más difícil es hacer lo que los demás no hacen. Yo en Extremadura le veo mucho futuro a la agricultura, a la alimentación, al turismo, a la cultura. Nuestro clima es fundamental. Tú lo que tienes que hacer es pensar cómo sacar partido a esos elementos. Pero aquí se ha hecho justamente lo contrario. ¿Qué pinta una fábrica de chips en Cáceres, una fábrica de camisetas en Badajoz, una industria gráfica en Plasencia y Olivenza, una refinería de petróleo en Villafranca? Aquí tenemos Monfragüe y no se ha hecho lo mismo que en Canadá, donde hay parajes similares de los que vive la gente. Aquí tenemos el sector de la aceituna, del queso, de la fruta... Pero como dicen que lo único que funciona es la industria, que el éxito está en fabricar coches...

-Volviendo a Badajoz, ¿cómo ve el futuro del comercio?

-Va a depender mucho de la sociedad. Si vamos a una sociedad comprometida, los comercios dirigidos por profesionales que estén siempre innovando y que asesoren a sus clientes, posiblemente tengan un hueco. Si lo que prevalece es el mundo de las prisas, de la comida basura, del simple trasiego comercial, los centros comerciales tendrán éxito.

-Estos días se habla mucho de liberalización comercial y grandes superficies. ¿Cuál es su opinión?

-Todas las administraciones han apoyado a las grandes superficies, a los grandes centros comerciales, y muy poco al pequeño comercio. No digo que lo subvencionen, pero sí que les den el mismo trato. Los grandes centros comerciales no benefician al comercio ni a la ciudad. Son una esponja que chupa el dinero y lo saca fuera. Decir eso no va con los tiempos, pero de la misma forma que las grandes superficies ya han desertizado a los pueblos, terminarán desertizando a las ciudades.

-Una última pregunta. ¿Le preocupan libros digitales?

-En Estados Unidos, que llevan 20 años de adelanto, el libro electrónico no ha superado el 7% de las ventas. Los últimos estudios detectan que no ha entrado con la fuerza que se suponía porque la comprensión lectora es cinco veces superior en el soporte papel. Tocar las páginas, volver atrás, releer el libro hace que se comprenda mejor. Ocurre lo mismo con la prensa, la gente no se acostumbra a leerla en una tableta.
José María Casado Martín, Librero
«Cuando abrimos nuestra librería nos tacharon de locos»
10.03.13 - 08:34 -
EVARISTO FDEZ. DE VEGA | BADAJOZ.

Imprimir
Enviar
Rectificar

1 voto2 votos 3 votos4 votos5 votos
1 votos
3Comentarios |
En Tuenti
Innovador, insistente, incansable y convencido de lo que hace, José María Casado celebra el 40 aniversario de Universitas con ganas de seguir en la brecha
«La clave de un negocio es tener una idea clave y adelantarse un poco a lo que puede ser el futuro»
«Ahora se venden libros excesivamente banales, mientras que la literatura clásica está arrinconada»

Hace 40 años, en la avenida de Colón abrió sus puertas una nueva librería. La moda de la época era instalarse en San Juan y la calle Obispo, pero el tiempo terminó dando la razón a José María Casado y su negocio es hoy referente en el sector del libro.

-¿Qué recuerda de su infancia?

-Yo nací en Salamanca, en una familia media. Mi padre era empresario textil y nosotros estudiamos en los Salesianos. Luego empecé Filosofía y Letras, y finalmente hice Marketing en la IBEC de Rockefeller.

-¿Cómo fueron sus inicios?

-Al acabar Marketing me fichó el Grupo Anaya, cuya sede estaba en Salamanca. El presidente me contrató para organizar toda la red de Castilla y León desde un punto de vista comercial. Allí estuve cuatro años y luego me mandaron a Extremadura.

-Vino por un tiempo y se quedó.

-Hubo una reestructuración en Anaya, salió mucha gente Y ahí me di cuenta de que era mejor ser cabeza de ratón que cola de león.

-Curiosa reflexión.

-Yo veía que en Badajoz el sector del libro estaba un poco atrasado, que no existía una librería como yo pensaba que debería ser, y cogimos el traspaso de la empresa Mecano, que ocupaba el local donde ahora tenemos nuestra librería técnica de la avenida de Colón. Ahí abrió Universitas en 1973, el año que se inició la universidad, de ahí su nombre.

-¿Cómo concibió su librería?

-Empezamos con la papelería y unos pocos libros, pero desde el principio trabajamos editoriales que no se conocían aquí, como Losada, Siglo XXI, Fundamentos... Eso nos permitió convertirnos en referencia para los estudiantes, los periodistas, la gente con mucha inquietud.

-¿Fue bien desde el principio?

-La gente nos tachó un poco de locos. Entonces el centro de Badajoz era San Juan y la calle Obispo, pero nosotros creímos que era una buena zona de expansión. Yo seguía con Anaya, porque Universitas no era más que un experimento puesto en marcha por unos jóvenes de 23 años que lo único que tenían era una póliza del banco y un poco de dinero que nos prestaron mis padres.

-¿Dónde ha estado la clave del crecimiento?

-Siempre intentamos que la librería fuera un lugar donde se podía entrar a ver los libros, a pasar páginas, un lugar en el que se podía estar aunque no se quisiera comprar. Teníamos un mostrador muy pequeñito, pero el resto del espacio estaba lleno de libros.

-Casi se podría decir que inventaron la FNAC de Badajoz hace cuatro décadas.

-El modelo era el mismo. Cuando abrimos la librería de la avenida Ramón y Cajal, en 1993, dejamos un espacio para la firma de libros, para la presentación de novedades, para hacer cuentacuentos y obras de teatro. Queríamos que la librería fuera un centro de reunión y proyección cultural. Por aquí han pasado Saramago, Alfonso Guerra, García de Cortázar y otras personalidades.

-¿Cómo le va su faceta de editor?

-En 1978 montamos Universitas Editorial porque nos parecía que Extremadura era la gran desconocida. Editamos tres tomos de la Literatura en Extremadura de Manuel Pecellín, editamos la primera historia de Extremadura, hicimos la Biblioteca Básica Extremeña...

-Los libros que se venden hablan de los gustos de la sociedad. ¿En qué momento estamos?

-Desde la Transición hasta hace muy poco, la gente tenía ganas de progresar, de llegar a ser algo, pero en los últimos seis o siete años se ha notado un bajón muy importante en las ganas de progresar culturalmente. Ahora se venden libros de una calidad que posiblemente puede ser muy discutible, libros excesivamente banales, mientras que la literatura clásica está arrinconada. Solo hay que ver que los éxitos de venta son 'Cincuenta sombras de Grey' y el libro de Jorge Javier Vázquez.

-¿Es una moda o algo definitivo?

-Siempre que llueve, escampa. Y de aquí a unos años habrá una nueva regeneración, volverá el interés por otras cosas, por libros con mayor seriedad, con mayor compromiso social, con otros valores.

-Últimamente se habla mucho del papel del emprendedor. ¿Cómo se consigue el éxito?

-Nosotros nunca hemos pedido subvenciones para editar ni para ampliar el negocio. La clave de un emprendedor es tener una idea clara y adelantarse un poco a lo que puede ser el futuro. Uno no puede montar un negocio porque le vayan a dar una subvención. Siempre hay que estar innovando, como cuando creé Librerías Independientes, el mayor centro de compras de libros que hay en España.

-Pero no debe ser fácil.

-El empresario es empresario mañana, tarde y noche. Incluso cuando las cosas van bien, hay que estar pendiente de cómo evolucionan. Y sobre todo hay que ser honrado y no engañar nunca al cliente a sabiendas. Uno se puede equivocar alguna vez, pero el engaño no se perdona.

-Sentido común y sentido común.

-Lo más fácil en la vida es hacer lo que los demás hacen. Lo más difícil es hacer lo que los demás no hacen. Yo en Extremadura le veo mucho futuro a la agricultura, a la alimentación, al turismo, a la cultura. Nuestro clima es fundamental. Tú lo que tienes que hacer es pensar cómo sacar partido a esos elementos. Pero aquí se ha hecho justamente lo contrario. ¿Qué pinta una fábrica de chips en Cáceres, una fábrica de camisetas en Badajoz, una industria gráfica en Plasencia y Olivenza, una refinería de petróleo en Villafranca? Aquí tenemos Monfragüe y no se ha hecho lo mismo que en Canadá, donde hay parajes similares de los que vive la gente. Aquí tenemos el sector de la aceituna, del queso, de la fruta... Pero como dicen que lo único que funciona es la industria, que el éxito está en fabricar coches...

-Volviendo a Badajoz, ¿cómo ve el futuro del comercio?

-Va a depender mucho de la sociedad. Si vamos a una sociedad comprometida, los comercios dirigidos por profesionales que estén siempre innovando y que asesoren a sus clientes, posiblemente tengan un hueco. Si lo que prevalece es el mundo de las prisas, de la comida basura, del simple trasiego comercial, los centros comerciales tendrán éxito.

-Estos días se habla mucho de liberalización comercial y grandes superficies. ¿Cuál es su opinión?

-Todas las administraciones han apoyado a las grandes superficies, a los grandes centros comerciales, y muy poco al pequeño comercio. No digo que lo subvencionen, pero sí que les den el mismo trato. Los grandes centros comerciales no benefician al comercio ni a la ciudad. Son una esponja que chupa el dinero y lo saca fuera. Decir eso no va con los tiempos, pero de la misma forma que las grandes superficies ya han desertizado a los pueblos, terminarán desertizando a las ciudades.

-Una última pregunta. ¿Le preocupan libros digitales?

-En Estados Unidos, que llevan 20 años de adelanto, el libro electrónico no ha superado el 7% de las ventas. Los últimos estudios detectan que no ha entrado con la fuerza que se suponía porque la comprensión lectora es cinco veces superior en el soporte papel. Tocar las páginas, volver atrás, releer el libro hace que se comprenda mejor. Ocurre lo mismo con la prensa, la gente no se acostumbra a leerla en una tableta.
José María Casado Martín, Librero
«Cuando abrimos nuestra librería nos tacharon de locos»
10.03.13 - 08:34 -
EVARISTO FDEZ. DE VEGA | BADAJOZ.

Imprimir
Enviar
Rectificar

1 voto2 votos 3 votos4 votos5 votos
1 votos
3Comentarios |
En Tuenti
Innovador, insistente, incansable y convencido de lo que hace, José María Casado celebra el 40 aniversario de Universitas con ganas de seguir en la brecha
«La clave de un negocio es tener una idea clave y adelantarse un poco a lo que puede ser el futuro»
«Ahora se venden libros excesivamente banales, mientras que la literatura clásica está arrinconada»

Hace 40 años, en la avenida de Colón abrió sus puertas una nueva librería. La moda de la época era instalarse en San Juan y la calle Obispo, pero el tiempo terminó dando la razón a José María Casado y su negocio es hoy referente en el sector del libro.

-¿Qué recuerda de su infancia?

-Yo nací en Salamanca, en una familia media. Mi padre era empresario textil y nosotros estudiamos en los Salesianos. Luego empecé Filosofía y Letras, y finalmente hice Marketing en la IBEC de Rockefeller.

-¿Cómo fueron sus inicios?

-Al acabar Marketing me fichó el Grupo Anaya, cuya sede estaba en Salamanca. El presidente me contrató para organizar toda la red de Castilla y León desde un punto de vista comercial. Allí estuve cuatro años y luego me mandaron a Extremadura.

-Vino por un tiempo y se quedó.

-Hubo una reestructuración en Anaya, salió mucha gente Y ahí me di cuenta de que era mejor ser cabeza de ratón que cola de león.

-Curiosa reflexión.

-Yo veía que en Badajoz el sector del libro estaba un poco atrasado, que no existía una librería como yo pensaba que debería ser, y cogimos el traspaso de la empresa Mecano, que ocupaba el local donde ahora tenemos nuestra librería técnica de la avenida de Colón. Ahí abrió Universitas en 1973, el año que se inició la universidad, de ahí su nombre.

-¿Cómo concibió su librería?

-Empezamos con la papelería y unos pocos libros, pero desde el principio trabajamos editoriales que no se conocían aquí, como Losada, Siglo XXI, Fundamentos... Eso nos permitió convertirnos en referencia para los estudiantes, los periodistas, la gente con mucha inquietud.

-¿Fue bien desde el principio?

-La gente nos tachó un poco de locos. Entonces el centro de Badajoz era San Juan y la calle Obispo, pero nosotros creímos que era una buena zona de expansión. Yo seguía con Anaya, porque Universitas no era más que un experimento puesto en marcha por unos jóvenes de 23 años que lo único que tenían era una póliza del banco y un poco de dinero que nos prestaron mis padres.

-¿Dónde ha estado la clave del crecimiento?

-Siempre intentamos que la librería fuera un lugar donde se podía entrar a ver los libros, a pasar páginas, un lugar en el que se podía estar aunque no se quisiera comprar. Teníamos un mostrador muy pequeñito, pero el resto del espacio estaba lleno de libros.

-Casi se podría decir que inventaron la FNAC de Badajoz hace cuatro décadas.

-El modelo era el mismo. Cuando abrimos la librería de la avenida Ramón y Cajal, en 1993, dejamos un espacio para la firma de libros, para la presentación de novedades, para hacer cuentacuentos y obras de teatro. Queríamos que la librería fuera un centro de reunión y proyección cultural. Por aquí han pasado Saramago, Alfonso Guerra, García de Cortázar y otras personalidades.

-¿Cómo le va su faceta de editor?

-En 1978 montamos Universitas Editorial porque nos parecía que Extremadura era la gran desconocida. Editamos tres tomos de la Literatura en Extremadura de Manuel Pecellín, editamos la primera historia de Extremadura, hicimos la Biblioteca Básica Extremeña...

-Los libros que se venden hablan de los gustos de la sociedad. ¿En qué momento estamos?

-Desde la Transición hasta hace muy poco, la gente tenía ganas de progresar, de llegar a ser algo, pero en los últimos seis o siete años se ha notado un bajón muy importante en las ganas de progresar culturalmente. Ahora se venden libros de una calidad que posiblemente puede ser muy discutible, libros excesivamente banales, mientras que la literatura clásica está arrinconada. Solo hay que ver que los éxitos de venta son 'Cincuenta sombras de Grey' y el libro de Jorge Javier Vázquez.

-¿Es una moda o algo definitivo?

-Siempre que llueve, escampa. Y de aquí a unos años habrá una nueva regeneración, volverá el interés por otras cosas, por libros con mayor seriedad, con mayor compromiso social, con otros valores.

-Últimamente se habla mucho del papel del emprendedor. ¿Cómo se consigue el éxito?

-Nosotros nunca hemos pedido subvenciones para editar ni para ampliar el negocio. La clave de un emprendedor es tener una idea clara y adelantarse un poco a lo que puede ser el futuro. Uno no puede montar un negocio porque le vayan a dar una subvención. Siempre hay que estar innovando, como cuando creé Librerías Independientes, el mayor centro de compras de libros que hay en España.

-Pero no debe ser fácil.

-El empresario es empresario mañana, tarde y noche. Incluso cuando las cosas van bien, hay que estar pendiente de cómo evolucionan. Y sobre todo hay que ser honrado y no engañar nunca al cliente a sabiendas. Uno se puede equivocar alguna vez, pero el engaño no se perdona.

-Sentido común y sentido común.

-Lo más fácil en la vida es hacer lo que los demás hacen. Lo más difícil es hacer lo que los demás no hacen. Yo en Extremadura le veo mucho futuro a la agricultura, a la alimentación, al turismo, a la cultura. Nuestro clima es fundamental. Tú lo que tienes que hacer es pensar cómo sacar partido a esos elementos. Pero aquí se ha hecho justamente lo contrario. ¿Qué pinta una fábrica de chips en Cáceres, una fábrica de camisetas en Badajoz, una industria gráfica en Plasencia y Olivenza, una refinería de petróleo en Villafranca? Aquí tenemos Monfragüe y no se ha hecho lo mismo que en Canadá, donde hay parajes similares de los que vive la gente. Aquí tenemos el sector de la aceituna, del queso, de la fruta... Pero como dicen que lo único que funciona es la industria, que el éxito está en fabricar coches...

-Volviendo a Badajoz, ¿cómo ve el futuro del comercio?

-Va a depender mucho de la sociedad. Si vamos a una sociedad comprometida, los comercios dirigidos por profesionales que estén siempre innovando y que asesoren a sus clientes, posiblemente tengan un hueco. Si lo que prevalece es el mundo de las prisas, de la comida basura, del simple trasiego comercial, los centros comerciales tendrán éxito.

-Estos días se habla mucho de liberalización comercial y grandes superficies. ¿Cuál es su opinión?

-Todas las administraciones han apoyado a las grandes superficies, a los grandes centros comerciales, y muy poco al pequeño comercio. No digo que lo subvencionen, pero sí que les den el mismo trato. Los grandes centros comerciales no benefician al comercio ni a la ciudad. Son una esponja que chupa el dinero y lo saca fuera. Decir eso no va con los tiempos, pero de la misma forma que las grandes superficies ya han desertizado a los pueblos, terminarán desertizando a las ciudades.

-Una última pregunta. ¿Le preocupan libros digitales?

-En Estados Unidos, que llevan 20 años de adelanto, el libro electrónico no ha superado el 7% de las ventas. Los últimos estudios detectan que no ha entrado con la fuerza que se suponía porque la comprensión lectora es cinco veces superior en el soporte papel. Tocar las páginas, volver atrás, releer el libro hace que se comprenda mejor. Ocurre lo mismo con la prensa, la gente no se acostumbra a leerla en una tableta.

Fuente: EVARISTO FDEZ. DE VEGA | BADAJOZ.

Últimas Noticias

España, cuna de esclavos
Domingo, 03 Diciembre 2017
Por Sevilla entran del orden de 90.000 africanos esclavos. Un 10% embarca para América. Pero, ¿y los 80.000 restantes?». Esta pregunta lanzada por el catedrático de historia José Antonio Piqueras...
Descendientes de Elvira, la hermana de Miguel Hernández, han hecho público un poema inédito del poeta, una elegía escrita a la muerte de su amigo Manolo, un aguador de Orihuela. 'A mi amigo Manolo,...
Guadalupe se ha alzado con el título de primera Maravilla Rural 2017, ya que ha obtenido el 18,9 por ciento de los de 20.000 votos recogidos en este certamen. Con el reconocimiento de Guadalupe como...
Lleva medio siglo abierta las 24 horas los 365 días del año. Se trata del mayor centro educativo de la región, pero sus programas docentes y sus objetivos pedagógicos han sido igualmente mayúsculos. Llegó a...
La localidad cacereña de Guadalupe, cuyo Real Monasterio es Patrimonio de la Humanidad desde 1993, ha sido elegida Maravilla Rural de 2017, distinción impulsada por el portal turístico...
More inActividades  

Libros Recomendados

Viejas y olvidadas historias de mi pueblo
Domingo, 03 Diciembre 2017
Ricardo Hernández (Santa Marta, 1948) es autor fecundo, titular de numerosas publicaciones, casi todas relacionadas con Extremadura. Tiene editados libros sobre Ángel Braulio-Ducasse, Antonio y...
ENSAYOS SOBRE LITERATURA EXTREMEÑA Manuel Simón Viola Morato (La Codosera, 1955) es uno de los estudiosos que con más constancia e inteligencia viene analizando durante los lustros últimos la obra...
Extremadura en el espejo de la memoria
Lunes, 13 Noviembre 2017
YUNTEROS DE EXTREMADURA Fue durante la primavera de 1936 cuando la figura del yuntero alcanzó su máxima relevancia en nuestra Región. Aquí había ido acrecentándose por miles el personaje del...
MARTÍN CORTÉS Hernán Cortés engendró una numerosa prole. Tuvo descendencia con una de sus mujeres legítimas y varias amantes indias. Curiosamente, llevarían el mismo nombre dos “Martín Cortés”,...
IBN AL-SIND DE BADAJOZ Una nueva aproximación a este singular personaje, del que aún desconocemos tanto, acaba de aparecer en la obra Filosofía y pensamiento espiritual en Al Ándalus (Córdoba,...

Últimas Publicaciones

Publicada el año 2001, la novela obtuvo un éxito fulminante, que dura hasta hoy. Esta nueva edición, a cargo de Domingo Ródenas de Moya, adjunta un exhaustivo estudio introductorio, con tantas...
Volumen con 370 páginas tamaño 24x17 , recoge los trabajos defendidos durante las XVII Jornadas de Historia de Llerena (21-22 octubre 2016). El simposio estuvo dedicado al autor del Quijote, por...
Volumen de Actas, recoge los trabajos defendidos en un simposio cada vez más firme y de permanente calidad científica. En este nueva edición cabe destacar las dos ponencias, suscrita una por Juan...
El Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas (el SEMYR) anuncia la salida y convoca la suscripción de un nuevo volumen de sus publicaciones: El laborinto del duque de Cádiz don Rodrigo Ponce de...
Natural de Berlanga y residente en Mérida, donde ejerce el magisterio, Castillo es autora tan fecunda como silenciosa. Miembro de la asociación "Gallos Quiebran Albores", ha dado a luz notables...
More inPublicaciones  

Boletines

Descargar (PDF) MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: Partituras: Dos Elegías, Himno de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y Marcha Académica.PDF ANTONIO GALLEGO GALLEGO: Música y...
Descargar (PDF) FRANCISCO JAVIER PIZARRO GÓMEZ: José Miguel Santiago Castelo (in memoriam). PDFJOSÉ ANTONIO ZAMBRANO, Pesar de un son. PDFCARLOS MEDRANO, Poema Casteliano. PDFCARLOS GARCÍA...
Descargar (PDF) - Necrológica: Don Francisco Tejada Vizuete y Don Félix Grande Lara (in memoriam). PDF- JOSÉ MIGUEL SANTIAGO CASTELO: Orción al Cristo del Humilladero. A Francisco Tejada Vizuete....
Descargar (PDF)   - EDUARDO NARANJO: Los pálpitos de Madrid.Capítulo VII. El último Rafael- MANUEL PECELLÍN LANCHARRO: La Naturae Historia, de Arias Montano: El empirismo de un escriturista- TOMÁS...
More inBoletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 / 927-323131

Fax: 927 32 31 09

E-mail: Deshabilitado temporalmente, disculpen las molestias. Para cuelquier consulta, por favor, llamen por teléfono.

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper