Fondo Logo


LA CREACIÓN
Decidiste
que no te gustaba este mundo
y te proclamaste diosa
para crear uno a tu medida.
El primer día,
citaste mi nombre y dijiste:
que salgan de él todas las tormentas,
los mares, la flor de la azucena,
los secretos más íntimos,
la nieve y la planicie,
los seres animados,
la bruma y las estrellas…
Los restantes seis días
los consagraste a buscar
algún defecto en mí.


CREER

Teníamos el deseo
de transformar el mundo.
Entre tabaco de liar
y cervezas a granel,
en cada barra
de cada bar de la ciudad,
en todas nuestras plazas
buscábamos el cómo.
Ya,
de madrugada
en un gélido parque, alguien
nos ofreció un abrazo,
en nuestros corazones,
como un rayo anhelado
sentimos el latir
de aquella sangre hermana.
Allí,
comenzamos a creer
en una sociedad
sin tantas amarguras.


LOS OLVIDADOS

Sabed hermanos que vengo
de la cárcel del olvido
de fundirme con los nuestros.
Vengo de un lugar maldito
donde los niños se amparan
entre bombas y fusiles,
a la sombra de las balas...
he visto el hambre desnuda
en estómagos de arañas,
cadáveres verticales
sin sueños sin esperanzas.
Allí he visto a la injusticia
silenciar a la cigarra.
Vengo de un mundo arrasado
por la sordidez humana.

CARTA PARA  ÁNGELA
Querida Ángela.
Hermana de la metáfora y la aurora,
te escribo desde el alba que dibujan mis ojos
cuando sueñan tus versos.
Me gustaría decirte que hace ya varios días
tuve la fortuna de hallar “tu carta abierta”,
esa epístola que a Jesús de Nazaret va dirigida
y que firma y rubrica un tal Segundo López,
carpintero, para más señas.
Quiero decirte, Ángela,
que he sentido cercana tu voz en esa carta,
y en esa cercanía deseo preguntarte:
De qué parte del árbol candeal brota tu verso
que ni el fuego minucioso del olvido lo consume,
ni ajarlo logra el transcurrir de tiempo
de qué candente bronce se forja tu poema
que al rugir de los cañones intimida
y el tañer de la campana lo desea.
Dime,
de qué arcilla primaria surgieron esos versos
que se oponen a las caricias de manos alfareras
e indómitos escapan al calor del horno ufano.
No quiero terminar sin preguntarte
en qué surco de luz sembraste la palabra
que los párpados sedientos inquietos la procuran
y con fervor demandan los labios ávidos de versos.
Desconozco el camino que tomará esta carta hasta llegar a ti,
pero en la seguridad de que saldrás a su encuentro,
recibe el abrazo sincero de alguien que por azar
tuvo la dicha de hallarte en la poesía.

 

 

LA LEYENDA DEL AMOR HIELA EL NOGAL

con las primeras nieves.

Sólo el espacio inhabitado

graba visible los entornos del mundo.

Como una bóveda de tilos

la hojarasca ha cubierto de temblor los arraigos.

La leyenda del amor

umbría por mi piel una mota de espuma.

 

(De "Después de la noche", Calambur. Madrid, 2000)

 

Entre el rumor y la transparencia

está mi padre

abriéndome sus brazos.

Viene tiñendo el suelo

de par en par

como las alas de un refugio.

Alto de brumas

lo extraño y lo acaricio

y es cada vez más luz

ese perfíl de invierno.

Pasa, esta es tu casa

donde nunca nací.

Yo, el tercero de tus hijos,

en el vacío de tus manos.

¿Dónde la nieve, padre,

de esa seca lealtad

que hoy como tú me honra?

 

(De "Las orillas del agua". Calima Ediciones. Palma de Mallorca, 2003)

 


LO QUE DEJÓ LA LLUVIA

Hoy tiene el día cara de sueño,

el mundo no celebra nada

y la lluvia cae como una canción sin prisas.

Ne me quitte pas, dice Jacques Brel,

mientras en las calles clama el rumor de los niños

como una caricia intraducible.

Qué tiempo tendría que vivir

para que tú llegaras

al aire respondido de mi verso.

Cuántos otoños ha de velar esta inocencia

que tanto teme al miedo.

Todo sigue

en un secreto cabizbajo que oculta su desnudez

y recuerda la unidad venerada

de la alegría y la tristeza.

Todo para decir

que esta invención celebra el canto de un hombre

que ha pactado con su sombra

lo que dejó la lluvia.

 

(De "Lo que dejó la lluvia". Calambur. Madrid,  2014)

HOMENAJE A BORGES


CITA EN CALLE GARAY

Sonreía tu retrato sobre el inútil piano.
Muerta, eras toda mía: ni desdén, ni esperanza.
Y era tu aniversario un rito de añoranza
hasta el coñac infausto que escanció un día mi mano.

Él abrió las compuertas de La Tierra – del océano…- ,
del punto donde todo el Universo danza.
Lo vi con estos ojos, es cierto. Mi venganza
fue negarlo, dejarle con su duda y su arcano.

Pero lo vi, lo vi: un instante gigante
que el lenguaje, lineal, en sus redes no atrapa.
Vi la pequeña esfera de fulgor injuriante,

el Tiempo sin relojes, el espacio sin mapa,
y tus cartas obscenas a Carlos, y la atroz
reliquia de tu cuerpo, y oí tu risa, y tu voz…

(¿ O fue todo un mal sueño que el olvido diluye
en las aguas del tiempo que lentamente huye…?)


FUNES EL MEMORIOSO

Yo, Señor, soy ya solo recuerdos implacables.
Mi memoria, escombrera herida por fulgores:
las hojas de una parra, la espuma, los colores
de las nubes que otros dirían innumerables.

En mí, todo converge y perdura: insobornables
formas, palabras, grietas, manchas, estrellas, flores…
Oigo crecer la yerba. Siento en mí los rencores
de los días detenidos fluyendo interminables.

Yo solo, más recuerdos tengo en mi laberinto,
que todos los humanos desde que el mundo es mundo.
El Universo entero cabe en este recinto

donde gime la rueda de un pensar vagabundo.
Mas quisiera dormir, dormir, dormir en la corriente,
río abajo, entre las piedras de un agua transparente…





TIERRA QUEMADA

Tierra quemada
qué mármoles tan fríos
…negras lágrimas

Cuánta tristeza
ya no quedan recuerdos
..tan solo llanto.

Ya no hay caminos
ni tan siquiera lunas
….solo hay espanto.

Si acaso hubiera
¡Ay! caricias dormidas
…besos de lumbre.

Duermen las horas
se nos escapa el sueño
Entre los dedos.
Lento silencio
no hay semillas de vida
…tampoco tiempo.

Nace la vida
entre tinieblas lentas
el sol se muere.

Solo habrá invierno
languidece la noche
tierra quemada.

Busqué el aire
y no encontré pájaros
entre las ramas.

Lágrimas negras
y  nace la tristeza
…tierra quemada.


MORIR EN MI PUEBLO

Quiero morir en mi  pueblo
ser flor de su camposanto,
Y ser coplilla de quintos
en la voz de los muchachos.
Quiero morir en mi pueblo
y que cante el campanario,
y que alguna beata amiga
me dedique algún rosario.
Quiero morir en mi pueblo
ser la luna en los tejados,
para acariciar su aliento
y tirar besos al campo.
Quiero morir en  mi pueblo
ser espiga en los trigales.
Soñar en mi eterna siesta
con el sol de media tarde.
Y me dormiré soñando
con las calles de mi pueblo,
viendo jugar a los niños
con caballitos del cielo.
Dejadme dormir, dejadme,
¡Ay¡ golondrinas del tiempo,
que estaré abrazado siempre
al corazón de mi pueblo.


ORILLAS DE LUZ

--Río Guadiana--

I

En medio de la mañana
estaba el río, agua rectilínea.
El río que hoy nos trae
un silencio largo, los recuerdos,
el aroma y la inocencia
de aquella infancia de violines rotos.

El rumor de dos orillas
que en la mañana se abrazan,
lentas en toda su desnudez.

Entonces, cuando niños,
“ es posible- dijimos, a la vez-
acariciar la luna con las manos.”

Hoy,  con mí voz desolada
te canto, río de la vida.


II

Al mediodía, arde el río,
en las aguas trae
su rebelde secreto,
una luminosidad que se derrama.

En aquel tiempo
de caminos con prisa,
de melancolía en rincones y veredas grises,
no supimos reírnos contigo,
ni enhebramos distancias
con azules ausencias.

III

El niño que ayer fui
llega con la tarde,
a perderse en la mirada
del río que ahora tiembla.
En la voz que en mí deja
la tarde,

hay recuerdos huérfanos de luz,
estampas con niebla de aquel tiempo.

¿A dónde voy, si estoy solo
con este amor que te tengo?.
¿Quién me guiara como tú lo hacías
Ofrendando la corriente de tus misterios?

IV

Ya me voy, río de mi juventud,
y de mi infancia,

a buscar la noche si me dejas,
a soñar con la luna de los días,
a observar el baile circular
de los relojes,

a descubrir guitarras rotas
bajo

el puente.

¿Cómo irme, sin lágrimas en mis ojos de nostalgia?
si la noche está hundida entre tus aguas.

Sin darme cuenta, el niño que ayer fui,
ha vuelto otra vez, con su traje de octubre,
a besar tus orillas de luz,
como antes.

VENECIA

No sólo los metálicos caballos
Que encadilan al sol,
o la varada plaza de San Marcos
donde los acrecidos aguaceros
confunden a las góndolas
ni el puente de Rialto que conduce
al dédalo del agua oscurecida
y al verdín que maquilla
el añoso semblante de las piedras.

Venecia es algo más.
que esta armoniosa pátina de un sueño
el marmóreo festón
tras el que avistan ojos impacientes,
en la hora de la cita,
irigados encuentros en el café Florián
ante espejos que aguardan
la festiva riqueza de sus máscaras,
o el vaporetto que en el Adriático
satisface sus ínfulas viajeras
con el trajín pujante…

Toda Venecia es tiempo detenido,
pálpito apasionado que no desea morir
y ofrece a la mirada su viva majestad,
crepuscular visión
que hemos de mantener en la memoria
como la bella lágrima de una ardiente elegía.


GINGERS Y FRED


¿ Acaso no sentían envidia las palomas
cuando ascendiendo ingrávidos,
flexibles como juncos cimbreantes,
aleteaban parejos al compás
de la armoniosa música?

¿ y el rítmico repique de sus pies
No hacía majestuoso el equilibrio,
conjunción caudalosa del deslumbre
y el palpitante ensueño de sus giros?

Eran Ginger y Fred solozando el respiro,
Y también las palomas, su cálido reflejo.

Y era el latido joven de nuestra alegre sangre
Disfrutando el sonoro y armónico despliegue,
Perdurable en el tiempo de nuestra adolescencia.
+ Gingers Roger y Fred Astaire, bailarines en
películas de la época dorada.

AGOSTO EN EL SUR

Cómo jadea en la tarde
la palabra candente.

Afiebrado, el mercurio
Rebasa en su recinto
la delirante escala.

Algún rincón sombreado
de la calle
ofrece el espejismo
de una tregua.

Abrasador el aire
es el aliento
de una hoguera infernal.



NUNCA SABRÉ

Nunca sabré si mereció la pena construir mi mañana desde la soledad. Si fue preciso habitar sus abismos, la oquedad de las horas, tejer y destejer los deseos tardíos.
Nunca sabré si la casa tan blanca, tupida de geranios, siempre aguardó con las puertas abiertas; si unos versos de sal nacieron al bautismo de un mar sereno; si desde esta soledad se abrieron los caminos al mar de mis orillas, a la casa encalada, a tardes que dibujan las noches con sus lunas.
Nunca sabré si eran sueños cumplidos o era el destino: ofrendas con que a veces la vida nos sorprende, o final de un trayecto que recorrí a su tiempo.
Nunca sabré si mereció la pena.


UN DÍA MÁS


Un día más…
Esta quietud me ofrece el espacio
que el tiempo no quiso concederme:
la palabra posible, a tientas por mis labios;
los renglones desnudos de una historia que escribe
sus últimos capítulos, sus últimas batallas.
Un día más. Y la tarde se cierne
sobre los muros de una ciudad
que reposa el cansancio de prisas apiñadas
y voces de taberna.
Un día más a la sombra del árbol que me crece
como crece el silencio de la vida que late,
de la vida que aguarda más allá de las horas.
Un día más…


UN POEMA EN LA LLUVIA

Llueve…
Camino por las calles bajo tules de agua.
Mi cuerpo va desnudo. Nadie me mira.
Escucho la cadencia del suave tintineo
romper sobre el asfalto. Y sigo el rastro.
Dónde me llevará…
Pronto el cielo se aleja y oscurece mis ojos.
No me arredra la noche ni el pudor ni el cansancio.
Basta una gota que acaricie mi frente.
Pero nadie me mira. Mi cuerpo va desnudo
y nadie me pregunta. ¿Reirán esta locura?
Tal vez de mí se apiaden. Tal vez callen
y esperen mi regreso.
Saben que voy buscando un poema en la lluvia.

 

Últimas Noticias

La Fundación Princesa de Girona (FPdGi) iniciará el 7 de febrero en Mérida una gira para reunir a los jurados de expertos y proclamar a los ganadores de sus premios, que se entregarán en Girona en...
La periodista extremeña Pepa Bueno ha sido galardonada con el premio Santiago Castelo a la Trayectoria Periodística de Don Benito por "su alta ética profesional, su rigor informativo y ser...
El productor y empresario teatral Jesús Cimarro, que dirige el Festival de Mérida, presidirá durante los próximos cuatro años la Academia de Artes Escénicas, cargo en el que sustituye a José Luis...
La Junta de Extremadura ha convocado el 28 de diciembre un concurso de arquitectura para el proyecto y dirección de las obras de la nueva Facultad de Medicina en Badajoz. El martes, día 9, se...
Uno de los referentes del arte contemporáneo en Cáceres no abrirá ya más sus puertas. La galería Casa Sin Fin se despidió el sábado de su público y cerró la puerta a «unos años muy estimulantes»...
More inActividades  

Agenda

El artista Rafael Morera presenta una muestra de 39 pinturas de contenido abstracto, sugerentes, de elementos naturales del planeta Tierra. Están realizadas en acrílico sobre papel y montadas...
El próximo sábado, 20 de enero, a las 21.00 h., estaremos en el Teatro López de Ayala de Badajoz con MUERTE por AUSENCIA, escrita y dirigida por Marino González Montero y con tres grandes actores...
Conciertos de la Basílica Pontificia
Miércoles, 10 Enero 2018
Un documental sobre el político español Manuel Godoy se proyectará el próximo día 11 de enero en el teatro López de Ayala de Badajoz, a las 20.00 horas. Titulado 'Príncipe de la Paz. Ascenso y caída de...
More inAgenda  

Libros Recomendados

De la soledad que emana
Miércoles, 17 Enero 2018
AMOR Y METAPOESÍA María José Fernández nació (1961) en Navalvillar de Pela, territorio rayano entre la Serena y la Siberia, comarcas de enorme reciedumbre paisajística, con Guadalupe al fondo. Allí...
HISTORIA DE BADAJOZ Si alguna obra puede aducirse en Extremadura como prototipo de “work in progress” es esta Historia de la ciudad de Badajoz, cuyo volumen XII acaba de aparecer. Se trata de una...
El aroma o quién
Martes, 26 Diciembre 2017
AROMA LÍRICO Con esta obra obtuvo su autor el Quijote de Plata 2016, premio que organiza la Asociación Peña Rodense con ayuda del Ayuntamiento que da nombre a ésta. Nacido en Mérida (1956), Andrés...
Walter Benjamin (Berlín, 1892), filósofo judío, marxista heterodoxo, crítico literario, próximo a la Escuela de Frankfurt, llegó a la frontera española huyendo de los nazis. Sin los oportunos papeles,...
La reina desconocida
Sábado, 16 Diciembre 2017
GERMANA DE FOIX Pertenece Julia Rodríguez-Moñino a una ilustre familia extremeña, en la que han brillado con luz propia dos extraordinarios personajes: su hermano Rafael, historiador prematuramente...

Últimas Publicaciones

Junto a las secciones habituales (no perderse la "bitácora" del directo", siempre tan comprometida), este número de la revista rinde homenaje al cardenal Cisneros., también devoto y visitante de la...
Tercera entrega de la saga policíaca construida por la joven autora con protagonismo de la comisaria Annika Kunde (aquí muy diluida), también es una novela breve clasificable como de género negro....
Nacido en Cáceres, García de Dueñas tiene una reconocida carrera como crítico de cine, guionista de televisión y documentalista. Miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas...
Es el tercer poemario que la escritora extremeña publica durante los meses últimos, junto con Piélagos del alma y La soledad que emana.En Inventario del silencio María José Fernández antologa parte...
El 3 de enero de 1993 salía a luz el primer número de este boletín semanal, portavoz de la Iglesia diocesana. Cumple, pues, veinticinco años, auténtica mayoría de edad para una publicación...
More inPublicaciones  

Boletines

Partituras: Ave Maris Stella, La Pirroquia, Canción al Niño Jesús. Miguel del Barco Gallego (PDF) Francisco Fernández Golfín (I) Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. Carmen Fernández-Daza...
Descargar (PDF) MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: Partituras: Dos Elegías, Himno de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y Marcha Académica.PDF ANTONIO GALLEGO GALLEGO: Música y...
Descargar (PDF) FRANCISCO JAVIER PIZARRO GÓMEZ: José Miguel Santiago Castelo (in memoriam). PDFJOSÉ ANTONIO ZAMBRANO, Pesar de un son. PDFCARLOS MEDRANO, Poema Casteliano. PDFCARLOS GARCÍA...
Descargar (PDF) - Necrológica: Don Francisco Tejada Vizuete y Don Félix Grande Lara (in memoriam). PDF- JOSÉ MIGUEL SANTIAGO CASTELO: Orción al Cristo del Humilladero. A Francisco Tejada Vizuete....
More inBoletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 / 927-323131

Fax: 927 32 31 09

E-mail: Deshabilitado temporalmente, disculpen las molestias. Para cuelquier consulta, por favor, llamen por teléfono.

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper