Fondo Logo

 

MÚSICA PARA DÍAS CRECIENTES
Hay veces que el amor es un mínimo gesto:
una mano apoyada en otra mano,
una cabeza que se inclina y duerme,
o esa tranquilidad del fuego amable
que destella en los lirios.
Deja que el aire suene
sin que nada te arrope ni te inquiete,
sin que aceche la imagen o el nombre del silencio.
Y en su cristal la tarde como la piel se amolde,
y su verdor te acerque el canto de los pájaros.


PATIO
En el jazmín conoces.
la magnitud más simple.

Bajo su aroma blanco,
un lugar impalpable

en el aire suspende
el aliento si es frágil.

Quien pierde el alma
sólo a veces la intuye.

Deja que evoque
su figura la fuente.

Un ave o una hiedra
bastan y la sostienen.

De repente, en un patio,
la quietud gira libre.


EL TIEMPO ILESO
a Ángel Campos Pámpano

Por tu caligrafía
el mundo aprende
la luz que acechas.

Queda en tu trazo
el bullir de una fuente
ahora al alcance.

No mancha el viento
el zigzag de los pájaros
antes de irse.

Era tu gesto
la manera sencilla
de celebrar el aire.

Tras tus palabras
vi arder la clara hoguera
de otra existencia.

La simple línea
trazada en la frontera
de la mirada.

Más que literatura
la meta del poema
era la vida.

Pese a la puerta,
como el río que pasa,
que un día abriste.

Cuando me faltas
vuelvo al refugio
de los cálidos nombres:

Caligrafía
sobre el papel intacto
de la tarde dorada.


LA FRONTERA DEL AGUA

Hay palabras que sanan
de las que nadie se alejaría sin dejar de leerlas.
Y hay un día en que de pronto
quedan también escritas.
La frontera del agua.
Un instante en que eres sólo parte de ellas,
y tu mano disuelve
el temblor de una rama,
y la rama disuelve
el temblor del que vive.


poemas del blog isla de lápices




 

SOBRE los pupitres
rotulamos la pretérita caligrafía
de verbos y oraciones.

Ah los rincones secretísimos
de los patios de luz
donde celebramos sortilegios de nieve
e inocencia.

Los múltiplos del azul calculados a las fracciones.
La libre función
de sujeto y predicado.

El corazón siempre lo sumamos
a las manzanas de lo imposible.

(Del libro "Madrugada de los ferrocarriles").


ESTO que de mí apenas queda.

Estas manos transparentes
de pañuelos en las despedidas.

Estas idas y venidas
sin remedio hacia ti.

Sin otro lugar donde pensarte.
Sin otro qué dónde y cuándo
de futuro incierto que brindarte.

Sin convenio
entre tu toda tú y mi esqueleto.

Sin ocasión alguna
para negarme al punto.

Para ir despejando cuestiones
en alerta
desde el círculo inútil
de mis eternas dudas.

De mis impacientes deudas.


DESIERTO de sal:
espuma.

Morir
ola siempre.
Playa de tu mismo mar.

 

LA LENGUA DEL BREZO
para José Sánchez Canterla, in memoriam

Yo no tengo estudios, apenas sé leer, no fui a la escuela.
Cesáreo, el Viejo, me enseñó lo poco que sé.
Por las tardes, después del trabajo, en la puerta del cortijo
nos daba sus lecciones.
Leíamos en un libro que se llamaba Sembrando flores,
allí se contaba la vida futura de fantasía y felicidad
que nos aguardaba.

Cesáreo siempre terminaba sus lecciones igual:

Recordad, nuestra patria es el mundo entero,
nuestra familia la humanidad.

Y rumiando eso me marchaba por las torroncas
con la piara de guarros del señorito.

Fíjate qué cosas tan adelantadas decía Cesáreo.
Jamás he vuelto a oír nada igual.


II
Yo no tengo estudios, apenas sé leer, no fui a la escuela.
Yo sólo soy un campesino que ama la belleza.

En el campo, cuando me encuentro con una rama de brezo,
me pongo a hablar con ella, a veces la rama me contesta
y me dice lo que tiene dentro.

La traigo conmigo a casa, la pongo en mis rodillas
y le voy quitando lo que le sobra.

Un día, junto a un risco, encontré un brezo
que tenía dentro un precioso cucharón con un lagarto
que tenía atrapada a una niña.

Así empecé a tallar, según las cosas que me decían los troncos,
pero esto no es Arte, sólo estoy ganando tiempo
mientras me encuentro a mí mismo
en espiritualidad.

Aunque ya soy muy viejo y no me queda mucho tiempo
éste es el primer tiempo que estoy viviendo de verdad.

No le temo a la muerte, el brezo me ha dicho
que no moriré cuando se aquiete la sabia.

11-M
Yo me manifesté contra la guerra.
Hice todo lo que un ciudadano puede hacer contra la guerra.
Pegué carteles,
di recitales,
fui a la huelga general contra la guerra
que mi pequeño sindicato convocó contra la guerra.
Hablé, donde pude, contra la guerra.
Ahora, el gobierno de mi país en guerra
me pide que me manifieste
porque el enemigo
ha empezado a tirarnos bombas.
Querían
ir a la guerra
y sólo disparar ellos.


La piel sobre la piel . La Mano Vegetal, Sevilla, 2005

 

ALGO FALLA
Tenemos miedo a perder el trabajo
pero no tenemos miedo a perder la vida.

Unas cuantas mentiras son todas las certezas
de que disponemos para vivir.

Ya nos hemos matado bastante,
salva tu vida, se está muriendo.

TRAYECTO VITAL

Siendo pájaro
(hace tanto de eso)
conocí la duda,
supe de la incertidumbre,
acumulé en mis nidos
árboles pacientes,
plumas y cascaras de otras vidas
que partieron,
sin mí,
hacia dispares y desconocidos
tiempos futuros.
Luego fui tierra,
crecieron en mí estas palabras
abrumadas y sordas
con las que escribo que fui pájaro
antes, incluso, de ser hombre,
antes de aprender que la vida era esto,
un ardid de alas, voces y silencios.
Ahora pertenezco a la ceniza,
ascuas de un incendio
casi extinto.
Apenas quedan breves tizones
en esta hoguera que alumbra
(con timidez)
los días pausados del invierno.
Aquí espero sucumbir,
sin resistencia alguna,
al frío lodo de la muerte.


MONSTRUOS

¿Dónde habitan los monstruos?
¿En qué lugares construyeron su guarida?
¿En qué momento buscaron tu sangre?
Puede que cerca de ti
se oculten invisibles,
bajo la aparente sonrisa
de cualquier ciudadano
honrado,
creyente,
respetable.
No dejes que te engañe
su galantería de marketing.
Pueden sobrevivir
entre las sombras,
bajo los charcos,
en la luz titubeante
de las farolas,
en los rostros demacrados
de los oficinistas
o en las manos grises
de las cajeras del supermercado.
No dejes de observar
a tu alrededor
ni un instante.
Habitan estos monstruos
en cualquier esquina,
en rincones húmedos,
lánguidos escaparates,
calles mal iluminadas,
en plazas y zaguanes,
en tu casa también
y en la mía.
Sin duda están alertas,
esperando
nuestro descuido un instante
para devorar, con simulada lujuria,
todos nuestros sueños.


PRESENCIA

Yo quiero estar allí,
para cuando se despidan
la hoja del árbol,
el animal de su guarida,
el hombre del hombre.
Yo quiero estar presente
en los atajos,
la memoria,
las distancias,
la pulpa dulce
del fruto deshuesado,
el designio que se otorga
a quién nace prematuro
entre la sangre
de una madre muerta,
y no es más que otra sombra
dibujada en los andenes vacíos
de estaciones sin nombre.
Yo quiero estar allí,
para cuando llegue
la hoja al suelo,
el animal al bosque,
el hombre al silencio.
Ocupar esta distancia pretendo,
ser ese instante de luz que atraviesa
las sombras de todas las noches,
el corazón de este motín
donde claudican el árbol,
el animal herido,
la última esperanza
del último hombre.




LUCERNA
Cuando en la oscuridad del desaliento 
en su cavernoso cepo
apenas nos roza 
la esperanza   con su tacto de luciérnaga,
su vuelo  más que alumbrar  desorienta
porque  aurora que principia
es hendidura que abisma 
y que se lleva   lo mismo que  da   la fuerza.
Diminuta criatura aérea,  si me merodeas
inyecta en mi  carne cansada
tu ovípara estirpe de estrellas,
dame el bebedizo opiáceo
de tu sabor de leyenda,
muéstrame  Diosa antigua
tu plumaje de alabastro  o  el talco perfumado
de tu áura gigantesca,
que estoy sintiendo en mi espalda
la batida de tus alas turbulentas. 

POÉTICA
Con diminutos  sillares
livianos
una catedral de letras
estoy  levantando,
con  salmodias antiguas
trazo las bóvedas   trazo los arcos...

Ciega  por sus corredores largos
voy buscando una  reliquia    alguna capilla de santo.
A veces,  es como si   se pintara
algún   retablo...
Quién sabe si el vaho de alguien
desprenderá  la cifra   
de su  milagro.


FENÓMENO
Nada mejor, en las tristes tardes de septiembre,
donde todo el fulgor y la risa
se habían evaporado, dejándonos a cambio
un olor a sacapuntas  a carteras  sin estrenar
curtidas  en las ferias de ganado  que intransigentes
y antiguas asesinaban al verano,
que un rumor lejano entre las sierras
del trueno      seguido de la culebra
del rayo,
Porque entonces algún Dios  no nos dio
por olvidados.

A salvo ya del fiero tedio  en la sala resguardados
con los padres y las madres …los vecinos, los hermanos...
todos los pies alzados  en  la silla de los palos
torneados
dejarnos ser mecidos  por los rezos
de las viejas  por los cuentos
de los rayos
por mil vacas y mil árboles por el cielo acuchillados,
por  todos los antepasados que tragaron
el azufre
de ciclones en los campos…

Y en el alma
basculante   la promesa del regalo:
El perfume de la tierra en la calle
descampada
tras haber sido igualados  boquiabiertos
de tormenta
lo mismo adultos que infantes
ante el teatro de la abuela
deus ex machina  mediando...

SE BUSCA
Ni sombra soy de lo que fuí
ando perdida como sin áncora
ahora que recuerdo la jornada
en que advertí
que toda persona tiene a la luz del sol
como un trasunto de sí
que de sus pies se desdobla o se levanta;
Andaría como siempre libre
y feliz  trotando mi niñez
en alguna cuesta curva y soleada
desierta de gente sí, pero repleta de golondrinas
que volandeaban
a la altura de mi alma,
antes del mediodía  las sospechas se confirmaban:
Otra más oscura niña y de escasa talla
con mis mismos remolinos   mi misma falda
venía detrás de mí
-entre las tapias del romero se clareba-
en el atrio de la Iglesia jugó conmigo
conmigo vino hasta la plaza y
si cariñosamente,  algún adulto me saludaba
paraba también conmigo  cabeza baja.
Mentiría si no dijera que así de pronto me intimidó
su negra estampa  pero
también conmigo daba saltitos  cuando
se nos olvidaba contenta a ambas...

Qué miedo tenerle entonces
a tan ingenua  compaña   si parecía
al ir sin rostro  tan aliviada
ser de mí misma   una más fresca   y  clara  constancia.

Desde aquel día  no he vuelto a verla
ni a sentir  su presencia sabia.

Busco a la sombra de aquella niña
doy  recompensa  a quien la traiga.


LABYRINTHOS

Devanando de mis pensamientos   los hilos
hallo  trabado  entre sus cuerpos nítidos
la obtusa grisalla de que son ya dos noches
las que llevo con ésta   soñando  contigo,
Y  huyo  y  esquivo la viscosidad
que segrega  lo onírico  al dificultar
la extracción de raíz que me gusta obtener
de cada filamento  enterizo
y que mi memoria sabe rescatar
de su pozo infinito.

No obstante  resbalo  en la sustancia densa
patino.
Porque si con ésta  son tres  ya  esta noche
las que haga  soñando contigo
es probable que salten todas las alarmas
en los corredores  donde el ideario
hecho extendido ovillo
se entrega   en su transitar   al diario ejercicio.
Nada estará a salvo entonces contigo,  porque
en los desvanes   con trenzadas  sogas
de disertaciones
y férrea trigonometría de olvido
te tengo cautivo;

Y  digo   si de mi prisión de razones
lograras exilio    ingobernable

arrasaría  la luz  de tu  brillo  mis  mil
pasadizos...

Como  muerdo de vida solar
horada  la  rutina  pequeña 
de un miope mamífero.


Desnúdame con la palabra viva,
la sencilla, la transparente, la
que siempre usamos para andar por casa;
porque ya sólo somos briznas de un tiempo incólume
que reitera el silencio.
Tú que esperas vencido,
adviérteme,
sábeme en ti ahora que
nada se nos permite donde los ojos velan.
La presencia,  prohibida;
el camino, cerrado;
y la mano entreabierta
para rasgar el viento
que nos reprocha la unidad.

La espera es el remanso que ahonda en la inquietud,
el trasiego que horada el corazón
del día o de la noche.

La vida es un enigma
como la primavera en el umbral del sueño
que me vierte tu nombre
cuando asoma su voz ya de regreso a casa.


MÉRIDA - BADAJOZ
La  eme
de madre en el umbral de la memoria
pretendiendo
ser trigo que
ensayara la hora de abrirse en
el lienzo del  amanecer,
recorre tus solares ojos donde
se desnuda un blasón,
acuñado en
esos muros augustos de tu origen romano:
un Templo,
el de Marte,
y una santa,
Eulalia.
Tus renglones escritos fueron  cuna de dioses.

Hoy vienes adornada con tu blanco amarillo
rociando de viento el azogue del  mar;
un silencio, un murmullo me va acercando a ti;
hoy un espacio de maduro albor
corrige esa memoria en retornado aliento.

-Las campanas devotas me  anuncian el ángelus-.

¡Mérida...,
si fuera de tus brazos,
del vientre que alimenta la savia del trigal...!


EL OLFATO
¡Qué silencio me abate!,
sonámbula destierro el modo
verbal de su fragancia;
la tenue vida que
va dirigiendo el viento que lo inunda.
El perfume me acerca, me subyuga,
embiste como toro
de terciopelo que roza el rocío;
mece mi cuna cuando su éter
recorre sentimientos preñados de embriaguez;
su dulce aroma me persigue
amiga del relente.
Elemento hacia dentro
que
cristaliza en el aire.

Vive en mí a través de mi nariz.

Últimas Noticias

Extremadura y los países árabes han explorado hoy vías de cooperación y colaboración en distintos ámbitos, como el económico, el comercial o el cultural, en encuentros que ha mantenido en Mérida el...
El Ayuntamiento de Trujillo ha estrechado aún más los lazos que tenía con la Academia de las Artes y las Letras de Extremadura, con sede en el Palacio Lorenzana de Trujillo. Lo ha hecho mediante la...
El 24 de noviembre se falla la XXXVII edición del Premio Literario Felipe Trigo en las modalidades de novela y narración corta. Un fallo que tendrá lugar en el transcurso de una gala literaria en el...
Tiene unos 510 años de antigüedad y está considerado “el documento escrito más antiguo” encontrado hasta la fecha que usa la palabra América. Se trata del primer mapamundi que muestra el continente...
Las Aulas de Literatura de la Asociación de Escritores Extremeños (AEEX) iniciarán el próximo día 9 de noviembre en Don Benito (Badajoz) su vigésimo quinta edición, en la que una veintena de...
More inActividades  

Agenda

El próximo martes día 7 de noviembre, a las 20:00 horas, la autora María Jesús Bodes presentará en el salón de actos de la Residencia Universitaria de Fundación CB (RUCAB) los libros: "La mirada...
More inAgenda  

Libros Recomendados

YUNTEROS DE EXTREMADURA Fue durante la primavera de 1936 cuando la figura del yuntero alcanzó su máxima relevancia en nuestra Región. Aquí había ido acrecentándose por miles el personaje del...
MARTÍN CORTÉS Hernán Cortés engendró una numerosa prole. Tuvo descendencia con una de sus mujeres legítimas y varias amantes indias. Curiosamente, llevarían el mismo nombre dos “Martín Cortés”,...
IBN AL-SIND DE BADAJOZ Una nueva aproximación a este singular personaje, del que aún desconocemos tanto, acaba de aparecer en la obra Filosofía y pensamiento espiritual en Al Ándalus (Córdoba,...
Juan Blázquez Mayoralgo, un cacereño cuyos apellidos denuncian su alto linaje (tal vez con raíces judeoconversas), fue otro de los miles de hijos de Extremadura pasados a América, donde vivió...
EXTREMADURA MUSULMANA María Jesús Veguera Molinos leía EL 16 de septiembre último, en el Centro Cultural “La Merced” de Llerena, el discurso de ingreso en la Real Academia de Extremadura. Se le...

Últimas Publicaciones

Publicada el año 2001, la novela obtuvo un éxito fulminante, que dura hasta hoy. Esta nueva edición, a cargo de Domingo Ródenas de Moya, adjunta un exhaustivo estudio introductorio, con tantas...
Volumen con 370 páginas tamaño 24x17 , recoge los trabajos defendidos durante las XVII Jornadas de Historia de Llerena (21-22 octubre 2016). El simposio estuvo dedicado al autor del Quijote, por...
Volumen de Actas, recoge los trabajos defendidos en un simposio cada vez más firme y de permanente calidad científica. En este nueva edición cabe destacar las dos ponencias, suscrita una por Juan...
El Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas (el SEMYR) anuncia la salida y convoca la suscripción de un nuevo volumen de sus publicaciones: El laborinto del duque de Cádiz don Rodrigo Ponce de...
Natural de Berlanga y residente en Mérida, donde ejerce el magisterio, Castillo es autora tan fecunda como silenciosa. Miembro de la asociación "Gallos Quiebran Albores", ha dado a luz notables...
More inPublicaciones  

Boletines

Descargar (PDF) MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: Partituras: Dos Elegías, Himno de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y Marcha Académica.PDF ANTONIO GALLEGO GALLEGO: Música y...
Descargar (PDF) FRANCISCO JAVIER PIZARRO GÓMEZ: José Miguel Santiago Castelo (in memoriam). PDFJOSÉ ANTONIO ZAMBRANO, Pesar de un son. PDFCARLOS MEDRANO, Poema Casteliano. PDFCARLOS GARCÍA...
Descargar (PDF) - Necrológica: Don Francisco Tejada Vizuete y Don Félix Grande Lara (in memoriam). PDF- JOSÉ MIGUEL SANTIAGO CASTELO: Orción al Cristo del Humilladero. A Francisco Tejada Vizuete....
Descargar (PDF)   - EDUARDO NARANJO: Los pálpitos de Madrid.Capítulo VII. El último Rafael- MANUEL PECELLÍN LANCHARRO: La Naturae Historia, de Arias Montano: El empirismo de un escriturista- TOMÁS...
More inBoletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 / 927-323131

Fax: 927 32 31 09

E-mail: Deshabilitado temporalmente, disculpen las molestias. Para cuelquier consulta, por favor, llamen por teléfono.

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper