Fondo Logo

Juan Calderón vino al mundo (1952) en Alburquerque (“Encina blanca”, según la etimología popular). Allí vivió hasta 1975, cuando marchó a Madrid, donde reside, sin perder contacto con su pueblo. Persona de aguda sensibilidad, viene ejercitándose en diferentes áreas: música, teatro, pintura narrativa y animación sociocultural. Autor de numerosas publicaciones, entre las últimas cabe recordar los poemarios El destino nos ata y nos desata (2012) y Sirenas de pecho herido (2013), así como los relatos breves recogidos en Cuando duerme Guardamar (2015). Al decidirse ahora a publicar esta antología de narraciones cortas, compuestas desde 1968 a 2018, ha vuelto a recordar sus raíces titulándola El cuentista bajo la encina blanca. Lleva prólogo, fechado en Berlín, del escritor y crítico cubano Amir Valle, quien también ha querido conducir a los lectores hacia el territorio ancestral con el epígrafe “El juglar que observa la encina”.
No obstante, conviene advertir que de las casi cien composiciones antologadas en este volumen (325 páginas), bien pocas se desarrollan en Alburquerque, sino que se enmarcan en lugares lejanos, preferentemente Guardamar (municipio costero de Alicante) y Madrid, con excursiones a Murcia o Toledo. Son mucho más urbanitas que rurales. Todas, eso sí, se distinguen por la indeclinable voluntad de estilo, con una prosa excelente, en la que los recursos metafóricos sobresalen.
Muchas responden perfectamente a la categoría de “cuento”, aunque sea en un sentido amplio, construidas con derroche de imaginación y toques surrealistas, casi siempre finalizadas de modo sorpresivo. Otras, sin embargo, más aún en la segunda mitad, responden al espíritu militante del autor, abiertamente alineado en la defensa de los homosexuales frente a una sociedad impregnada de machismo. La carencia de orden cronológico en la estructuración de la antología impide seguir la posible evolución literaria e ideológica del autor. Sólo aparecen datados, sin disposición regula, los textos que en su día resultaron ganadores o finalistas de distintos concursos: Premio de Relatos “Librería Ulises, 2003; Certamen “Extremadura en la distancia” ; Premio Primavera 1993 (Alburquerque); Premio Microrrelatos del periódico Gente 2007; Premio certamen de narrativa “La Flauta Mágica” 1995; certamen de microcuentos Vallecas-Calle del Libro 2014; Certamen “Cartas de Amor-Galería Infantas” 2003; Concurso Literario de la Juventud. Badajoz, 1973 o Certamen “Más Cuentos que Calleja”, Cáceres 2006. Pero de la imensa mayoría no se nos dice cuándo fueron escritos, ni si estaban publicados o inéditos.
Sí vio en su día la luz El señorito Antonio (Vigo, Ediciones Cardeñoso, 2009), la más extensa de las que aquí se incluyen. En su día la calificamos como narración breve ubicada en la Extremadura de los años cuarenta del pasado siglo, auténtico drama rural, que no rehúye situaciones del más sangrante tremendismo.
Es rasgo recurrente en Calderón, que a menudo se conduce hasta los espacios del “gore”, donde lo visceral y la violencia alcanzan límites máximos. Trastornos de la personalidad, brotes de locura, amores desgraciados, denuncias sarcásticas de la hipocresía, drogadicciones y crudo erotismo, junto a enormes cargas del más tierno sentimentalismo, nutren la mayoría de los relatos, algunos de extraordinaria concisión. También ese “despendole” conductista, no sin afanes de epatar, que hace bien juego con las desinhibiciones gay de muchos personajes, a veces a punto de auténticas astracanadas (cfr. “Han matado al príncipe”, pp. 144-147). En resumen, un libro que facilita el conocimiento de su autor, nos atrae a la defensa de sus causas y nos hace disfrutar como degustadores de buena literatura. Juan Calderón Matador, El cuentista bajo la encina blanca. Berlín, Ilíada Ediciones, 2018

El nombre de José María Lorite (Almendralejo, 1959) era habitual en aquel grupo de poetas extremeños que en los años últimos del franquismo y primeros de la transición hacia la democracia sembraron sus encendidos versos por tantos lugares de la región e incluso de ciudades como Madrid, Salamanca, Cádiz o Sevilla. Junto a las figuras consagradas de Manuel Pacheco, Jesús Delgado Valhondo o Luis Álvarez Lencero, aquellos jóvenes de la “Generación de 1975”, según algunos los denominaron, proclamaban sus ansias de libertad en tumultuosos recitales, a veces interferidos por las fuerzas del orden.
Entre esos juglares (Jaime Álvarez Buiza, Moisés Cayetano Rosado, José Antonio Zambrano, José Iglesias Benítez, Santiago Castelo, María Rosa Vicente, Luis Pastor, Pablo Guerrero y otros) solía figurar Lorite, que después, licenciado en Ciencias de la Información por la Complutense, habría de ejercitarse en actividades múltiples, siempre relacionados con la cultura. Como guionista de televisión, desde 2007 es coordinador de guiones para los programas del humorista José Mota, con el que obtuvo el Premio Ondas 2010 en la modalidad de entretenimiento.
Autor de dos poemarios, El hombre que me aloja (1984) y Las palabras del aire (1988), Lorite nunca ha abandonado la creación literaria, aunque fuese de modo ocasional y disperso. Así puede comprobarse con este volumen antológico, donde se reproducen los dos libros antes citados más un importante conjunto de poemas y relatos, muchos hasta ahora inéditos. José Mota le pone prólogo y José Iglesias Benítez adjunta amistoso preliminar rematado con un “manifiesto” que, en voz lírica, constituye un encendido alegato de las claves estéticas según las cuales se conduce el autor. Los suyos lucen como versos para ofrecerlos con la mano tendida/ y el corazón temblando al fondo de los ojos/.Versos para besar en la boca a la vida/y hacer que salten del labio los cerrojos.
Iglesias recurre en el preámbulo a los alejandrinos sin duda por enfatizar el apego de Lorite a la métrica tradicional, aunque se permita no pocas innovaciones sobre las estrofas clásicas. De todas, parece preferir la más difícil, el soneto, de los que aquí se recogen casi un centenar, todos cuidadosamente labrados, muchos con acrósticos más o menos felices. Títulos como “El jornalero”, “Poemas a pedradas”, “Mi tierra está sangrando atardeceres”, “La herida de la raza”, “El labrador”, “La viña” o “La tierra” ilustran bien sobre las inquietudes de quien proclama orgulloso: Yo no sé si mis versos son precisos/. Solo sé que yo sangro al escribirlos/y hay quien se emociona al escucharlos.
Por lo demás, tiene toda la razón Mota cuando sostiene que “43 Agostos es el amor, la añoranza y la identidad de quien escribe el nombre de su tierra, Extremadura, con el lápiz roto por el ahogo de la distancia y el paso de los años y cuyo latir del corazón se puede escuchar tras la negrita derramada en la tinta de cada verso” (pág. 13).
José María Lorite, 43 Agostos (poemas y relatos). Madrid, Beturia, 2018.

Natural de Montánchez (1974), licenciado en Filología Hispánica, Hilario Jiménez es profesor de Lengua y literatura españolas. Cronista de su pueblo, ha publicado los libros Historia de Montánchez. Desde sus orígenes hasta el siglo XXI (2008), Montánchez: otro tiempo, otras gentes (2009) y la biografía del montanchego Ángel Pérez Murillo (2014).
Especialista en los autores del 27, la literatura de vanguardia y la poesía española contemporánea, es autor de numerosos artículos, ensayos y ediciones críticas sobre Antonio Machado, Federico García Lorca, Rafael Alberti, María Teresa León, Pablo Neruda, Miguel Hernández, Juan Antonio Gaya Nuño y Félix Grande.
Suyos son los poemarios En un triángulo de ausencias (2003), Versos color naranja (2003), Delirio in extremis de un aguador con sed(2004), Diario de un abrazo (2008), Hoy es siempre todavía (2012), De la noche a los espejos (2015), El coleccionista de inviernos (2016), AQVA (2017) y Para que la vida ocurra(2018). En Antología (im)personal(2015), se ha recogido una amplia selección.
Con Exprimiendo limones de madrugada (2013) ofrecía una selección de las entradas más personales de su blog.
Como ensayista, le pertenecen las obras Lorca y Alberti, dos poetas en un espejo(2001), Alberti y García Lorca, la difícil compañía(2009) y Juan Antonio Gaya Nuño y Rafael Alberti, entre la firmeza y el vuelo(2016).
Otro aspecto de su infatigable actividad creadora es la de editor, con publicaciones como Pablo Neruda, un corazón que se desató en el viento(2005); Félix Grande: Una grieta por donde entra la nieve(2006); Concha de Marco: Celda de castigo(2016); Medio pan y un libro. Breve antología poética de autores cacereños(2016) y Concha de Marco: Y es noche siempre(2017).
Esta última faceta es la que le ha permitido reeditar dos de los últimos trabajos poéticos de su adorado García Lorca, Diván del Tamarit y Sonetos del amor oscuro, ambas publicaciones póstumas, a las que Hilario adjunta un iluminador estudio preliminar, anexos, apéndices e ilustraciones enriquecedoras. Sin haber pretendido una edición crítica, sí se ha esforzado por “ofrecer unos textos lo más fieles posible al deseo de su autor” (pág. 14), sirviéndose para los mismos del manejo de los manuscritos originales y de las herramientas bibliográficas oportunas e introduciendo algunas leves variantes respecto a las ediciones más conocidas. (La singular ortografía de Lorca, una leve dislexia y farragosa ortografía pueden inducir a equívocos).
Dedica el trabajo a su maestro Gregorio Torres Nebrera, catedrático de la UEX ya fallecido y agradece al también extremeño Basilio Rodríguez Cañada, en nombre de Sial-Pigmalión que el libro vea la luz.
Diván del Tamarit, aunque los textos se fechen entre 1931-1935, no se publicaría hasta 1940 (Nueva York, Revista Hispánica Moderna). Lorca le quiso dar un trasfondo árabe (“Diván” significa en persa “colección”) en homenaje a su Granada (“Tamarit” es el nombre de una huerta de su tío). Lo compuso en estrofas de tradición arábigoandaluza: once “gacelas” y nueve “casidas”, si bien, según explicaba Emilio García Gómez en un proyectado prólogo (1935), que Hilario Jiménez anexa, la métrica lorquiana no se atuvo estrictamente a la norma tradicional. El amor y la muerte volvían a ser los grandes temas del granadino.
En cuanto a los Sonetos del amor oscuro, no aparecerían hasta de manera conjunta hasta 1983 y han sido ocasión de numerosos estudios. Se sabe que el término “oscuro” venía connotando para el poeta, desde la estancia en Nueva York, referencias a la homosexualidad. “Epéntico” convicto, enamorado de tantos (tal vez de Rafael Rodríguez Rapún como de ninguno), Lorca se mostrará como se sentía en estos magníficos sonetos.
Federico García Lorca, Diván del Tamarit /Sonetos del amor oscuro. Edición de Hilario Jiménz Gómez. Madrid, Sial, 2018

Natural de Ibiza (n. 1963), donde reside, Valero se enfrenta a los envites de la insularidad y un turismo agobiante amparándose en la lectura y la escritura sin tregua. Premio Loewe de poesía, es autor de una importante obra lírica, numerosas novelas y diferentes ensayos, entre los que cabe recordar Experiencia y pobreza. Walter Benjamin en Ibiza, dedicado al gran pensador, también presente en numerosas páginas del texto aquí reseñado.
Duelo de alfiles tiene mucho de libro de viajes, pero el afán del autor por recoger “las confluencias” culturales e históricas, especialmente las literarias, de los rincones que visita, lo aproxima también al género ensayístico. Según confesión propia, hay momentos en que se le impone de manera imperiosa partir del territorio habitado y buscar algún refugio, siquiera sea por breves días. En ocasiones tales, según evocase Kafka en su breve cuento La partida, se descubre lo que argumenta el protagonista interpelado sobre el lugar de destino: “Salir de aquí es mi meta”, responde, relativizando la llegada e incluso la ruta misma (Kavafis).
Valero, cuya pasión por el ajedrez parece combinar armoniosamente con la literatura, conduce a los lectores a cuatro lugares, más algunos adyacentes, en otros tantos capítulos, ilustrándonos sobre las circunstancias del entorno (desde las geográficas a las gastronómicas) y los avatares que allí vivieron algunos de sus visitantes contemporáneos más conocidos por el narrador.
La primera excursión nos conduce hasta Helsinborg (Suecia), desde donde tan fácil resulta bajar a la isla de Fionia (Dinamarca). Así lo hizo Valero, quien pronto recuerda las partidas de ajedrez que allá jugasen dos creadores tan importantes como diferentes entre ellos, Bertolt Brecht y W. Benjamin. “El más honesto de los juegos”, a pesar de cuanto exige su desarrollo (que se lo pregunten al segedano Rui Lope de Segura, el primer campeón de Europa y gran teórico del mismo), facilitaría las conversaciones entre el impetuoso comunista y el tímido marxiano, muchas veces en torno a Kafka, según recogió Benjamin en sus memorias. Los dos escuchan y comentan el discurso pronunciado por Hitler (julio 1934) tras la purga de la “Noche de los Cuchillos Largos”, precursora de tantas calamidades.
Turín es el siguiente escenario, donde la impetuosa personalidad de Nietzsche predomina. En él compuso uno de sus libros más comprometedores, Ecce Homo, que el autor dice leer asiduamente desde que su profesor de Filosofía se lo ordenase durante el bachillerato. Y allí tuvo lugar la célebre escena en la que Nietzsche, a punto ya de perder la razón, se abraza compulso a un caballo herido por el látigo del infame cochero. Muy cercano se halla el impresionante Ecce Homo de Caravaggio.
Ausburgo y Munich (el campo de concentración de Dachau está próximo) constituyen el tercer escenario, siempre con el ajedrez de trasfondo. Estamos ante “el gran parque temático del nazismo”, en un entorno donde pudieron confluir el mismo Hitler, Benjamin, Brecht y Kafka, cuyo relato En la colonia penitenciaria era toda una presunción. También los pintores componentes del grupo “El Jinete Azul”, tan odiado por los nazis, entre aquellos Klee, de quien Benjamin adquiere la famosa acuarela titulada Angelus Novus, tan inspiradora para el filósofo judío. (“Todo ángel es terrible”, así comienza la segunda de las Elegías de Duino,escrita en prosa poética, de Rilke).
Por último, este viajero-lector impenitente, empecinado en “seguir el rastro de todas las confluencias” (pág. 122), recala en Zurich como periodista especializado en ajedrez para celebrar su 50 aniversario asistiendo al Chess Challenge, torneo de máxima magnitud, algunas de cuyas peripecias se relatan. Rilke se impone en este escenario suizo, que también conoció el encuentro entre personalidades tan poco parejas como Lenin y Tristán Tzara.
Duelo de alfiles apenas enseña nada sobre ajedrez, pero constituye una suprema lección de y sobre literatura.
Vicente Valero, Duelo de alfiles. Cáceres, Periféria, 2018


Con el patrocinio de la
JUNTA DE EXTREMADURA
Consejería de Cultura e Igualdad


 

Últimas Noticias

La Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes celebró sesión solemne, el sábado 8 de junio de 2019, para recibir como académica de número a Maria del Mar Lozano Bartolozzi, catedrática...
En la Feria del Libro de Badajoz Manuel Pecellín Lancharro, secretario de la Real Academia de Extremadura, presentó una de sus últimas obras, “Libre con libros”, publicada por “Editamas”, en la que...
A finales del pasado mes de abril falleció en Méjico el doctor Luis Maldonado Venegas, presidente de la Academia Nacional de Historia y Geografía de la Universidad Autónoma de México, colaborador de la...
En el pasado mes de abril, diferentes instituciones extremeñas tributaron un homenaje a don Antonio Montero, primer arzobispo de la provincia eclesiástica extremeña y académico numerario de la Real...
La Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes ha elegido por unanimidad miembro numeraria a Trinidad Nogales Basarrate, actual directora del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, en...
More inActividades  

Agenda

La XIX Feria del Libro de Cáceres contará con 19 expositores, 42 presentaciones y la presencia de la finalista del Premio Planeta, Cristina López Barrios, y Pilar Eyre como ya adelantó HOY. Además,...
La Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, en Madrid, acogerá el día 17 la mesa redonda 'Cipriano Segundo Montesino (1817-1901): un extremeño en el origen de la Real Academia de...
Un fotógrafo, Pedro Casero, un pintor, Jorge Juan Espino, y un escultor, José Luis Hinchado, han unido sus trayectorias en una asociación que ha generado una extensa actividad expositiva. Sus...
La sala Europa del complejo cultural San Francisco acoge, hoy a las 19,30 horas, la presentación del libro del mago cacereño Jorge Luengo 'Supertrucos mentales para la vida diaria'. La publicación,...
More inAgenda  

Libros Recomendados

Elegía a tus atajos entre nuestros rodeos
Miércoles, 07 Agosto 2019
En un texto de Terentianus Maurus, gramático latino del s. II, se localiza el hexámetro cuyo segundo hemistiquio se hará especialmente famoso, aunque algunos estimen el primero como un avance de la...
El final del camino
Miércoles, 07 Agosto 2019
Cada vez que en un texto literario surge la palabra “camino”, entre las referencias inevitables se impone ineludiblemente Kavafis, con sus sabias recomendaciones: Cuando emprendas tu viaje a Ítaca...
Ahora
Lunes, 15 Julio 2019
José Antonio Zambrano (Fuente del Maestre, 1946) es uno de los poetas extremeños más reconocidos a nivel nacional. Análisis y apreciaciones sumamente positivas de sus obras han sido expuestas por...
Novelas cortas
Lunes, 15 Julio 2019
Antonio Pedrero Rubio y Bartolomé Miranda Díaz son dos bibliófilos extremeños (el segundo llegó incluso a presidir la UBEx), residentes en Sevilla y cuyo interés por el escritor Antonio Reyes...
Un hombre poliédrico
Martes, 18 Junio 2019
Julio Cienfuegos (Azuaga, 1920-Badajoz, 1996), “hombre multicompetente” según expresión de Manuel Vaz-Romero (Ars et Sapientia, nº 26, agosto 2008), “un hombre poliédrico” como reza el subtítulo de...

Últimas Publicaciones

Félix Pinero Periodista y escritor No es la primera vez que el historiador del arte y las tradiciones extremeñas, José Antonio Ramos Rubio, acude a la fotografía para revelarnos el pasado de...
Desde que el año 1992 se descubriese en Barcarrota una biblioteca emparedada, que Fernando Serrano demostró pertenecía al médico judío Francisco de Peñaranda, dicho pueblo, próximo a la frontera...
Libertad González Nogales y Cayetano Ibarra, Memoria de Libertad. Zafra, Imprenta Rayego, 2018. Cayetano Ibarra ha puesto la letra al relato oral con el que fue recomponiendo su vida Libertad, una...
-Cortés Cortés, Fernando (dir.), Revista de Estudios Extremeños, 2017-III. Badajoz, Centro de Estudios Extremeños. Tomo LXXIII de la clásica revista extremeña, recoge en sus casi 800 páginas...
Francisco Joaquín Pérez González, Elisa. Barcarrota, autoedición, 2018-05-26 Escritor polifacético, promotor de ediciones (siempre relacionadas con su terruño natal, Barcarrota) y etnógrafo, Pérez...
More inPublicaciones  

Boletines

MEMORIA DEL CURSO ACADÉMICO 2016-2017 (PDF) SEPARATAS Francisco Fernández Golfín (II). Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. CARMEN FERNÁNDEZ-DAZA ÁLVAREZ (PDF) El sonido de...
Partituras: Ave Maris Stella, La Pirroquia, Canción al Niño Jesús. Miguel del Barco Gallego (PDF) Francisco Fernández Golfín (I) Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. Carmen Fernández-Daza...
Descargar (PDF) MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: Partituras: Dos Elegías, Himno de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y Marcha Académica.PDF ANTONIO GALLEGO GALLEGO: Música y...
Descargar (PDF) FRANCISCO JAVIER PIZARRO GÓMEZ: José Miguel Santiago Castelo (in memoriam). PDF JOSÉ ANTONIO ZAMBRANO, Pesar de un son. PDF CARLOS MEDRANO, Poema Casteliano. PDF CARLOS GARCÍA...
More inBoletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper