Fondo Logo

La correspondencia cruzada entre Gerardo Diego y Juan Larrea durante casi 65 años constituye, sin duda, “un conjunto documental de excepción”, según la definen en los preliminares sus dos editores, Juan Manuel Díaz de Guereñu (Universidad de Deusto) y José Luis Bernal Salgado (Universidad de Extremadura y miembro de la RAEX). Ha quedado perfectamente recogida en este volumen que supera el millar de páginas, con estudio introductorio, reproducción de los textos, notas a pie de página (casi mil), más tres índices de gran ayuda para bien conducirse en este bosque, tan íntimo como pleno de referencias históricas y literarias: el cronológico de las cartas; el de los poemas –propios o traducidos- que en ellas se remiten los autores y el onomástico, una casi interminable relación de nombres donde aparecen todas las personalidades españolas relevantes del pasado siglo (escritores, sobre todo, pero también políticos, actrices, periodistas, cineastas, catedráticos, críticos, etc.).
Entre los extremeños apenas figuran Enrique Díez-Canedo y Juan Antonio Ortega, con ocasionales alusiones a B. Torres Naharro, Hernán Cortés, Zurbarán y Eugenio Hermoso.

Ordenadas cronológicamente, las 414 epístolas (de las que se han corregido las erratas evidentes y actualizado la acentuación, con el oportuno desarrollo de las abreviaturas, más algunas otras leves modificaciones, oportunamente notadas), abre la manuscrita que el joven estudiante (flojito) Gerardo Diego dirige desde Madrid a Juan Larrea (25 octubre 1916) y concluye con la que, mecanografiada, mandase éste a su gran amigo, desde Córdoba (23 enero 1980) para felicitarle porque acababa de obtener el Cervantes, compartido junto a Jorge Luis Borges. Personalidades tan lúcidas, inquietas, cultas, bien relacionadas y mejor informadas como ambos corresponsales, con la libertad de espíritu que proporciona el género epistolar, se constituyen en testigos imprescindibles de una España transida de tradición plural, abierta a los aires foráneos (¡ Vicente Huidobro y César Vallejo!), por donde discurren escritores geniales (Generaciones del 98, 14, 27, guerra e inmediata posguerra, así como las de cada una de las épocas posteriores), políticos de todos espectros (desde los revolucionarios a los fascistas), un pueblo convulsamente zarandeado, utópicos y pragmáticos, vencedores y vencidos (sin olvidar a los del exilio)… los más plurales paradigmas, en fin, de la humana especie, considerados por lo general sin acritud, más bien con la benevolencia generada por la indiscutible bonhomía de los dos amigos. Larrea (Bilbao, 13 de marzo de 1895 - Córdoba, Argentina, 1980), poeta y ensayista, desarrolló en América gran parte de su obra, casi toda enmarcada en el ámbito de la poesía vanguardista. Max Aub lo juzga «el más puro exponente de los ismos en España». Fue sin duda lo que indujo a Gerardo Diego (Santander, 1896-Madrid 1987) a incluirlo en su famosa Antología. Llegó éste a nonagenario sin salir de una patria con miles de costurones, donde “el exilio interior” fue un recurso para tantos. Después de haber compartir escenarios comunes, los dos van a relacionarse desde otros bien distintos, haciendo no obstante posibles complicidades reservadas, sobre todo en relación con el proceso creativo de cada uno. Muchas se revelan a los lectores de este volumen, por lo demás exquisitamente diseñado e impreso. Cabe advertir que casi todas las cartas (213) de Juan Larrea fueron ya recogidas en el libro, hoy descatalogado, Cartas a Gerardo Diego. 1916-1980 (1986). Las de éste permanecía hasta ahora inéditas.
Amigos desde sus estudios universitarios en Deusto, con enfrentadas opciones durante la contienda civil (se reflejan en no pocos textos), seguramente la poesía los salvó de roces incurables, permitiéndoles no romper la empatía mutua que en estas páginas se percibe, si bien lo sustancial de las entregas (hay otras aún no localizadas) es anterior a 1939. A sus pulcros editores no cabe sino agradecer faciliten el acceso a tan enjundiosos manantiales. M.P.L.
Gerardo Diego/Juan Larrea, Epistolario 1916-1980. Madrid, Fundación Gerardo Diego/Residencia de Estudiantes/UEX/Gobierno de Aragón, 2017

Hace mucho que comparto con otros amigos la opinión de que Pablo Jiménez (Navalmoral de la Mata, 1943) es uno de los más importantes poetas extremeños contemporáneos. Confirma nuestra opinión este volumen con más de 500 páginas, que reúne su producción desde el ya remoto 1970 hasta 2014. Recoge los poemarios, bien difíciles ya de localizar casi todos ellos, La luz bajo el celemín, Cáceres o la piedra y otras soledades, Descripción de un paisaje (Premio Ciudad de Badajoz 1982), El hombre me concierne (Premio Ciudad de Toledo 1985), Destiempos y moradas (Premio Ciudad de Irún 1986), La voz de la ceniza, Prosas para habitar la noche, Figuraciones (cuadros de una exposición) (Premio Tardor 2011), Deducida materia y Círculos (Premio Leonor, 2014). Los cinco primeros han ido experimentando, tras su publicación, las reelaboraciones que el poeta se exige, por lo que en sus versos se localizan multitud de cambios, sustanciales unos, ligeros otros.
Suscribe el estudio preliminar, firmado en New York donde ejerce docencia, José Muñoz Millanes, otro moralo distinguido por sus producciones literarias (en especial, ensayos y traducciones). Centrándose casi exclusivamente en los aspectos temáticos, destaca el interés de Pablo Jiménez por los asuntos cotidianos, el desgaste temporal, la música, la rutina del fracaso y, especialmente en los tiempos iniciales, el paisaje de origen (Extremadura) como refugio salvífico y el amor, donde refugiarse del naufragio. Acertadamente, se reproduce el prólogo que el también poeta moralo Ángel Sánchez Pascual, catedrático de literatura, puso en su día a Cáceres o la piedra.
“Lo breve es mi enemigo, proclama el autor en un extenso poema, “Mito y azar”, hermosa elegía dedicada a su hermano Antonio, el profesor de la Complutense, gran especialista en Krausismo, al que la muerte arrebatase de forma inesperada. En efecto, casi todas las composiciones de Jiménez son de amplio aliento, labradas en versos blancos y libres (si se exceptúa La voz de la ceniza, donde predominan los sonetos canónicos, algunos tan formidables como “Breve fulgor entre dos sombras”, desgarradora proclama existencial de quien se dice pertenecer al “linaje del llanto”).
Entre los muchos dedicados a Extremadura (pertenecientes sobre todo a la juventud del poeta, ya se dijo), destacaré “Garganta de la Olla”, incluido en Cáceres o la piedra y otras soledades (pág. 72), “donde la anciana protagonista, asimilada al paisaje como una planta o un animal más, viene a ser un ejemplo de figura intrahistórica (en el sentido unamuniano de la palabra), pues representa un modo de existencia anacrónico que se rige por curso recurrente de la naturaleza, al margen del progreso moderno”, escribe Millanes (pág. 15).
Melómano confeso y gran conocedor de la historia de la música, nos es raro que Pablo Jiménez haya dedicado, en sus diferentes libros, poemas a Bach, Brahms, Händel y tantos grandes creadores. Para que no falte la clásica conjunción, son también numerosos los artistas del pincel, de todas las épocas, que le han motivado.
Esta antología (se quedaron al margen centenares de poemas aparecidos en boletines, revistas, periódicos, publicaciones ocasionales) ofrece abundante material para los paladares más exigentes y confirma al autor como figura ineludible de nuestras letras. Pablo Jiménez, Secuencias. Poesía reunida (1970-2014). Mérida, ERE, 2018

Faustino Lobato, La sorpresa de lo humano. Badajoz, Fundación CB, 2018-05-07

Los poemas al hijo son un lugar común de la lírica. Padre ya en la madurez, Lobato (Almendralejo, 1952) evoca su primogénito en los cuatro partes de la obra, una por cada año que ha cumplido ya Rodrigo, que así se llama este brote de esperanza en un hogar hospitalario. El poeta nos dice sus emociones ante los gestos que, según cada situación, va componiendo esta promesa de hombre. Le lastima el temor de irse antes de verla plenamente cumplida.

Este es el cuarto volumen de las entregas que de la revista-libro Parábasis viene publicando la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura (ESAD). Se combinan en sus dos centenares de páginas artículos de investigación, crítica, creación y divulgación de las artes escénicas. Según la tradición helenística, la parábasis alude al momento de la representación en que todos los miembros del coro lo abandonan para dirigirse directamente al público. Ese carácter de “divulgación” (vulgus =pueblo) distingue los trabajos aquí recogidos, sin merma de su calidad e interés.
Los abre Miguel Á. Tejeiro, profesor de la UEX, especialista en la dramaturgia extremeña del renacimiento. Sobre el teatro escrito por autores naturales de la región durante el siglo XVI se ocupa, recordando autores tan interesantes como Torres Naharro (ha poco rescatado para los contemporáneos merced a los afanes de Ana Zamora, que acaba de reponer en Madrid la comedia Aquitania del genial extremeño), el erasmista Diego Sánchez de Badajoz, el judeoconverso Díaz Tanco de Fregenal, Miguel de Carvajal, Luis de Miranda, Romero de Cepeda y otros creadores coetáneos, una valiosa pléyade de dramaturgos que anticipan el esplendor de nuestro teatro durante el Siglo de Oro. Sin duda, el apoyo de mecenas extremeños como los Zúñiga, Alba, Roca, Vera, Feria, Rocha Golfín … fue clave para aquella floración literaria.
Tras la extensa entrevista que Juan Manuel Sánchez Rodríguez sostiene con Alberto Conejero y el estudio en que Ana Murillo del Puerto analiza cómo fue la recepción de Plauto (especialmente de su obra Anfitrión) durante el siglo XVI, Isidro Timón Rodríguez se ocupa del Peropalo, fiesta con largas raíces históricas celebrada anualmente en Villanueva de la Vera, a la que califica como “expresión teatral-popular pagana del tardomedioevo”. Su representación está cargada de simbolismos múltiples, que Fulgencio Castañar, generosamente aquí citado, conoce como nadie. La figura del poderoso malhechor que violentaba a sus conciudadanos, especialmente a las mujeres, más la bien perceptible carga antisemita, con la Inquisición de Llerena como trasfondo, constituyen la nerviatura de las celebraciones. Las coplas populares, aquí reproducidas, bien lo expresan.
Se reproduce a continuación Líneas de emergencia, obra con que Carlos Fernando Posada Tique obtuvo el III Certamen de Textos Teatrales Parábasis-Jardín de Ulloa, convocado por la Fundación Mercedes Calles-Carlos Ballesteros, el Museo Palacio de los Golfines de Abajo, la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura y la propia Parábasis. Estructurada en cuatro escenas, podría incluirse dentro del género policíaco, modalidad cada día más en auge.
Los editores han tenido el acierto de reproducir también el accésit de dicho certamen, La madrugada herida, compuesta por Fernando de las Heras (que recoge conocidos poemas, tal el de Quevedo “Parióme adrede mi madre”). Se inspira en el Madrid de finales de 1936, herido por la guerra, y en cuyas calles pueden transitar personajes como Antígona, Hamlet, Segismundo, Pedro Crespo y otros clásicos de la dramaturgia europea.
Ambas comedias constituyen el núcleo de la publicación.
Cierra el volumen una breve sección bibliográfica, con reseñas dedicadas a Peter Shaffer y Ricard Salvat. AA.VV., Parábasis. Mérida, Junta de Extremadura, 2018

Hace poco, se publicaba en castellano (Alianza) el libro La revolución feminista geek, un conjunto de ensayos con el que Kameron Hurley, había obtenido los premios Locus y Bristish Fantasy Award 2017. Según resaltan los editores, el propósito de la autora es combatir la invisibilización de la mujer. Podría decirse que es también la intención última de María López Villarquide (La Coruña, 1982) con su novela La catedrática, tratando de rescatar para los lectores contemporáneas la figura de una brillante intelectual renacentista.
Sobre Luisa de Medrano (según su nombre más común) publicó un excelente estudio, consultable en la red, Therese Oettel, “Una catedrática en el siglo de Isabel la Católica: Luisa (Lucía de Medrano)” (Madrid, Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 107, 1935, pp. 289-368). Poco más sabemos, casi cien años después, de la ilustre fémina castellana, sobre la que sí abundan las inexactitudes, apuntes legendarios o simples panfletos. Es verdad que la nombran multitud de autores, entre los cuales no podía faltar Margarita Nelken (Las escritoras españolas, 1930), no precisamente la más exacta. (Puede aprovechar la lectura del trabajo de Luisa Montaño Montero, “Humanistas en la corte de Isabel la Católica: Luisa de Medrano, ¿primera catedrática en una universidad europea?”).
Es bien conocido que la reina Isabel la Católica mostró gran empeño en conseguir se incrementase el nivel cultural de sus súbditos, tanto hombres como mujeres. Ella misma, ya madura, se propuso aprender bien latín, el idioma diplomático de la época, (lo dominaron también sus cuatro hijas) , apelando a las clases de Beatriz Galindo. Otras damas alcanzarían notoriedad por entonces en los campos del saber, como Juana de Contreras, Francisca de Nebrija, Álvara de Alba, Isabel de Vergara o Feliciana Enríquez de Guzmán. Tal vez a ninguna admiró y protegió tanto la Reina como a aquella inteligentísima soriana, cuyo padre había muerto en la guerra contra los moros.
¿Fue bastante como para que la noble Luisa de Medrano de Bravo de Lagunas de Cienfuegos llegase a desempeñar cátedra, con apenas 24 años, en la Universidad salmantina? ¿Sustituyó tal vez al mismísimo Antonio de Nebrija, a quien el año escolar 1508-1509 se le retiró la de Gramática Latina? Aunque no existe prueba fehaciente en los archivos (también es verdad que se perdieron o extraviaron multitud de documentos), los defensores de que así fue se apoyan en dos testimonios al parecer irrefutables (aunque se puedan interpretar de distinta manera). Se trata de lo que escribieran los coetáneos Marineo Sículo y Pedro de Torres, catedráticos los dos en Salamanca. Si el segundo, rector de la misma Universidad, dejó una nota manuscrita de indudable efecto (A.D. 1508 die novembris hora tertira legit filia Medrano in Cathedra Canonum”), el “segundo menciona el nombre y los méritos de Lucía de Medrano en sus Cosas memorables de España (Alcalá de Henares, 1530), y en la edición latina De Rebus Hispaniae Memorabilibus, del mismo año y lugar. Además la cita en una de las cartas que componen su Opus Epistolarum de Valladolid, 1514” (Th. Oettel, o.c.). El nombre de la “catedrática” reaparece en numerosos autores y, según algún estudioso, fue en la que se inspiró Juan Valera para construir el personaje de Olimpia de Quiñones, la heroína de su novela Morsamor.
López Villarquide ha querido hacerla protagonista de la suya, un texto con 335 páginas en el que va entregando paulatinamente la voz narradora a quienes pudieron tratar a Lucía, cuya personalidad se reconstruye sobre las evocaciones de maestros (Pedro de la Rhúa), familiares (la madre y el hermano, Luis, también catedrático de Salamanca), amigas (Isabel, hija de un famoso impresor), posibles amantes (nada menos que Rojas, el autor de la Celestina), la princesa Juana, el aya Dorotea, Nebrija o el mismo Luis Vives (tan opuesto a la educación igualitaria de las mujeres). Quedémosnos con el retrato que Sículo hace, en latín, de la Medrano al despedirse, cuya versión se entrega así: “La fama de tu elocuencia me hizo conocer tu gran saber de estudios antes de haberte visto. Ahora, después de verte, me resulta aún más sabia y más bella de lo que pude imaginar, joven cultísima. Y después de oírte me ha causado gran admiración tu saber y tu ornada oratoria, sobre todo tratándose de una mujer llena de gracia y belleza, y en plena juventud… Te debe España entera mucho, pues con las glorias de tu nombre y de tu erudición la ilustras. Yo también, niña dignísima, te soy deudor de algo que nunca te sabré pagar… Eres en España la única niña y tierna joven que trabajas con diligencia y aplicación no la lana sino el libro, no el huso sino la pluma, no la aguja sino el estilo…”. María López Villarquide, La catedrática. Madrid, Espasa, 2018.

Durante los días 30 marzo-11 junio 2017, tuvo lugar en la sala Ignacio Zuloaga, que la Diputación de Zaragoza allí sostiene, una magna exposición de la obra gráfica producida por Eduardo Naranjo entre 1965-2016, la primera retrospectiva de su producción completa. Dicha entidad, junto con el Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos, tuvo el acierto de componer un magnífico catálogo donde se estudian y reproducen las creaciones del artista extremeño. Coordinado por Javier Martínez Molina, a cuyo cargo estuvo también la muestra, incluye textos de Fernando Rayón, “Verde sobre paño blanco”; Juan Carrete Parrondo, “Eduardo Naranjo/Francisco de Goya. Dos artistas gráficos puestos en paralelo” y Javier Martínez Molina/ Miguel Ángel Naranjo, quienes relación la producción de Naranjo y su cronología.
“Fuendetodos recibe y da la bienvenida ahora a Eduardo Naranjo, pintor extremeño como otro don Francisco, de apellido Zurbarán. La muestra de su obra gráfica da cuenta de un empeño ineludible por trascender la representación figurada y transformarla en una realidad mágica y onírica, espíritu al que no le son ajenas las influencias de Goya”, escribe acertadamente en el preliminar Juan Antonio Sánchez Quero, que preside la Diputación y el Consorcio zaragozanos.
Merced al dominio, paulatinamente alcanzado, de técnicas de estampación como el aguafuerte (en distintas versiones), aguatinta, litografía, serigrafía o fotopolímero; trabajando con los mejores talleres (¡cuántas veces le escuché elogiar la sapiencia de Dietrich Mann, Teo y otros maestros, a la postre cómplices y amigos!), el de Monesterio ha ido dando a luz creaciones deslumbrantes. Series de grabados como La Creación (una estampa por cada uno de los siete días genésicos); las dos Tauromaquias (tan goyescas) o Poeta en Nueva York ( 13 composiciones en homenaje al gran libro de Lorca, compuestas mediante aguatinta, barniz blando, ácido puro, manera negra y punta seca), justifican que Naranjo sobresalga entre los máximos grabadores contemporáneos.
Resulta fácil imaginar a Goya sonriendo complacidamente al repasar las páginas de este hermoso volumen. Eduardo Naranjo, Obra Gráfica. Zaragoza, Diputación/Consorcio Cultural Goya Fuendetodos, 2017

Página 1 de 8

Últimas Noticias

La Academia de Extremadura de las Artes y las Letras y la Academia Nacional de Historia y Geografía de México comenzarán a trabajar de forma conjunta cooperando en programas y en la ejecución de...
El académico correspondiente de la Real Academia de las Letras y las Artes de Extremadura Dr. Oyola Fabián intervendrá en el Simposio Internacional sobre el teólogo y jurista español Francisco...
Que fuese profesora, mujer y que no fuese gallega son algunos de los aspectos que la Real Academia Galega (RAG) ha tenido muy en cuenta a la hora de dedicar el Día das Letras Galegas a la extremeña...
El Club Sénior de Extremadura ha editado un libro de ensayos en el que han participado veinte expertos en diferentes materias socioeconómicas bajo el título “¿Qué nos pasa a los extremeños para...
El académico de la RAEX Miguel del Barco y Gallego dio una conferencia en Moscú sobre el órgano barroco español seguida de un concierto en la Academia estatal Gnessin, en la avenida Povarskaya de la...
More inActividades  

Agenda

La XIX Feria del Libro de Cáceres contará con 19 expositores, 42 presentaciones y la presencia de la finalista del Premio Planeta, Cristina López Barrios, y Pilar Eyre como ya adelantó HOY. Además,...
La Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, en Madrid, acogerá el día 17 la mesa redonda 'Cipriano Segundo Montesino (1817-1901): un extremeño en el origen de la Real Academia de...
Un fotógrafo, Pedro Casero, un pintor, Jorge Juan Espino, y un escultor, José Luis Hinchado, han unido sus trayectorias en una asociación que ha generado una extensa actividad expositiva. Sus...
La sala Europa del complejo cultural San Francisco acoge, hoy a las 19,30 horas, la presentación del libro del mago cacereño Jorge Luengo 'Supertrucos mentales para la vida diaria'. La publicación,...
More inAgenda  

Libros Recomendados

Epistolario 1916-1980
Domingo, 20 Mayo 2018
La correspondencia cruzada entre Gerardo Diego y Juan Larrea durante casi 65 años constituye, sin duda, “un conjunto documental de excepción”, según la definen en los preliminares sus dos editores,...
Poesía reunida (1970-2014)
Viernes, 18 Mayo 2018
Hace mucho que comparto con otros amigos la opinión de que Pablo Jiménez (Navalmoral de la Mata, 1943) es uno de los más importantes poetas extremeños contemporáneos. Confirma nuestra opinión este...
La sorpresa de lo humano
Sábado, 12 Mayo 2018
Faustino Lobato, La sorpresa de lo humano. Badajoz, Fundación CB, 2018-05-07 Los poemas al hijo son un lugar común de la lírica. Padre ya en la madurez, Lobato (Almendralejo, 1952) evoca su...
Parábasis
Sábado, 12 Mayo 2018
Este es el cuarto volumen de las entregas que de la revista-libro Parábasis viene publicando la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura (ESAD). Se combinan en sus dos centenares de páginas...
La catedrática
Sábado, 12 Mayo 2018
Hace poco, se publicaba en castellano (Alianza) el libro La revolución feminista geek, un conjunto de ensayos con el que Kameron Hurley, había obtenido los premios Locus y Bristish Fantasy Award...

Últimas Publicaciones

Revista anual, con 160 páginas, que edita la sólida asociación cultural donmbenitense. Aparte la Memoria de actividades y las páginas de creación (literara, musical y artística), el número recoge...
El número recoge artículos de geografía, historia, etnografía, arte y filología, todos centrados en la comarca extremeña que da nombre a la publicación. Destacaremos la amplia entrevista que Félix...
-Calvo Muñoz, Salvador (coord.), Alcántara, nº 86. Cáceres, I. C. El Brocense, julio-diciembre 2018 Destacamos en esta entrega de la veterana publicación el artículo sobre la plaza mayor de...
Doctor en Historia, académico correspondiente de la Real de Extremadura, Ramos Rubio es uno de los escritores extremeños más fecundos, autor de una treintena de estudios, casi todos referidos a las...
Junto a las secciones habituales (no perderse la "bitácora" del directo", siempre tan comprometida), este número de la revista rinde homenaje al cardenal Cisneros., también devoto y visitante de la...
More inPublicaciones  

Boletines

Partituras: Ave Maris Stella, La Pirroquia, Canción al Niño Jesús. Miguel del Barco Gallego (PDF) Francisco Fernández Golfín (I) Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. Carmen Fernández-Daza...
Descargar (PDF) MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: Partituras: Dos Elegías, Himno de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y Marcha Académica.PDF ANTONIO GALLEGO GALLEGO: Música y...
Descargar (PDF) FRANCISCO JAVIER PIZARRO GÓMEZ: José Miguel Santiago Castelo (in memoriam). PDF JOSÉ ANTONIO ZAMBRANO, Pesar de un son. PDF CARLOS MEDRANO, Poema Casteliano. PDF CARLOS GARCÍA...
Descargar (PDF) - Necrológica: Don Francisco Tejada Vizuete y Don Félix Grande Lara (in memoriam). PDF- JOSÉ MIGUEL SANTIAGO CASTELO: Orción al Cristo del Humilladero. A Francisco Tejada Vizuete....
More inBoletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper