Fondo Logo

450 ANIVERSARIO DE LA BIBLIA DEL OSO

El año 1569 se publicaba en Basilea la célebre Biblia del oso. Se la denominó así por las imágenes de su portada, que muestran un úrsido (logotipo del impresor bávaro Apiarius) intentando abrir un panal de miel labrado en el tronco de un árbol. Se trata de la primera traducción completa de las Sagradas Escrituras, Antiguo y Nuevo Testamento, desde los textos originales al castellano, por cierto magnífico. Su autor era un fraile jerónimo proclive a la Reforma protestante, Casiodoro de Reina (Montemolín, c. 1520- Frankfort, 1594), escapado casi milagrosamente de las garras de la Inquisición. El autor de aquella gesta filológica lo fue también de otra obra importantísima, las Inquisitionis Hispanicae Artes (Heidelberg, 1567), un sólido alegato contra el Santo Tribunal y sus temibles actuaciones, compuesto quizás con ayuda de Antonio del Corro, culto fraile amigo, fugado también del monasterio de San Isidoro (Santiponce), y natural tal vez de Fuente de Cantos. La Biblia del oso, retocada en la Biblia del cántaro por Cipriano de Valera, otro jerónimo nacido junto a Fregenal, constituye la que popularmente se conoce como la “Biblia protestante”, acaso el libro español más reeditado después del Quijote.
También Monesterio ha querido sumarse este año a la celebración de las Jornadas de Historia que con tanta fortuna vienen organizándose en las vecinas poblaciones de Llerena, Fuente de Cantos y Zafra. Promovido por el IES “Juan Calero” y con el apoyo de su Ayuntamiento, tuvo lugar su primer simposio el 15-III-2019, que tuve el honor de moderar. A los numerosos asistentes se les entregó ejemplares del volumen que reseñamos, donde se recogen las tres ponencias allí defendidas. Fue un acierto centrarlas en la figura y obras de Casiodoro, para así conmemorar cumplidamente el 450 aniversario de su Biblia.
La apertura del encuentro estuvo a cargo de Emilio Monjo, sin duda quien más aportó para que se organizase. Natural de Monesterio, doctor en Filología español, pastor de la Iglesia presbiteriana reformada de Sevilla y director del CIMPE (Centro de Investigación y Memoria del Protestantismo Español), es autor de numerosas publicaciones y alentador de otras muchas. Sus conocimientos son realmente impresionantes, según demuestra la biobibliografía que de Casiodoro aquí compone. Por lo demás, junto a los sólidos datos que del personaje aporta, destaca el espíritu de tolerancia, libertad, respeto e irenismo latente en todas sus palabras.
Intervino después Andrés Oyola Fabián para establecer líneas paralela entre los dos grandes escrituristas surextremeños, Casiodoro y Arias Montano. Catedrático de Latín, miembro de la R. Academia de Extremadura y doctorado con una tesis sobre Francisco de Arce, autor (¿junto con Montano?) de un famosísimo estudio de traumatología, el De recta curandorum vulnerum (Amberes, 1574), Oyola destaca similitudes bien establecidas entre los dos genios y apunta otras posibles, que él mismo seguramente desvelará en estudios próximos.
Por último, Pablo Luis Nogues Chavero, joven profesor del Instituto monesteriense, demuestra que la reforma protestante en la Sevilla del XVI tuvo notables seguidoras femeninas, capaces de defender sus tesis hasta morir ejecutadas. Las hubo tanto de las familias más nobles, como entre mujeres humildes, casi siempre próximas a determinados conventos, beaterios o parroquias.
La publicación incluye un apéndice donde se reproducen cuatro valiosos documentos: 1) Trozos de la Exposición de la primera parte del capítulo cuarto de Mateo sobre los piadosos Ministros de la palabra, frente a los que deben precaverse a tiempo (Casiodoro, Fráncfort, 1573). 2) Parte del Comentario de Casiodoro de Reina al Evangelio de San Juan (1573). 3) La presentación de la Confesión de fe presentada por Casiodoro (1560) y 4) Pasajes de Epístola consolaría, escrita por Juan Pérez de Pineda el año 1560 para los presos en la cárcel de la Inquisición de Sevilla
Por fortuna, los temibles jueces del “exurge, Domine, et iudica causam tuam” (Álzate, oh Dios, y defiende tu causa) no pudieron hacerse con Casiodoro y otros de correligionarios. Los quemarían, sí, “en efigie”, mientras ellos, huidos a Europa, realizaban las tareas intelectuales para las que tan bien dispuestos estaban. Emilio Monjo Bellido y otros, Casiodoro de Reina: la Reforma española. Sevilla, CIMPE, 2019.

JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ GUTIÉRREZ

Profesor ya jubilado de Literatura en la Universidad Rovira y Virgili (Tarragona), a José María Fernández (Mora de Luna, 1942) lo conocí a principios de los años ochenta del pasado siglo, cuando comencé a seguir la obra de D. Enrique Díez –Canedo (Badajoz, 1879-México, 1944) para mi Literatura en Extremadura. El doctor leonés, residente en Tarragona, había publicado una valiosa Antología (Salamanca, Almar, 1979) contribuyendo a actualizar la figura del gran crítico, ensayista y poeta muerto en el exilio. A tan encomiable objetivo se sumaría la publicación de su tesis doctoral, Enrique Díez-Canedo. Su dimensión humana, su tiempo y su obra (Badajoz, Diputación, 1984). Grande fue su alegría cuando le comunicamos que el Ayuntamiento pacense, merced al empeño de Jesús Delgado Valhondo, había decidido dedicarle una calle de la ciudad al ilustre “transterrado” (cfr. pág. 78).

También a solicitud nuestra, José María Fernández prepararía la edición, con enjundioso preliminar, del volumen 4 Novelas eróticas de Felipe Trigo (Badajoz, Diputación, 1986), novelista al que tiene dedicados otros estudios.
Desde entonces, no dejó de seguir, más o menos cercanamente, las obras de los escritores extremeños. Especial interés ha mostrado por la poética de Jaime Álvarez Buiza. Lo invitó a conferenciar en la Rovira y Virgili (2004) y le ha pedido prólogo para esta su última obra, demanda que ha sido muy cordialmente atendida.

Entre las muy numerosas publicaciones de J. Mª. Fernández cabe destacar la serie que ha venido dedicando a autores de recia personalidad, como Santa Teresa, Unamuno, Rafael Alberti, Antonio Machado, Arturo Barea, León Felipe o García Lorca, entre otros, esforzándose por aproximar dichos creadores al público juvenil.

De todos ellos se localizan huellas en estas páginas, nominadas con versos pedidos al último de la lista (El Romancero Gitano). El título no puede ser más explícito. Porque al autor le conmueven la “deriva catalana” y el desarrollo del “procès” independentista. Lo ha venido anunciando desde que el ya lejano enero de 1981 firmase el famoso “Manifiesto de los mil trescientos”, junto a Amando de Miguel, Jiménez Losantos, Carlos Sahagún, Santiago Trancón y tantos como se atrevían a denunciar la discriminación de la lengua española en Cataluña. Caro lo habrían de pagar muchos de ellos y, sin duda, José María Fernández.

Pero él ha seguido fiel a las intuiciones originales, agravadas por acontecimientos más recientes y que son de alcance público. Las volvió a manifestar en su obra penúltima, El libro de olor a queso y a tierra mojada (2017), y esa actitud rebelde nutre las páginas de la que aquí presentamos. Imposible buscar mesura o, si se quiere, seny, a lo que se escribe con el corazón mordido más bien por la rautxa. Justo la que experimenta el ensayista forzado por el establishment (léase, la Generalitat y sus inabarcables e interesadas ramificaciones) a comulgar con ruedas de molino, imponiendo el olvido de la historia y la tergiversación de los datos socioeconómicos más flagrantes. Algo que suele ocurrir, avisa, si se barajan ideas en lugar de creencias (Ortega), con los sentimientos imponiéndose a la lógica o el principio de placer al principio de realidad (Freud). Aunque no carga la culpa de este peligroso desvarío solamente sobre los políticos catalanes, pues le incomodan sobremanera las actuaciones de un Rodríguez Zapatero, frívolo e irresponsable hasta la exasperación (si no lo supera Pedro Sánchez).

Son innumerables los ejemplos de este fenómeno casi psicodélico, algunos próximos a la auténtica vesania, aducidos por el escritor, que se esfuerza siempre en adobarlos con cultas referencias literarias, desde las fábulas de Esopo o el preliminar de la Celestina, a Ya nadie llora por mí, del nicaragüense Sergio Ramírez.

He pagado con gusto los 15 euros que cuesta el libro, sencillamente editado. Daría mucho más por que los grillos del odio escapasen a sus oscuras cuevas y las farolas volviesen a iluminar un panorama de concordia, donde los catalanes se encontraran felices con el resto de los españoles. Y estos con aquellos. El autor duda mucho de que eso sea posible, al menos en un futuro próximo, si no se experimentan cambios radicales, como los que se atreve a proponer.

José María Fernández Gutiérrez, En Cataluña se apagaron las farolas y se encendieron los grillos del odio. Prólogo de Jaime Álvarez Buiza. Tarragona, Printcolorweb.com, 2019

El año 1817 fallecía en Montpellier, exiliado para rehuir las persecuciones de Fernando VII contra constitucionalistas y liberales, el poeta y ensayista Meléndez Valdés (Ribera del Fresno, 1754). Para conmemorar el segundo centenario de tan triste muerte, los organizadores de las IX Jornadas de Historia de Almendralejo y Tierra de Barros, decidieron dedicar el simposio a tan ilustre personaje bajo el lema “Juan Meléndez Valdés y su tiempo en Tierra de Barros…”. Se recogen las ponencias y comunicaciones allí defendidas en este volumen con 430 páginas de formato mayor, que coordinan Juan Diego Carmona Barrero y Matilde Tribiño García.
Felipe Lorenzana, que recientemente dio a luz el estudio Extremadura, voto en Cortes. El nacimiento de una provincia en la España del siglo XVII (Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2018), boceta aquí el contexto histórico de la región, resaltando las inquietudes políticas dominantes en la época durante la centuria del enfrentamiento entre el Antiguo y Nuevo régimen, con la Constitución de Cádiz en lontananza.
El segundo ponente, Jesús Cañas Murillo, estudia las relaciones entre el Meléndez Valdés y el “casi extremeño”, aunque nacido en Madrid, Manuel José Quintana, buen amigo del escritor pacense, más bien maestro, cuyos versos antologó en el tomo cuarto de la obra Poesías selectas castellanas desde el tiempo de Juan de Mena hasta nuestros días (1830). Quintana le antepuso (sin firma) el valioso preliminar “Noticia histórica y literaria de Meléndez”. Ya antes, él mismo se había encargado de preparar los cuatro volúmenes de las Poesías de D. Juan Meléndez Valdés (Madrid, Imprenta Nacional, 1820).
Muy breve, aunque enjundioso, es el apunte de Miguel Ángel Lama, que lo titula significativmente “El desamparo de Juan Meléndez Valdés. Poesías e ideas de un ilustrado”. Se inspira el profesor en la oda XXIV del de Ribera, cuya entradilla preanuncia ya el doloroso sentir del sujeto lírico, que los románticos harán famoso: “A la mañana, en mi desamparo y soledad”.
El resto de las comunicaciones contribuyen a contextualizar mejor la vida de Meléndez: estado social y económico de Ribera (Juan Antonio Balleteros Díez); la encomienda en dicho pueblo asentada (Ángel Bernal Estévez) o las propiedades allí mantenidas por la Casa de Medinaceli (José María Moreno González). Otros congresistas exponen cuestiones artísticas, demográficas, jurisdicionales, históricas e incluso pedagógicas de poblaciones del entorno (Burguillos del Cerro, Villalba, Almendralejo). Trabajos todos importantes para conocer mejor la biografía de un gran hombre, escritor excelente, bibliófilo consumado, pensador profundo, amante de su país y fiel a los ideales progresistas sostenidos desde la juventud.

Juan Diego Carmona Barrero y Matilde Tribiño García (coords.), Juan Meléndez Valdés y su tiempo en Tierra de Barros en el bicentenario de su muerte (1817-2017). Almendralejo, Asociación Histórica de Almendralejo, 2018

La mayoría de los extremeños no especializados en Sociología o Ciencias Políticas descubríamos a María de los Ángeles Durán Heras (Madrid, 1942) cuando el año 2009 se le concedía la Medalla de Extremadura. Desde entonces, el nombre de la catedrática madrileña no ha hecho sino crecer entre nosotros. Sus publicaciones, galardones universitarios y premios (el último, el Nacional de Sociología 2018) nos la traen una y otra vez a la memoria. También la participación en foros regionales (v.c., el Club Senior) han ido robusteciendo las raíces que la ligan a nuestra Comunidad, donde mantiene casa (San Martín de Trebejo). Su padre fue ingeniero industrial, originario de la Sierra de Gata.
Doctorada (1971) con una tesis sobre El trabajo de las mujeres en España, donde denuncia la invisibilidad femenina en las entidades de producción y transmisión del conocimiento, se ha mantenido atenta a este fenómeno, según delatan no pocos títulos de sus obras, como El ama de casa. Crítica política de la economía doméstica (1978) Una ausencia de mil años (1981), Liberación y Utopía. La mujer ante la ciencia(1981) o Mujeres y hombres en la formación de la teoría sociológica (1991). Otros temas irán convirtiéndose para Durán en asuntos de investigación preferente, hasta devenir en la máxima especialista nacional. Tal vez el más atendido es la evaluación económica del trabajo no remunerado, el que ejercen casi en exclusividad las mujeres dentro de los hogares, y sus relaciones con la estructura socioeconómica del país. Se caracteriza también la autora por la constante búsqueda de datos empíricos sobren los que fundamentar sus hipótesis, tesis y teorías sobre las sociedades contemporáneas (siempre atenta al futuro más o menos inmediato de las mismas).
De todo ello se encontrarán apuntes en La riqueza invisible del cuidado, volumen con medio millar de páginas y rotunda bibliografía, que viene a ser la síntesis de la trayectoria investigadora de alguien capaz de combinar rigor académico indiscutible con una meridiana claridad de exposición. Auspicia la obra la Universidad de Valencia, que tuvo el acierto de investir (3 febrero 2012) doctora honoris causa a Durán de las Heras, cuya laudatio corrió a cargo de D. Antonio Ariño. Se la reproduce aquí, junto con la oportuna lectiode la recipiendaria, las elogiosas palabras de clausura a cargo del Rector, D. Esteban Morcillo Sánchez, y la impresionante biobibliografía de la nueva doctora, minuciosamente compuesta por Dª Irene Liberia Vayá.
No se olvide que para componer esta síntesis de sus conocimientos e interpretaciones, la investigadora cuenta también con una experiencia personal del cuidado que hubo de recibir cuando enfermó gravemente (ver Diario de batalla. Mi lucha contra el cáncer, 2003). Parte de un hecho incontestable, sobre todo en lo que se llama mundo desarrollado: la drástica reducción de la natalidad y el incremento de los años de vida. La pirámide ya no representa a las poblaciones (si se exceptúa, por ahora, el “tercer mundo”); hay que recurrir a otras metáforas, como la torre e incluso la seta: cada día son menos los niños y mucho más los viejos. ¿Quién cuidará de las personas desvalidas, cada vez más numerosas, incapaces de atender por si mismas a sus necesidades vitales de salud, alimento, higiene, atención, etc.? ¿Cuánto cuesta y de dónde sacar ese importe económico que requiere contar con cuidadores bien dispuestos, los encargados de realizar tareas, cada día más costosas, que tradicionalmente pesaron sobre los hombros solidarios de las mujeres de las familias afectadas, con sacrificios colosales? ¿Hasta dónde habrán de implicarse las administraciones públicas, con oportunos presupuestos, para proporcionar los cuidados que los familiares de los desvalidos, ni con ayuda de entidades de apoyo voluntario, no estarán en condiciones proporcionarles, por razones múltiples, y no solamente de carácter crematístico?
Son interrogantes que se plantean en la obra. No las únicas. Abordadas con apoyatura en fuentes empíricas (abundancia de gráficos y tablas reveladoras) y recursos metodológicos originales, cabe resaltar también la abundancia de nuevas categorías que para definir conceptos aún en debate, se manejan. Por señalar algunas, recordaremos las formuladas como “cuidatoriado” (posible clase social), “salarios y precios sombra” (importe no establecido en el mercado laboral), “ley de hierro del cuidado”, “externalización del trabajo doméstico”, “síndrome del siamés”, los beautiful viejos, el “burnout sanitario” o el “anticuidado”.
En resumen, un estudio de sociología que ilumina e inquieta (y eso que no pone en cuestión el futuro de las pensiones o los flujos migratorios).

M. Ángeles Durán, La riqueza invisible del cuidado. Valencia, Universidad, 2018.

La R. Academia de Extremadura abría solemnemente la inauguración del actual curso (Cáceres, 4 octubre 2018) otorgando a D. Bartolomé Gil un diploma de reconocimiento como gratitud por los favores que de dicha persona ha recibido. Asumió la laudatio del hoy ilustre extremeño D. Feliciano Correa Gamero, quien pone prólogo a esta segunda edición, corregida y aumentada, de la biografía publicada hace dos lustros con significativo titular: El hambre y la fe. El camino de una vida. Alguien nacido en familia con máximas necesidades (Santa Marta, 1935), el albañil que no pudo ir a la escuela y sólo aprendió a leer ya adulto, tras superar dificultades increíbles para sobrevivir y mantener a los suyos, llegaría a labrarse un sólida posición económica a fuerza de trabajo, ingenio y osadía. Aquel hijo de un humilde barbero destrozado por los avatares de la guerra civil, nunca olvidará sus orígenes. Entre otras virtudes, ha mantenido un admirable espíritu solidario, que le convertirá durante decenios en el “Mecenas de Extremadura” por antonomasia. Ni le sujetarán los límites regionales, que las generosas “bartoladas” se pueden percibir también en instituciones de apoyo a la infancia desamparada de países como Perú, Santo Domingo o Bolivia.
Fue precisamente Santiago Brun (n. Badajoz, 1945), coordinador de la ong ADASEC, desde donde se desarrollan proyectos de ayuda a los más desfavorecidos, quien convenció a Bartolomé Gil para que trazase sus memorias. Consciente de que no lo pondría por escrito, se las hizo contar delante de una grabadora. A esos materiales lingüísticos le dio forma literaria José Luis Blanco Fernández (n. Plasencia 1945), hombre polifacético (arqueólogo, funcionario internacional, informático, ensayista), que justamente luce como autor de la obra. Ha tenido el acierto de respetar el tono autobiográfico, redactándola en primera persona. Aunque se percibe (a veces, en exceso) la reelaboración del discurso original, no le resta frescura, sobre todo en los pasajes donde, para enfatizar la pureza prístina, las declaraciones o diálogos se imprimen en cursivas.
He vuelto a leer, casi de un tirón, estas entrañables memorias, conmovido por la calidad humana del protagonista. Pero no se trata sólo de innegable etopeya (“descripción del carácter, las acciones y las costumbres de una persona”), sino retrato sociológico de las épocas históricas que le tocó vivir. Dos resultan aquí especialmente interesantes: los años cuarenta y los setenta del pasado siglo, marcados los primeros por las dificultades de la autarquía posbélica y caracterizados los otros por la explosión de un desarrollismo a ultranzas. Aquel rapaz, de resistencia extraordinaria, siempre famélico, sobrevive malamente merced al rebusco, las trampas o el robo de bellotas, habas, espárragos y aceitunas entre Feria, Santa Marta, Cortegana y el mismo Badajoz. Hasta que, apenas alcanzada la pubertad, decide meterse de polizón en un tren y largarse a Madrid, sin apoyo de nadie. Quien pudo convertirse en cualquier joven marginal, incluso peligroso, merced al formidable tesón y las dosis de atrevido ingenio que lo distinguen, irá transformándose en apreciado alarife y, bien pronto, notable constructor, especialista en restaurar antiguos monumentos. Después creará todo un abanico de empresas, Sin duda, como bien resaltan tantas páginas, su esposa, otra extremeña humilde, con la que lleva unido más de sesenta años, ha desempeñado un papel inconmensurable en la vida Bartolomé Gil.
Mil anécdotas adornan el relato, algunas próximas al mejor surrealismo, tales las maquinaciones para “chorizar” y traerse un tranvía hasta Santa Marta, donde tanto lucharía por poner un polígono industrial que frenase la diáspora. O la relación de un viaje a Rusia antes de la “perestroika”. Y no faltan graciosas inexactitudes, como la de atribuir (pág. 260 a “Jaime Naranjo”, no a Eduardo, la autoría del volumen de grabados Poeta en Nueva York, maravilloso homenaje a García Lorca, del que hoy figura un ejemplar en la biblioteca universitaria de Albuquerque (USA), hasta donde lo llevó nuestro mecenas.
Lo hizo con la misma generosidad que lo indujo a apoyar ediciones (la Historia de la Baja Extremadura, entre otras muchas); excavaciones arqueológicas (v.c., Cancho Roano); rehabilitaciones (v.c. Rocamador); asociaciones sociopolíticas (Hogar Extremeño de Madrid, AREX); periódicos o revistas y tantos otros proyectos que han ido llamando a sus puertas. Porque, según ha dicho a menudo, “del dinero que se gana, una parte pertenece a los demás”. José Luis Blanco Fernández, El hambre y la fe. El camino de una vida. Relato biográfico de la vida de Bartolomé Gil Santacruz. Badajoz, Tenagil, 2018, 2ª

Antonio María Flórez (Don Benito, 1959), médico y escritor, es otro de los muchos extremeños que, desde la época de la conquista americana, han protagonizado los viajes de “ida y vuelta”, así como el fecundo mestizaje, con evidentes marcas en sus vidas. Hijo de madre española y padre colombiano, pasó infancia en las alturas andinas. Volvió a Extremadura para cursar estudios secundarios (colegio Claret e Instituto Luis Chamizo), iniciándose pronto su interés por la literatura. No obstante, comenzó en Cáceres estudios de Medicina, que terminó en la Universidad de Caldas de Manizales (Colombia), combinándolos con actividades políticas (fue concejal de Marquetalia) y de difusión cultural, sin dejar de escribir. Recuerda con emoción que recibiría en Buenos Aires de un hijo de Alfonsina Storni el Premio Iberoamericano de Poesía Fundación Givré.
Desde entonces ha ido labrando una importante obra lírica, jalonada con títulos numerosos títulos, fácilmente localizables en la red. Tras una estancia en Brasil para especializarse en Medicina deportiva (Universidad do Rio Grande do Sul), fue profesor universitario de traumatología en Caldas. Y siguió con sus versos, conferencias, revistas y compromisos socioculturales múltiples. Hasta que vuelve a España (1994), para doctorarse en la Complutense, sin perder relaciones con la tierra natal: gana tres veces los Florales del Claret; resulta finalista del Felipe Trigo 1996 y obtiene una beca a la creación de la Junta de Extremadura (1997). Pasa otra vez a Colombia (1998) como asesor en drogas del Ministerio de Salud y sigue con el interés por las letras, destacando su empeño por consolidar las relaciones entre escritores de sus dos patrias, la de origen y la de adopción. El mismo que mantiene establecido ya a orillas del Guadiana. Manuel Simón Viola, el estudioso que mejor conoce la obra de este médico humanista, lo ha antologado en diferentes ocasiones.
Aunque cultive preferentemente la poesía, Flórez no desdeña la creación en prosa. Así lo vuelve a demostrar con Desde entonces vivo para el dolor,que se publica en la colección “Lunas de oriente”, cuidada por Elías Moro Cuéllar y Marino González Montero, dos acreditados cultivadores del género. Se trata de una obra fragmentaria, constituida por 26 composiciones, bien diferenciadas temática y formalmente. Soliloquios, epístolas, narraciones cortas, microrrelatos, crónicas viajeras, anecdotario, jocosidades y ensoñaciones oníricas se alternan en un mosaico de innegable atractivo, en bien cuidada prosa, donde el humor negro e incluso surrealista, el descarnado erotismo y las referencias culturales (Juan Goytisolo, Gabriel García Márquez y José Antonio Gabriel y Galán resultan los autores predilectos) van impregnando las distintas teselas, algunas ya publicadas. El escritor se implica a menudo, ocasionalmente en primera persona.
El libro resultó ganador del concurso de relatos “25 años/Lunas de Oriente” convocado por de la luna libros en julio de 2018.


Con el patrocinio de la
JUNTA DE EXTREMADURA
Consejería de Cultura e Igualdad


 

Últimas Noticias

La Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes celebró sesión solemne, el sábado 8 de junio de 2019, para recibir como académica de número a Maria del Mar Lozano Bartolozzi, catedrática...
En la Feria del Libro de Badajoz Manuel Pecellín Lancharro, secretario de la Real Academia de Extremadura, presentó una de sus últimas obras, “Libre con libros”, publicada por “Editamas”, en la que...
A finales del pasado mes de abril falleció en Méjico el doctor Luis Maldonado Venegas, presidente de la Academia Nacional de Historia y Geografía de la Universidad Autónoma de México, colaborador de la...
En el pasado mes de abril, diferentes instituciones extremeñas tributaron un homenaje a don Antonio Montero, primer arzobispo de la provincia eclesiástica extremeña y académico numerario de la Real...
La Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes ha elegido por unanimidad miembro numeraria a Trinidad Nogales Basarrate, actual directora del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, en...
More inActividades  

Agenda

La XIX Feria del Libro de Cáceres contará con 19 expositores, 42 presentaciones y la presencia de la finalista del Premio Planeta, Cristina López Barrios, y Pilar Eyre como ya adelantó HOY. Además,...
La Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, en Madrid, acogerá el día 17 la mesa redonda 'Cipriano Segundo Montesino (1817-1901): un extremeño en el origen de la Real Academia de...
Un fotógrafo, Pedro Casero, un pintor, Jorge Juan Espino, y un escultor, José Luis Hinchado, han unido sus trayectorias en una asociación que ha generado una extensa actividad expositiva. Sus...
La sala Europa del complejo cultural San Francisco acoge, hoy a las 19,30 horas, la presentación del libro del mago cacereño Jorge Luengo 'Supertrucos mentales para la vida diaria'. La publicación,...
More inAgenda  

Libros Recomendados

Elegía a tus atajos entre nuestros rodeos
Miércoles, 07 Agosto 2019
En un texto de Terentianus Maurus, gramático latino del s. II, se localiza el hexámetro cuyo segundo hemistiquio se hará especialmente famoso, aunque algunos estimen el primero como un avance de la...
El final del camino
Miércoles, 07 Agosto 2019
Cada vez que en un texto literario surge la palabra “camino”, entre las referencias inevitables se impone ineludiblemente Kavafis, con sus sabias recomendaciones: Cuando emprendas tu viaje a Ítaca...
Ahora
Lunes, 15 Julio 2019
José Antonio Zambrano (Fuente del Maestre, 1946) es uno de los poetas extremeños más reconocidos a nivel nacional. Análisis y apreciaciones sumamente positivas de sus obras han sido expuestas por...
Novelas cortas
Lunes, 15 Julio 2019
Antonio Pedrero Rubio y Bartolomé Miranda Díaz son dos bibliófilos extremeños (el segundo llegó incluso a presidir la UBEx), residentes en Sevilla y cuyo interés por el escritor Antonio Reyes...
Un hombre poliédrico
Martes, 18 Junio 2019
Julio Cienfuegos (Azuaga, 1920-Badajoz, 1996), “hombre multicompetente” según expresión de Manuel Vaz-Romero (Ars et Sapientia, nº 26, agosto 2008), “un hombre poliédrico” como reza el subtítulo de...

Últimas Publicaciones

Félix Pinero Periodista y escritor No es la primera vez que el historiador del arte y las tradiciones extremeñas, José Antonio Ramos Rubio, acude a la fotografía para revelarnos el pasado de...
Desde que el año 1992 se descubriese en Barcarrota una biblioteca emparedada, que Fernando Serrano demostró pertenecía al médico judío Francisco de Peñaranda, dicho pueblo, próximo a la frontera...
Libertad González Nogales y Cayetano Ibarra, Memoria de Libertad. Zafra, Imprenta Rayego, 2018. Cayetano Ibarra ha puesto la letra al relato oral con el que fue recomponiendo su vida Libertad, una...
-Cortés Cortés, Fernando (dir.), Revista de Estudios Extremeños, 2017-III. Badajoz, Centro de Estudios Extremeños. Tomo LXXIII de la clásica revista extremeña, recoge en sus casi 800 páginas...
Francisco Joaquín Pérez González, Elisa. Barcarrota, autoedición, 2018-05-26 Escritor polifacético, promotor de ediciones (siempre relacionadas con su terruño natal, Barcarrota) y etnógrafo, Pérez...
More inPublicaciones  

Boletines

MEMORIA DEL CURSO ACADÉMICO 2016-2017 (PDF) SEPARATAS Francisco Fernández Golfín (II). Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. CARMEN FERNÁNDEZ-DAZA ÁLVAREZ (PDF) El sonido de...
Partituras: Ave Maris Stella, La Pirroquia, Canción al Niño Jesús. Miguel del Barco Gallego (PDF) Francisco Fernández Golfín (I) Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. Carmen Fernández-Daza...
Descargar (PDF) MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: Partituras: Dos Elegías, Himno de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y Marcha Académica.PDF ANTONIO GALLEGO GALLEGO: Música y...
Descargar (PDF) FRANCISCO JAVIER PIZARRO GÓMEZ: José Miguel Santiago Castelo (in memoriam). PDF JOSÉ ANTONIO ZAMBRANO, Pesar de un son. PDF CARLOS MEDRANO, Poema Casteliano. PDF CARLOS GARCÍA...
More inBoletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper