Fondo Logo

El año 1817 fallecía en Montpellier, exiliado para rehuir las persecuciones de Fernando VII contra constitucionalistas y liberales, el poeta y ensayista Meléndez Valdés (Ribera del Fresno, 1754). Para conmemorar el segundo centenario de tan triste muerte, los organizadores de las IX Jornadas de Historia de Almendralejo y Tierra de Barros, decidieron dedicar el simposio a tan ilustre personaje bajo el lema “Juan Meléndez Valdés y su tiempo en Tierra de Barros…”. Se recogen las ponencias y comunicaciones allí defendidas en este volumen con 430 páginas de formato mayor, que coordinan Juan Diego Carmona Barrero y Matilde Tribiño García.
Felipe Lorenzana, que recientemente dio a luz el estudio Extremadura, voto en Cortes. El nacimiento de una provincia en la España del siglo XVII (Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2018), boceta aquí el contexto histórico de la región, resaltando las inquietudes políticas dominantes en la época durante la centuria del enfrentamiento entre el Antiguo y Nuevo régimen, con la Constitución de Cádiz en lontananza.
El segundo ponente, Jesús Cañas Murillo, estudia las relaciones entre el Meléndez Valdés y el “casi extremeño”, aunque nacido en Madrid, Manuel José Quintana, buen amigo del escritor pacense, más bien maestro, cuyos versos antologó en el tomo cuarto de la obra Poesías selectas castellanas desde el tiempo de Juan de Mena hasta nuestros días (1830). Quintana le antepuso (sin firma) el valioso preliminar “Noticia histórica y literaria de Meléndez”. Ya antes, él mismo se había encargado de preparar los cuatro volúmenes de las Poesías de D. Juan Meléndez Valdés (Madrid, Imprenta Nacional, 1820).
Muy breve, aunque enjundioso, es el apunte de Miguel Ángel Lama, que lo titula “El desamparo de Juan Meléndez Valdés. Poesías e ideas de un ilustrado”. Se inspira el profesor en la oda XXIV del de Ribera, cuya entradilla preanuncia ya el doloroso sentir del sujeto lírico, que los románticos harán famoso: “A la mañana, en mi desamparo y soledad”.
El resto de las comunicaciones contribuyen a contextualizar la vida de Meléndez: estado social y económico de Ribera (Juan Antonio Balleteros Díez); la encomienda en dicho pueblo asentada (Ángel Bernal Estévez) o las propiedades allí radicadas de la casa de Medinaceli (José María Moreno González). Otros congresistas exponen cuestiones artísticas, demográficas, jurisdiccionales, históricas e incluso pedagógicas de poblaciones del entorno (Burguillos del Cerro, Villalba, Almendralejo).

Juan Diego Carmona Barrero y Matilde Tribiño García (coords.), Juan Meléndez Valdés y su tiempo en Tierra de Barros en el bicentenario de su muerte (1817-2017). Almendralejo, Asociación Histórica de Almendralejo, 2018

Alonso Carretero vino al mundo (1952) en La Morera, villa próxima a Santa Marta, la población de Los Barros donde ha querido enmarcar la última novela. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense, desarrolló su carrera profesional en diferentes áreas: investigación de mercados, publicidad y periodismo. Hoy está dedicado casi exclusivamente a la creación literaria y es autor de numerosos títulos. “Hay una fuerza que me obliga a situar a mis personajes en Extremadura”, declara el capítulo de agradecimientos de esta obra. Para la misma los ha elegido entre los protagonistas de una tragedia que conmocionó Santa Marta a finales del XIX, justo cuando el país se vio tan hondamente perturbado por guerra de Cuba y la pérdida de los últimos pecios coloniales. Carretero combina buenas dosis de historia y muchas más de imaginación en una novela cuya lectura evoca ineludiblemente el Jarrapellejos de Felipe Trigo, si bien los rasgos de su cacique no alcanzan la rotundidad psicológica del de Villanueva.
Como este último, Manuel Osorio es un poderoso latifundista, con escasos escrúpulos morales, amigo de clérigos corruptos a los que sabe manipular, si bien no parece interesado en el devenir político de la provincia, ni siquiera de su pueblo. Arrolladora personalidad, sabe imponerse a los conciudadanos, pero no consigue eludir un trágico destino: será la víctima de un crimen cuyos móviles no fueron los más previsibles de carácter social o pasional, sino simplemente la decisión de robarle que indujo a los fautores del asesinato.
Junto a elementos bien documentados (crónicas periodísticas, actas judiciales) y otros típicos del agro extremeño (plagas de langosta, paro estacional, hambre, humillaciones de los más débiles), discurren otros de carácter etnográfico (rito de la matanza, recetas gastronómicas, refranero, lirica popular). A cargo de la fantasía creadora corren muchos, no pocos de carácter inverosímil, que le proporcionan picante al relato. Los hay también mal avenidos con la verdad histórica, pero que no rechinan en exceso. A mí me hubiese gustado mayor pulcritud en el tratamiento de krausistas, masones y gente afín a la Institución Libre de Enseñanza, que ciertamente tuvieron presencia en la Santa Marta finisecular y aparecen por algunas páginas de la novela. Me resulta inverosímil, y creo sobra en el libro, ese hallazgo, tras afanosa búsqueda, de un tesoro (50 kgs. de oro), que la Logia (¿de dónde?) habría hecho ocultar por alrededores bajo una gigantesca encina al producirse la revolución de 1868.
Lo mejor, sin duda, son los pasajes en los que el novelista despliega una voluntad de estilo suficiente para impregnar la prosa con brillantes recursos literarios: sinestesias, símiles y metáforas sorprendentes. Así ocurre cuando describe desde campos objetivos, por ejemplo el esplendor de las dehesas, al mundo interior de hombres y mujeres agitado por impetuosas convulsiones. Quizás las más agudas sean las de la aún joven prostituta, Mica, víctima en su adolescencia (no del todo inocente) de un cacique que, pese a todo, se enamora de tan atractiva daifa. Por el contrario, el tratamiento del esposo o amigo que se trae de Portugal, un cornudo complaciente, cómplice también en el crimen, reconvertido en juglar, resulta cuando menos desconcertante.
Resulta elogioso el esfuerzo por reconstruir literariamente aquella Extremadura decimonónica, a punto de pasar al nuevo siglo sin haber superado las más antiguas carencias.
Alonso Carretero Guerrero, El crimen de Santa Marta. Madrid, Visión Libros, 2018

Los accidentes trágicos en las minas seguramente son connaturales a la propia existencia de esas explotaciones. Quizás nadie como Zola con Germinal (1885) ha descrito tan crudamente las circunstancias en que se desarrolla la vida de los trabajadores (niños muchas veces) arañando las entrañas de la tierra. Es asunto bien conocido por escritores contemporáneos
Yuri Herrera (Actopán, México, 1970) obtuvo el grado de Doctor en Lengua y Literatura Hispana por la Universidad de Berkeley (California) con un trabajo sobre el incendio de la mina “El Bordo”, de Pachula, ocurrido el 10 de marzo de 1920, época en que aún estaban vivos los ecos de la revolución mexicana. De aquella investigación (se la puede consultar en Internet) nace esta obra, más próxima al género novelístico que a las tesis académicas, aunque conserve la reciedumbre documental de las mismas.
Herrera, que imparte docencia en la Universidad de Tulane (Nueva Orleans), es autor de numerosos ensayos y cuentos, así como de otras tres novelas, también publicadas en Periférica: Trabajos del reino (2008), Premio Binacional de Novela Border of Words y Premio Otras Voces, Otros Ámbitos a la mejor novela del año en lengua castellana; Señales que precederán al fin del mundo (2009) y La transmigración de los cuerpos (2013).
Con El incendio de la mina El Bordo se propone rescatar de un interesado y casi absoluto silencio, un siglo después, la historia de los más de 80 hombres que expiraron en aquellas profundas galerías. Lo más indignantes es que podrían haberse salvado (así ocurrió con varios centenares subidos durante las primeras horas y 7 rescatados tras una semana horrible, así para ellos como para sus mujeres e hijos). Los gestos de solidaridad típicos de la gente minera reducirían, pero no pudieron impedir la tragedia.
Por qué los responsables del rico yacimiento tomaron las torpes y precipitadas decisiones aquí referidas, no queda del todo claro. Pero cabe suponer que mandaron cerrar herméticamente, a las pocas horas de iniciarse el incendio, los tiros de salida para así, ya agotado el oxígeno, sofocar las llamas antes de que éstas destruyesen las costosas instalaciones precisas para seguir extrayendo el mineral. Berry, el superintendente yanqui, y los “catrines” del equipo director dan a entender que habían salido al exterior todos los mineros (falso) o que, de cualquier forma, nadie vivo podía quedar ya en el interior (igualmente falso). Con tales excusas amañaron el expediente judicial después abierto, para eludir responsabilidades (y pagas oportunas a las familias de los fallecidos).
La novela, que tiene mucho de reportaje histórico y no poco de ensayo, nos conduce con su excelente prosa, de una gran riqueza lingüística, a dos submundos infrahumanos: el inferior de la minería, donde aún se laboraba en condiciones insoportables, casi idénticas a las de la época colonial, y el superior de los entresijos capitalistas, más atentos al lucro de sus negocios que al dolor obrero.
“El silencio no es la ausencia de historia, es una historia oculta bajo una forma que es necesario descifrar”, declara el autor en los preliminares. Nuestra gratitud por saber introducirnos en los códigos para lectura de tan dolorosos acontecimientos. Yuri Herrera, El incendio de la mina El Bordo. Cáceres, Periférica, 2018.

A Bartolomé J. Gallardo, padre de la bibliografía contemporánea española y polemista contumaz, se le evoca impetrando obstinadamente “¡doCumentos, documentos!”. Los buscaba con decisión, convencido de que eran fórmula imprescindible para establecer la verdad histórica. Claro que, como bien supo el sabio de Campanario, todas las fuentes documentales no justifican la misma consideración y demandan diferentes lecturas. No cabe tratar del mismo modo un acta notarial, el reportaje periodístico de según qué medio, el artículo de un órgano de prensa editado por cualquier partido, la hoja volandera de este sindicato, un informe gubernamental o las epístolas cruzadas entre amigos o familiares.
Bien lo sabe José Ignacio Rodríguez Hermosell (Badajoz, 1969), jurista de formación y bibliotecario de oficio, documentalista en la Junta de Extremadura, según ha demostrado en sus publicaciones. Entre las mismas podemos recordar Movimiento obrero en Barcarrota: José Sosa Hormigo, diputado campesino (2005) o El Tesoro de Barcarrota (2008)
La misma solicitud en la búsqueda de documentos y el pulcro tratamiento de los mismos lo distinguen en esta densa obra, Vuestros y de la causa socialista: movimiento obrero y Casa del Pueblo de Don Benito hasta 1938, que obtuvo el XVII Premio de Investigación “Santiago González”.
Tras un minucioso rastreo por archivos, hemerotecas, bibliotecas y entradas de Internet, el autor compuso la historia de las luchas que los trabajadores dombenitenses desarrollaron desde principios del siglo XX hasta la ocupación de su pueblo por el ejército franquista (julio 1938) paran buscar soluciones al tremendo problema social del que sin duda las clases humildes eran las víctimas principales.
Especial atención merece el impresionante cúmulo de asociaciones creadas por los gremios de Don Benito (La Benéfica, La Humanitaria, La Previsora, La Auxiliadora, La Esperanza Agraria, La Fraternidad y tantas otras), cuyos miembros irán radicalizándose de forma rápida, pasando de la ayuda mutua a planteamientos abiertamente revolucionarios. Factores claves de estas posturas societarias serán las percusiones publicitarias de la Revolución rusa (1917) y, sobre todo, la llegada de la II República (1931), aparte de que nunca terminaron de encontrarse soluciones a las crisis permanentes que atormentaban a buena parte de la población.
La cuestión agraria constituía el factor máximo de disturbios, aunque colectivos como el de los zapateros, tan numerosos en la población, mostraban una constante actitud reivindicativa.
Ahora bien, el protagonismo de las luchas sociales lo encarnarán los campesinos pobres, especialmente los aparceros y yunteros, cuyas vicisitudes quedan bien recogidas. Organizaciones socialistas como la UGT, la Casa del Pueblo, la Federación de Trabajadores de la Tierra apoyarán las demandas de una reforma que proporcione tierras quienes las saben cultivar. También, aunque con menor presencia, surgen asociaciones inspiradas en el comunismo libertario, no siempre bien avenidos socialistas y comunistas. Pablo Iglesias, Largo Caballero, Margarita Nelken, José Antonio Primo de Rivera y otros dirigentes nacionales harán actos de presencia en la población para animar a sus correligionarios. Inevitablemente, en el Ayuntamiento de la ciudad han de repercutir las polémicas de sus ciudadanos, según se expone, sin perder de vista el contexto nacional y, sobre todo, las situaciones de la provincia pacense.
Hermosell boceta también la biografía de los principales líderes obreros, hombres y mujeres, muchos de los cuales terminarán trágicamente a raíz de la sublevación militar o serán forzados al exilio. Según apuntes recogidos por otros estudiosos, pasan de trecientas las personas de izquierdas allí asesinadas, aproximándose a los doscientos los que habían perdido la vida por su adscripción a las derechas.
Singular atención merecen episodios poco conocidos, como la fidelidad a la República de la comunidad evangélica de Santa Amalia; la ayuda económica (mínima) que los obreros del gas y la electricidad de Don Benito remiten a sus colegas alemanes (1934) o el repudio que originan las máquinas segadoras en un agro de recolección manual, por no decir la propuesta que presenta Manuel Casado al pleno municipal (mayo 1937) para sustituir el nombre de “Don Benito” por el de “Benito Rojo”, al parecer de Radio Comunista mucho más democrático.
En resumen, una obra excelente para acompañar las luchas, al fin frustradas, de un pueblo tan trabajador para poner fin a calamidades seculares. José Ignacio Rodríguez Hermosell, Vuestros y de la causa socialista: movimiento obrero y Casa del Pueblo de Don Benito hasta 1938.Don Benito, Ayuntamiento, 2018.

La fantástica historia de la princesa Magalona ocupa lugar preferente en casi todas las literaturas europeas desde sus orígenes provenzales (siglo XII) hasta la época contemporánea. Menéndez y Pelayo, que todo lo sabía, la resume en su extraordinario estudio sobre los Orígenes de la novela (tomo II). De las versiones españolas cabe recordar la publicada en Toledo el año 1526, que lleva por título La historia de la Linda Magalona, hija del rey de Nápoles, y del muy esforçado cavallero Pierres de Provença. O la que, casi dos siglos después aparecería en Olot, La historia del noble y esforsat Cavaller Pierres de Provença, y de la gentil Magalona, filla del Rey de Napols, y de las fortunas y trebàlls que passàren en la sua molt enamorâda vida. Con bien perceptibles variantes según el país de recepción, la leyenda ha tenido repercusiones en narraciones, poesías, pintura, música y otras artes. Finalizando el siglo XVIII, el alemán Ludwig Triek esribe el poema romántico La maravillosa historia de amor de la hermosa Magalona y el conde Pedro de Provenza, a la vez que el gran Johannes Brahms componía un lied pronto célebre, Die Schöne Maguelone.
Son estas dos últimas creaciones las que más ha tenido en cuenta el escritor extremeño a la hora de afrontar nuevamente aquel mito medieval, eta vez en forma de poema épico, si bien impregnado de impulsos eróticos. A Marino González (Almaraz, 1963), profesor de secundaria, se le conoce especialmente merced a la revista La Luna de Mérida y la editorial “De la luna libros”, por él creadas y dirigidas. Es también autor de libros de cuentos Sedah Street, Diarios Miedos y Sed, así como de los poemarios Incógnita del tiempo y la velocidad y Un estanque de carpas amarillas. Suyas son también las obras Rollos y Picotas de Extremadura; The Tempest, una versión libre de la obra de Shakespeare, y distintas versiones de textos grecolatinos como Cásina, El Persa o Truculentus, de Plauto y El Eunuco, Heautontimorumenos y Adelphoe de Terencio.
Esta primera aproximación a Magalona y su amante Pierres de Provenza se presenta como adelanto de un ambicioso proyecto dramático-musical para el que cuenta con la colaboración del pianista emeritense Abraham Samino y del tenor venezolano Alain Damas. El texto de Marino supone, pues, el soporte literario de ese previsto espectáculo épico-dramático-musical, si bien con muy libres modificaciones sobre la leyenda tradicional, viaje hasta Suecia incluido.
Estructurado en cuatro estaciones y un epílogo, este conjunto de casi seiscientos versos, casi todos endecasílabos blancos, constituye un único y gran poema. El protagonismo se concede al joven amante, cuyas múltiples vicisitudes él mismo evocará en primera persona, desde el encuentro iniciático con la princesa, hasta el inesperado fin. Para fortalecer los aires prístinos del asunto y el recuerdo de los grandes clásicos (la Odisea sigue latente), la bien cuidada maquetación se inspira en elementos de los códices medievales manuscritos y dibujados, como miniaturas, guardas o capitulares arcaicos. No obstante, el autor maneja perfectamente los recursos típicos de la poética contemporánea, con especial tino para las imágenes surrealistas y las sinestesias. Esa sabia combinación proporciona a la entrega un indudable atractivo. Tampoco desmerecen las acotaciones en prosa intercaladas a modo de directrices dramáticas para una posible representación. Marino González Montero, La bella Magalona. Mérida, De la luna libros, 2018

Con Los Baños del Pozo Azul, narración de 718 páginas (noticia histórica y bibliográfica incluidas), Sánchez Adalid vuelve, veinte años después, al tiempo y lugar –la Córdoba del siglo X- donde se desarrollaba El mozárabe, su primer gran éxito editorial. Más de un millón de ejemplares ha vendido dicha novela, a los que el autor extremeño (Villanueva de la Serena, 1962) suma numerosos títulos, uno al menos cada año, excelentemente acogidos por el público : Félix de Lusitania (2002), La tierra sin mal (2003), El cautivo (2004), La sublime puerta (2005), En compañía del sol (2006), El alma de la ciudad (2007), El caballero de Alcántara (2008), Los milagros del vino (2010), Galeón (2011), Alcazaba (2012), El camino mozárabe (2013), Treinta doblones de oro (2013), Y de repente, Teresa (2014), La Mediadora (2015), En tiempos del Papa sirio (2016).
Licenciado en Derecho Civil y Canónico, párroco de Mérida, profesor en las Escuelas Universitarias de Santa Ana (Almendralejo), patrono de la Fundación Paradigma, bibliotecario de la R. Academia de Extremadura, Sánchez Adalid es un trabajador infatigable, al que adornan condecoraciones y premios múltiples, como la Medalla de Extremadura (2009) o el Fernando Lara (2007) y el Alfonso X de novela histórica (2012).
Este es sin duda el género literario que prefiere. Lo cultiva procurando documentarse bien sobre la época que elige (con preferencia, aunque no exclusivamente, la andalusí altomedieval o el primer siglo de la conquista del Nuevo Mundo). Con el desarrollo de trama busca aproximar al gran público las circunstancias históricas y exhortarlo al cultivo de unos valores éticos que los personajes de cada obra protagonizan. Entre ellos suelen figurar los defensores del ecumenismo, la tolerancia, el irenismo, la generosidad, el respeto a los otros y la rectitud moral.
Modelo de tales virtudes, pese a las humanas debilidades, bien podría ser Sub Umm Wallad, “la señora de las señoras de Córdoba”, cuya presencia ya contemplábamos en El Mozárabe y aquí se erige en núcleo de la obra. Mujer admirable, relativamente bien conocida gracias a historiadores como Ibn Hayyan, R. Dozy, Lévy-Provençal, María Jesús Viguera Molins y, sobre todo, Manuela Marín, pocas vidas más “novelescas” que la suya. Natural, según las crónicas musulmanas, del país vasconavarro, la llevarán muy joven a la corte de los califas, convirtiéndose en esposa de Alhakén II, el segundo Omeya, y madre de Hishán II. Romperá con los esquemas tradicionales del palacio, haciéndose visible en todas las áreas: no se cubre el rostro, monta a caballo, se relaciona con el pueblo, asiste a las ceremonias públicas, trata con los visires, recibe embajadores, controla el tesoro dinástico… Auriola o Aurora, según también se la conoce, procura mantener siempre una independencia que quizás aprendería en su niñez cristiana.
Frente a las debilidades del heredero, se erige la poderosa figura de Almanzor, cuyo apetito de poder planean frenar los partidarios de Sub Umm, que viene manteniendo con el gran caudillo unas relaciones equívocas. Las vicisitudes de la conjura constituyen el núcleo del relato. Las tensiones sociopolíticas irán agravándose hasta la explosión insurreccional, que al fin las habilidades de la “jadiya” consiguen resolver, aunque sea a base de importantes cesiones. Casi todos pierden, pero también ganan.
Los Baños del Pozo Azul, un maravilloso hamán cordobés, se convierten en el epicentro de la narración (sin olvidar el Alcázar y Medina Azahara), del que se hacen magníficas descripciones. Pueblan los ambientes palaciegos, donde grandes y pequeñas personas dirimen sus pasiones más o menos relevantes, a menudo con unas buenas copas de vino, otros personajes secundarios, pero tan atractivos como el hermano de Sub, cadí de Badajoz; los jefes eunucos del harén califal; Abda, irritable vascona, una de las mujeres de Almanzor, o el joven poeta Farid. Este facilita al autor alternar los pasajes descriptivos (pocos) y los diálogos dominantes con los textos de casidas, proverbios, aforismos y otros productos de los diwanes andalusíes. La estructuración en breves capítulos (cien) contribuye a la agilidad de la lectura. Jesús Sánchez Adalid, Los baños del pozo azul. Madrid, HarperCollins Ibérica, 2018.


Con el patrocinio de la
JUNTA DE EXTREMADURA
Consejería de Cultura e Igualdad


 

Últimas Noticias

SE CELEBRÓ EN EL SALÓN DE PLENO DE LA DIPUTACIÓN DE BADAJOZ Con el ceremonial acostumbrado se celebró, el pasado 4 de octubre de 2019, la apertura del curso académico 2019-2020 de la Real Academia de...
La Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes celebró sesión solemne, el sábado 8 de junio de 2019, para recibir como académica de número a Maria del Mar Lozano Bartolozzi, catedrática...
En la Feria del Libro de Badajoz Manuel Pecellín Lancharro, secretario de la Real Academia de Extremadura, presentó una de sus últimas obras, “Libre con libros”, publicada por “Editamas”, en la que...
A finales del pasado mes de abril falleció en Méjico el doctor Luis Maldonado Venegas, presidente de la Academia Nacional de Historia y Geografía de la Universidad Autónoma de México, colaborador de la...
En el pasado mes de abril, diferentes instituciones extremeñas tributaron un homenaje a don Antonio Montero, primer arzobispo de la provincia eclesiástica extremeña y académico numerario de la Real...
More inActividades  

Agenda

La XIX Feria del Libro de Cáceres contará con 19 expositores, 42 presentaciones y la presencia de la finalista del Premio Planeta, Cristina López Barrios, y Pilar Eyre como ya adelantó HOY. Además,...
La Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, en Madrid, acogerá el día 17 la mesa redonda 'Cipriano Segundo Montesino (1817-1901): un extremeño en el origen de la Real Academia de...
Un fotógrafo, Pedro Casero, un pintor, Jorge Juan Espino, y un escultor, José Luis Hinchado, han unido sus trayectorias en una asociación que ha generado una extensa actividad expositiva. Sus...
La sala Europa del complejo cultural San Francisco acoge, hoy a las 19,30 horas, la presentación del libro del mago cacereño Jorge Luengo 'Supertrucos mentales para la vida diaria'. La publicación,...
More inAgenda  

Libros Recomendados

Cartas de Casiodoro de Reina
Lunes, 25 Noviembre 2019
Hace pocas semanas reseñábamos aquí un volumen en que se reproducen tres obras de Casiodoro: Comentario al Evangelio de San Juan. Capítulo IV de Mateo y Prefacio a la Biblia del Oso. Su edición fue...
Espuelas, hoces y cuchillas
Jueves, 21 Noviembre 2019
Afrontar la reseña periodística de un volumen con casi quinientas páginas en formato mayor (25X25) no resulta tarea fácil, más aún si la obra se compuso de modo holísitico, proponiéndose referir...
El placer
Jueves, 21 Noviembre 2019
Guy de Maupassant (1850-1893) fue uno de los más destacados escritores franceses ya en su época, marcada por la prevalencia del “naturalismo”. Formado estilísticamente por Gustave Flaubert (algunos...
Anagnórisis
Miércoles, 06 Noviembre 2019
Como cada año desde 1963, en mayo de 2018 fue la celebración del “Día de las Letras Galegas”, que viene dedicándose a personas destacadas por escribir en idioma gallego o defenderlo. Lo curioso fue...
Durante los días 18 y 19 de octubre se celebraron en Almendralejo las IX Jornadas sobre Humanismo Extremeño. La organización estuvo a cargo de la R. Academia de Extremadura de las Letras y las Artes...

Últimas Publicaciones

Félix Pinero Periodista y escritor No es la primera vez que el historiador del arte y las tradiciones extremeñas, José Antonio Ramos Rubio, acude a la fotografía para revelarnos el pasado de...
Desde que el año 1992 se descubriese en Barcarrota una biblioteca emparedada, que Fernando Serrano demostró pertenecía al médico judío Francisco de Peñaranda, dicho pueblo, próximo a la frontera...
Libertad González Nogales y Cayetano Ibarra, Memoria de Libertad. Zafra, Imprenta Rayego, 2018. Cayetano Ibarra ha puesto la letra al relato oral con el que fue recomponiendo su vida Libertad, una...
-Cortés Cortés, Fernando (dir.), Revista de Estudios Extremeños, 2017-III. Badajoz, Centro de Estudios Extremeños. Tomo LXXIII de la clásica revista extremeña, recoge en sus casi 800 páginas...
Francisco Joaquín Pérez González, Elisa. Barcarrota, autoedición, 2018-05-26 Escritor polifacético, promotor de ediciones (siempre relacionadas con su terruño natal, Barcarrota) y etnógrafo, Pérez...
More inPublicaciones  

Boletines

MEMORIA DEL CURSO ACADÉMICO 2016-2017 (PDF) SEPARATAS Francisco Fernández Golfín (II). Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. CARMEN FERNÁNDEZ-DAZA ÁLVAREZ (PDF) El sonido de...
Partituras: Ave Maris Stella, La Pirroquia, Canción al Niño Jesús. Miguel del Barco Gallego (PDF) Francisco Fernández Golfín (I) Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. Carmen Fernández-Daza...
Descargar (PDF) MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: Partituras: Dos Elegías, Himno de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y Marcha Académica.PDF ANTONIO GALLEGO GALLEGO: Música y...
Descargar (PDF) FRANCISCO JAVIER PIZARRO GÓMEZ: José Miguel Santiago Castelo (in memoriam). PDF JOSÉ ANTONIO ZAMBRANO, Pesar de un son. PDF CARLOS MEDRANO, Poema Casteliano. PDF CARLOS GARCÍA...
More inBoletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper