Fondo Logo

Dos grandes libros elegíacos permanecen en mi memoria entre las obras de los escritores extremeños contemporáneos: Visitación de la muerte, en el que Joaquín Calvo Flores nos conmovió con su duelo por la esposa fallecida en plena juventud, y La semilla en la nieve,ungido por las lágrimas de Ángel Campos Pámpano, también él prematuramente desaparecido, ante el cadáver de su madre. Con ellos conforma un trío desgarrador esta obra, de título “a lo Kundera” quizá no muy feliz, La insoportable soledad de yo no ser por culpa de tú no estar, poemario que el autor escribe tras la muerte de Antonia, la mujer de su vida.
Antonio Pacheco (Olivenza, 1955) se dio a conocer cuando obtuvo (1983) el Premio de Poesía que convocaba la Asociación de la Prensa de Badajoz con En la Ciudad del Agua. Poco después (1984) se le otorgaba el I Premio Constitución de Poesía por Tú para tristes momentos tristes. Desde entonces, ha ido publicando hasta una decena de libros, entre los que cabe recordar Estaciones para una ceremonia; Abril, impronta primavera y Madrugada de los ferrocarriles. El penúltimo, Solitaria rosa de tu aliento (2015), reincidía en la temática de los anteriores, que, según declaraciones propias, no era sino "amor de la memoria, amor de la nostalgia, de la experiencia o de lo desconocido. Pero siempre desde esa óptica", confesando que su mujer era su auténtica musa: "Es maravillosa desde que la conocí, cuando ella tenía 15 años. Nos hemos hecho el uno al otro".
Antonio Pacheco está incluido en Abierto al aire, pionera antología de poetas extremeños contemporáneos, así como en la Gran Enciclopedia de Extremadura. Sin embargo, no aparecen otros importantes trabajos que han venido publicándose sobre escritores extremeños en los lustros últimos. Suele suceder que en tales historias de la literatura, si bien “lo son todos los que están”, “no están todos los que son“ (algo que les ocurre también a poetas tan relevantes como Rafael R. Félix Morillón, Isabel Escudero, Pablo Jiménez, José María Bermejo, Ángel Sánchez Pascual o José Iglesias Benítez, por citar sólo las ausencias más llamativas). Fenómeno seguramente inevitable en cualquier antología, por más trabajada que haya sido, resulta extraño afecte incluso a quien ha ejercido toda su carrera profesional a orillas del Guadiana. En cualquier caso, Antonio Pacheco es un creador sólido, buen conocedor de la literatura, con confesadas preferencias por una larga nómina de autores que van de García Lorca, Salinas y César Vallejo a Antonio Gamoneda, sin excluir a su paisano y homónimo Manuel Pacheco.
Esta dolorida entrega se estructura en dos partes bien diferenciadas: “Diálogo a media voz” y “Monólogos del silencio”. Los poemas de la parte inicial están construidos en primera persona y constituyen un intento de establecer con la amada ausente el coloquio ya imposible. A ella se dirigen todos los versos, melancólicas evocaciones de vicisitudes gozosas compartidas durante seis lustros de convivencia, que el vacío por la pérdida y consecuente soledad transforman en dolor. Son composiciones de amplio alcance y estructura libre, de metro casi siempre corto, sostenidas con suaves asonancias. Abundan en imágenes espléndidas, muchas próximas al surrealismo.
Le siguen los monólogos, poemas más breves, algunos mínimos, de versos blancos, para mí no tan felices. El autor parece resignarse y se refugia en el lenguaje, también en los silencios, para encontrar cómo sobrevivir al cataclismo existencial que se le echó encima. Pero ni el pudor impide el lamento, ni la incineración, que las manos de ella continúen haciéndose sentir, dulce y consoladora. Concluye el libro con otro de sus poemas próximos al haiku: La eternidad/ en ti/apenas fue un instante.
Antonio Pacheco, La insoportable soledad de yo no ser por culpa de tú no estar. Badajoz, Fundación, CB, 2018

Como las entregas anteriores, el último volumen de actas donde se recogen los trabajos defendidos durante las XVIII Jornadas de Historia en Llerena 2017, constituye una valiosísima aportación para el conocimiento de nuestro pasado. Así resulta no tanto por las colaboraciones aquí recogidas de las principales figuras invitadas (Christine Mazzoli-Guintard, Universidad de Nantes; Isabel Montes Romero-Camacho, Universidad de Sevilla, y Reyes Mates, Consejo Superior de Investigaciones Científicas), sino por otros estudios de autores con menos nombre, pero cuyo rigor intelectual queda patente.
La publicación se dedica a la memoria de Manuel Maldonado, del que hubiese resultado oportuno incluir la oportuna biobibliografía. Asiduo partícipe de estas Jornadas, el fallecido era natural de Trasierra (Badajoz) y, aunque fue catedrático de Biología en el Instituto “San Isidoro” de Sevilla, dedicó valiosos estudios a la Orden de Santiago y sus encomiendas, recogidos en diferentes publicaciones.
Estuvo centrada esta edición en ese singular fenómeno que durante siglos conocería España: la conjunción, más o menos armónica, de las tres grandes culturas monoteístas, tal como según cada época y lugares las encarnaran judíos, musulmanes y cristianos, asunto de indudable trascendencia y actualidad. En los territorios de Extremadura, los seguidores del Evangelio, el Corán y la Tora forzosamente tuvieron que confrontar secularmente fe, costumbres, lenguaje, conocimientos, leyes, gustos artísticos, saberes científicos y modos de vida propios, bajo distintas relaciones de poder, dando origen a muy destacadas personalidades, monumentos, obras literarias, etc. de cada progenie. Por razones múltiples, Llerena, con su pasado islámico, sede del Tribunal de la Inquisición y de una muy numerosa e influyente aljama judía, se erige en lugar privilegiado para acoger simposios de estudios interculturales. (Algo que también puede atribuirse a otras poblaciones coexistentes bajo la “sombra de Tentudía”, como Zafra, Segura de León o Fregenal de la Sierra). Señalaré los que más han suscitado mi atención, sin desmerecer del resto.
Rafael Caso Amador y José Ramón Vallejo Villalobos, manejándose, según costumbre, con materiales archivísticos de primera mano, nos delinean la figura de Melchor de los Reyes (1571-1603), un frexnense de origen judeocoverso pasado al Perú (1594). Miembro del linaje de los Paz, presente también en otras poblaciones del entorno, entre ellas Monesterio (donde aún pervive el apellido), el indiano haría fortuna dedicándose al comercio y la recaudación de tributos (contó también con un pequeño número de esclavos negros).
Catedrático de Latín, Andrés Oyola hizo su tesis doctoral sobre la obra De recta curandorum vulnerum, pionero tratado de medicina suscrito por Arce (Arceo), el traumatólogo junto al que Arias Montano se iniciara en las artes de curar. El autor relaciona a ambos con un médico de cámara de Felipe II, Fernando Mena, cuyas raíces étnicas se desconoce (aunque por la época funcionaban como sinónimos “galeno” y “judío”). Y aun se apunta a un cuarto discípulo de Hipócrates, Álvaro Núñez, este sí de indudable origen israelita.
Como lo era sin duda Israel Gabriel, un trujimán (intérprete, del árabe turjumin) nacido en Llerena, cuyo currículum establece Luis Garraín, reconocido estudioso, que tan bien conoce el mundo judeoconverso, quien a la vez especula sobre el posible autor del Alborayque, uno de los ensayos, con fuerte carga antisemita, que forman parte de la “Biblioteca de Barcarrota”. Escrito en la “Atenas de Extremadura”, núcleo del mudéjar, por alguien singularmente culto, velará su nombre por lógicas precauciones, más comprensibles en el marco histórico que el articulista describe, complementando las también documentadas páginas de Ángel Bernal Estévez sobre “Diversidad racial y multicultural. Vivir en Llerena a finales de la Edad Media”. Felipe Lorenzana de la Puente y Francisco Javier Mateos Ascacíbar (coords.), El legado de la España de las tres culturas. Llerena, Sociedad Extremeña de Historia, 2018.

La colección Los Galeotes pretende divulgar piezas menos conocidas de los grandes momentos de la literatura en español y, a su vez, aspira a convertirse en un complemento a las exposiciones producidas por el Instituto Cervantes. Esta colección inicia su andadura con el título Lorca, el poeta y su pueblo, volumen de Arturo Barea que nunca antes fue publicado en España y que ofrece una visión lúcida, entrañable y valiente del gran poeta andaluz.
De la presentación de este libro se encarga Ian Gibson, reconocido especialista y autor de uno de los prólogos del libro. De la edición de este libro se ha encargado Juan Marqués. Arturo Barea (Badajoz, 1897 - Faringdon, 1957) se ha convertido con el tiempo en uno de los narradores españoles exiliados más leídos y apreciados, gracias a su memorable trilogía autobiográfica La forja de un rebelde (1940-1945), una monumental novela-testimonio traducida a más de quince idiomas que ha hecho de Barea, un escritor mundialmente conocido, aunque al mismo tiempo nunca ha perdido cierto aura de escritor secreto. Autor de los volúmenes de cuentos Valor y miedo (1938), y el ya póstumo El centro de la pista (1960), o de la novela La raíz rota (1951), Barea escribió también pequeños ensayos (con la constante colaboración de su mujer, Ilsa Kulcsar), así como cientos de alocuciones para la BBC. Sus estudios sobre Unamuno (1951) o este Lorca, el poeta y su pueblo (1944), que ahora recuperamos, comparten con su narrativa una enorme perspicacia, una alegría literaria contagiosa, y la indiscutible calidad civil de sus reflexiones.

Epifanías es el nuevo libro de J.A. Ramírez Lozano (Nogales, 1950), sin duda el escritor extremeño más fecundo, ya con casi un centenar de obras en su haber. Si muchas de ellas se publicaron a impulso del correspondiente premio recibido (pocos entre los importantes del panorama literario español le faltan por conseguir), en este caso aparece en la prestigiosa colección de poesía sostenida por Pre-Textos (aunque la obra ha sido beneficiada con una de las ayudas a la Edición que la Junta de Extremadura convoca).
El título corresponde muy bien al contenido. En primer lugar, porque, según la etimología griega del término, “epifanía” viene a significar “manifestación, “aparición”, “desvelación” de algo que estaba oculto. Así ocurre con los versos de cualquier poeta auténtico: abren al lector mundos nuevos, perspectivas antes ignoradas, por más próximas a nosotros que se ubiquen. Si la función poética es creadora (poieo), es porque genera luces, imágenes, sentimientos e incluso ideas que sorprenden por su novedad. Baste introducirse en los primeros poemas para vernos conducidos junto a arcángeles que cuidan ocas, vírgenes que asisten a los gatos heridos por los tranvías, escorpiones danzantes al son del bambú, tábanos enamoradizos cual galanes o gigantes con peces en las venas. Son ejemplos de esa iconografía fantástica de la que se nutre Ramírez Lozano con suprema naturalidad.
Por otra parte, “epifanía” ha ido adquiriendo en la cultura de Occidente connotaciones que remiten al mundo de lo sagrado. Es el nombre para una de las grandes fiestas de la liturgia cristiana (los Reyes Magos, que descubren al Niño Jesús merced al brillo de la estrella). El ámbito de lo sacro, de la religiosidad (más pagana que trascendente, desde luego), de los retablos y procesiones, de las sacristías y conventos, de leyendas áureas y mitos, de canónigos ilusos y rezadoras beatíficas, de misas pontificales y coros catedralicios, es preferentemente seleccionado por nuestro autor para ubicar a sus personajes. De ese trasfondo, más cercano a lo onírico, lo surreal, que a lo empíricamente verificable, tan bien conocido por el escritor desde su adolescencia, y para el que el entorno andaluz presta singulares motivaciones, se nutre.
Y no se le busquen intencionalidades más allá del puro divertimento literario, los juegos de lenguaje, la fabulación ensoñadora, que domina como pocos. No son de Ramírez Lozano la crítica social, ni la pretensión moralizadora, ni las reflexiones existencialistas, ni la confrontación ideológica, ni siquiera el análisis de los sentimientos íntimos, aunque de todo ello puedan localizarse trazos en alguno de sus poemas.
No obstante, esta escritura atrae por la misma fuerza del verbo exquisitamente manejado, la sugerencia de imágenes sorprendentes, incluso ese toque de ingenua inocencia repartidos con generosidad. Este licenciado en Filología, profesor ya jubilado de Lengua y Literatura, tan amante de la cultura italiana del Renacimiento, continúa situándose junto al maestro de gay-saber/aprendiz de ruiseñor, sonriéndose ante los envarados dictámenes de colegas pretendidamente más sabios y profundos (también mucho más aburridos).
A quien opte por refrescar neuronas, deleitarse con versos siempre imprevisibles, romper las ataduras lógico-positivas e introducirse en territorios continuamente renovados, se le abren todas las celosías con poemas como “Maneras de pelar una manzana según el canónigo Juan de Mena” (paráfrasis de la burla que de Ortega y Gasset Luis Martín Santo hizo en Tiempo de silencio ); “Fábula de la paloma que anidaba en los sepulcros”; “Defensa de la cigarra” o “Fábula del alfayate que hacía pasar los camellos por el ojo de su aguja” (evidente guiño neotestamentario).
Es lógico que Epifanía concluya con “La tentación de Baltasar”: ni las amenazas de (la reina de Saba, ni todo el oro del orbe, impedirán que el buen Mago esconda bajo la arena el himno de los sueños, la mirra de sus sílabas, la avaricia de las constelaciones y salve así al hombre. José Antonio Ramírez Lozano, Epifanías. Valencia, Pre-Textos, 2018

Francisco Castañar (Villanueva de la Vera, 1945), doctor en Letras Hispánicas con la tesis El compromiso en la novela española de la II República (Siglo XXI, 1992) y catedrático de Lengua y Literatura, ha desarrollado casi toda su vida profesional en el IES de Arenas de San Pedro. Autor de numerosas publicaciones, destacan entre las mismas las que ha dedicado a los dos fenómenos culturales que distinguen la historia de su pueblo natal: la fiesta del Peropalo y la fundación de la “Iglesia cristiana liberal de Villanueva de la Vera”. Si propuso un análisis antropológico excelente en El Peropalo, un carnaval de la España Mágica (Mérida, ERE, 1986, 1ª), no menos valioso es el estudio recién publicado sobre el fundador de aquella curiosísima institución parroquial. Nos referimos al sacerdote José García Mora (Plasencia, 1829-1910).
Más conocido como “El cura Mora”, fue Paul Drochon quien nos puso en su pista con el trabajo “Un curé ´libéral` sous la révolution de 1868” (1970). Se han ocupado de tan atrayente personaje otros autores, como Diego Blázquez Yáñez, J.M. Cobos/J.M. Vaquero y José Antonio Sánchez de la Calle, recogidos en la bibliografía. Yo mismo incluí al polémico párroco en la Gran Enciclopedia de Extremadura y publiqué su “Discurso a los seminaristas”, en Silva homenaje a Mariano Encomienda (Almendralejo, Centro Universitario Santa, 2009). Todo ha quedado asumido y superado con la entrega de Castañar, un volumen de 420 páginas que él presenta como “opus minus”, prometiendo otra segunda aún más desarrollada.
El autor establece la biobibliografía de Mora, clérigo bien formado y de fácil pluma; analiza el contenido de sus obras más importantes (El poder temporal del Papa y la sociedad europea, 1862; La verdad religiosa o exposición histórica, filosófica, moral y social de las doctrinas del catecismo católico en paralelo con las del protestantismo y el filosofismo, 1864; El principio de autoridad vindicado…, 1865; Los huérfanos de Extremadura: novela religiosa, política y moral, 1865; Diario de un párroco de aldea, 1865; Consideraciones sociales y políticas sobre las antiguas Cortes y Hermandades de Castilla, 1865, y Oración fúnebre por los mártires de la libertad…, 1868, amén de su periódico Los Neos sin careta); trata de deducir las causas que conducen a Mora desde sus iniciales actitudes e ideales conservadores a los abiertamente revolucionarios (tanto en lo civil como en religioso) y expone la bases teológicas y principales realizaciones de aquella “iglesia cristiana -liberal”, que, en cisma con el Obispado placentino, el cura Mora, suspenso a divinis, estableció en el hermoso pueblo verato. Castañar siempre busca fundamentarse en fuentes primarias (el archivo de Mora se guarda en la Biblioteca de Extremadura). Presenta sus conclusiones enmarcándolas en el contexto nacional (a veces, incluso con exceso de datos generales), acorde con la proyección que siempre quiso dar el biografiado a sus escritos y actuaciones.
No es figura exclusiva en la historia de Extremadura durante el siglo XIX, donde otros clérigos se situarán también junto a los más avanzados de su época. Ahí están Muñoz Torrero, José Segundo Flórez o lo profesores s krausistas del Seminario pacense de San Atón.
Pero ninguno llegaría a los radicales planteamientos de Mora en su segunda fase, a partir de 1865 y en ebullición tras la “Gloriosa” (1868). Recordemos sus críticas contra los trabucaires curas carlistas y los obispos que los apoyaban; la defensa del compromiso temporal de los sacerdotes; la demanda para éstos del celibato libre y el sustento con el propio trabajo; eliminación de los aranceles eclesiásticos, bulas, petitorios y similares; la búsqueda de la pureza evangélica; la vuelta al cristianismo primitivo y la proximidad a los más pobres; el apoyo a la República y el sufragio universal; lucha contra el caciquismo; mejora de las escuelas; la constitución, en fin, de una Iglesia libre, dentro de un estado libre.
La inmensa mayoría del pueblo se alineó con él, aunque la cosas terminarían mal, como ocurrió con otras experiencias similares de la época y la propia I República. No obstante, valió la pena intentarlo. Sin duda, hubo de dejar semilla …y las mejoras materiales que Mora, “procurador síndico” (concejal), consiguió para su pueblo.

Fulgencio Castañar, El cura Mora. Un sacerdote liberal y republicano en la España del siglo XIX. Cáceres, Ediciones Veragredos, 2018.

BOLETÍN DE LA R. ACADEMIA DE EXTREMADURA

EL BRAEX, publicación anual que alcanza la simbólica cifra de 25, creo que ha alcanzado espléndida madurez bajo la sabia mano de su directora, Carmen Fernández-Daza Álvarez. Conforma esta entrega última un volumen de casi quinientas páginas, impreso en los talleres de la Diputación de Badajoz.
Abre el tomo Miguel del Barco Gallego, que publica dos partituras para piezas populares, con música de su creación: Ave Maris Stella y dedicada a la R. Asociación de Caballeros de Guadalupe en el 75º aniversario de su fundación, y La Pirroquia, de la que adjunta la letra y dedica a su amigo llerenense Alonso Gómez Gallego.
La misma directora suscribe la muy documentada biografía (I) del coronel Francisco Fernández Golfín, familiar de los marqueses de la Encomienda, diputado extremeño en las Cortes de Cádiz, masón, fusilado (1831) junto a Torrijos por sublevarse contra el absolutismo de Fernando VII. La autora muestra como en su biblioteca (parte heredada; otra, constituida por él) figuraban las principales obras de los filósofos de la Ilustración. Los tres años que estuvo en el R. Seminario de Nobles de Madrid, contribuirían a su formación liberal.
Luis de Llera Esteban, ya jubilado de su cátedra en Milán, continúa interesándose por los españoles que hubieron de exiliarse a raíz de la sublevación militar y consecuente guerra civil de 1936. Nos presenta, en páginas que saben a poco, a uno de ellos, J. M. Gallegos Rocafull, “sacerdote republicano y filósofo”, nacido en Cádiz, (1895) y formado en Madrid a la larga s la figura de sombra de Ortega. Es significativo que, canónigo por entonces en Córdoba, su primera obra fuese Una causa justa. Los obreros de los campos andaluces (Córdoba, Imprenta española, 1929. Existe reedición facsímil, hecha el 2001). Todos sus escritos se significarían por un apoyo incondicional a la II República, aun sin desconocer las brutalidades que contra los católicos se ejecutaron. Llera termina con alusiones al poco conocido folleto de G. Rocafull, Por qué estoy al lado del pueblo (Córdoba, Diputación, 2001). Ya transterrado en México, donde fallecería en 1963, publicó también numerosos trabajos de Filosofía.
Tras los apuntes en que Eduardo Naranjo evoca su primer viaje a China (Beijing) para impartir clase de pintura en diferentes instituciones, Javier Abellán establece la bibliografía de Pedro Caba (Arroyo de la Luz, 1900-Madrid, 1992), filósofo, novelista, poeta y articulista de extraordinaria fecundidad.
El catedrático aragonés, Antonio Astorgano, correspondiente de la R. Academia de Extremadura y máximo especialista en Meléndez Valdés, cuyas Obras Completas reeditó en Cátedra, entrega la segunda parte de su trabajo sobre Salvador María de Mena y Perea (Belmonte, 1754-1788), íntimo del escritor extremeño, a quien poetizó con el seudónimo de Menalio.
Poeta de calidad reconocida, catedrática en Italia, la badajocense María José Flores Requejo, también vinculada a la RAEX, cuya tesis doctoral sobre Caballero Bonald constituye todo un hito, suscribe el trabajo “Una de las más seductoras de sus patrias: la evocación de Colombia en la literatura de J. M. Caballero Bonald”, recogiendo las experiencias del mismo en aquellas tierras tropicales.
Al mismo entorno nos conduce Víctor Guerrero Cabanillas, con su segunda entrega sobe Alonso Vázquez de Cisneros, oidor y juez de la R. Audiencia de Santafé de Bogotá y sus Ordenanzas de indios de 1620.
También Jacinto J. Marabel aparece de nuevo en el BRAEX para entregar la segunda parte sobre aquel Badajoz de 1812 que, aunque sumido en terribles confrontaciones entre tropas españolas, portuguesas, inglesas y francesas, conocerá curiosas manifestaciones artísticas (sobre todo por parte de los soldados británicos).
Serafín Martín Nieto, también correspondiente de la Academia R. de Extremadura suscribe un muy documentado y extenso estudio sobre los Blázquez de Cáceres, trabajo que proseguirá en números próximos.
Otros dos tozudos pesquisidores de viejos archivos, Dionisio Á. Martín Nieto, hermano del anterior, y el infatigable Bartolomé Miranda Díaz, se ocupan sobre los vestigios de las guerras hispano-lusas tal como se perciben en la arquitectura de La Raya, y muy especialmente en el Ayuntamiento Nuevo de Valencia de Alcántara.
Cierra el volumen Juan Carlos Moreno Piñero, director de la Academia de Yuste, con un ágil ensayo cuyo título resulta bien expresivo: “Todos los caminos conducen a Yuste”, lugar que él considera como una miniatura física de Europa.
El Boletín se puede leer online, colgado en la web de la Academia de Extremadura (www.raex.es).


Con el patrocinio de la
JUNTA DE EXTREMADURA
Consejería de Cultura e Igualdad


 

Últimas Noticias

More in Actividades  

Agenda

More in Agenda  

Libros Recomendados

More in Libro recomendado  

Últimas Publicaciones

  • Volver a encontrase con R. Rufino Félix constituye siempre una experiencia conmovedora. La hemos sentido, una vez más, en su entrega última (él dice: final, lo que yo ni creo, ni deseo), justamente...
  • Félix Pinero Periodista y escritor No es la primera vez que el historiador del arte y las tradiciones extremeñas, José Antonio Ramos Rubio, acude a la fotografía para revelarnos el pasado de...
  • Desde que el año 1992 se descubriese en Barcarrota una biblioteca emparedada, que Fernando Serrano demostró pertenecía al médico judío Francisco de Peñaranda, dicho pueblo, próximo a la frontera...
  • Libertad González Nogales y Cayetano Ibarra, Memoria de Libertad. Zafra, Imprenta Rayego, 2018. Cayetano Ibarra ha puesto la letra al relato oral con el que fue recomponiendo su vida Libertad, una...
  • -Cortés Cortés, Fernando (dir.), Revista de Estudios Extremeños, 2017-III. Badajoz, Centro de Estudios Extremeños. Tomo LXXIII de la clásica revista extremeña, recoge en sus casi 800 páginas...
More in Publicaciones  

Boletines

More in Boletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper