Fondo Logo

A mitad del pasado siglo, para muchos europeos la Alemania aún con heridas de guerra, fue configurándose como un edén. Seguramente los italianos, en especial los del Mezzogiorno, junto con los turcos y yugoslavos, serían los primeros en acudir a descubrirlo in situ, empleándose como mano de obra dócil y barata, pero muchísimo mejor tratados que en sus propios países.
Entre los millones que llegaron figuraría el joven Gianni Celati (Sondrio, 1937). Pero el joven estudiante no se fue hasta Hamburgo a la búsqueda de trabajo, como tantos de sus compatriotas (poco después subirían oleadas de obreros españoles). Lo hizo por amor, entusiasmado casi de repente con la atractiva rubia que había conocido por casualidad en una playa del Adriático.
Vuelto pronto a su tierra, Celati se doctoró en literatura inglesa con una tesis sobre James Joyce (imposible salir sin huellas del genial irlandés). Se ha dedicado a la docencia universitaria, habiendo traducido a muchos de los más importantes escritores ingleses y franceses (Swift, Twain, Melville, Conrad, Sthendal, Céline, Perec, Barthes), mientras, a partir de 1971, daba a luz una obra novelística que lo sitúa entre los grandes creadores de Italia. Entre sus abundantes títulos, figuran los que conforman el ciclo “Parlamenti buffi”, del que forma parte este Lunario del paraíso (1978). Lo publica ahora, traducido por Francisco de Julio Carrobles, la editorial Periférica, donde también apareció (2009) otra obra de Celati, Vidas erráticas, galardonado con el premio Viareggio, uno de los más importantes de su nación.
Aunque han pasado ya ocho lustros desde que apareciese por vez primera, el libro de Celati, reseñado calurosamente en muchos de los grandes periódicos europeos, continúa conservando un enorme interés. Con extraordinario sentido del humor, el novelista recrea merced al protagonista, el joven Giovanni, su propia aventura tras la impasible “ostrogoda” que un día lo deslumbró y a la que se propuso conquistar. Hasta dónde el relato, compuesto en primera persona, es exactamente autobiográfico o responde más bien, aunque con alguna base real, a la fantasía del autor, ni lo sabemos, ni quizás importe mucho a los lectores.
Quien se introduce en estas páginas queda pronto prendido por las aventuras del personaje y sus numerosas contradicciones, de las que él mismo es consciente, sin saber superarlas. Impregnado de un lenguaje próximo al marxismo popular, este aprendiz de comunista, empeñado en explicar ante cualquiera, fundiendo tesis de Marx y Bakunin, la mecánica de la explotación que el capitalismo impone al proletariado, este melancólico entusiasta de Shakespeare no duda en aprovecharse de las ventajas que el sistema y sus víctimas pueden proporcionarle, sin proponerse nunca dar ni un palo al agua. Más próximo al pícaro que al revolucionario, es un gorrón simpático, hábil para aprovecharse de las debilidades de la gente generosa, tan abundantes en el país de acogida.
Sin duda, el más sobresaliente es el padre de la amada, el simpático Schumacher, antiguo sargento de la Wermacht, un nazi borrachín, gran admirador de Holanda, los perros y, más que nada, las bombillas eléctricas, símbolos para él de la razón y el progreso. Otras figuras, si secundarias, no pierden interés, como la madre (una periodista amable, tipo espingarda); Tino, el inevitable mafioso; un otomano caradura; dos gemelas casi ”lolitas”; Gisela, que casi se erige en rival de Antje, el amor buscado, o el tierno calabrés al que el narrador conociera en la mili y cuya historia se evoca conmovedoramente.
La casa de la familia, el paraíso del título, donde Giovanni se hospeda sin haber sido invitado y el célebre Santi Pauli de Hamburgo, con enjambres de tristes prostitutas; el enorme puerto fluvial y sus suburbios; los bosques y praderas de la región… son los lugares mejor descritos.
Merced un lenguaje próximo a la oralidad, que abunda en expresiones populares (incluso chabacanas), alternado con pasajes próximos a la literatura clásica, la refrescante prosa de Celati constituye un ejercicio de expresión tan atrayente como provocador. Gianni Celati, Lunario del paraíso. Cáceres, Periférica, 2018.

Aunque nacido en Herrera (Sevilla), Francisco Cejudo vino a vivir muy joven a Badajoz. Aquí estudió bachillerato, magisterio y pedagogía, trasladándose después a tierras de Levante, donde sigue residiendo tras jubilarse. Es autor de numerosos poemarios como Poemas de sombra y labios (1991), El navegar de los sueños (1995), Las horas veneradas (1996), Conjeturas sobre una noche (1998), La casa de los vientos (2002), Nunca sabré tu nombre (2005), Tierras prometidas (2009, Brevedad de la luz (2014), Pez de fondo (2016), (2017) o Las estancias del tiempo (2018). En muchas de ellas se localizan referencias a Extremadura.
El año 2012 dio a luz Soliloquios y aforismos, donde compilaba un conjunto que iba componiendo desde 2004. Ha debido mantener sus inclinaciones hacia esta fórmula literaria, tan próxima a la filosofía como fácil de adscribir a la prosa poética, según demuestra este nuevo volumen de “anotaciones aforísticas”, redactadas desde 2013 2016.
Según bien se sabe, estamos ante un género que hunde raíces en la historia de la cultura, cultivado desde la antigüedad grecolatina y las sabias escuelas orientales hasta hoy. En la época contemporánea, tal vez haya sido Nietzsche, citado con frecuencia en estas páginas, su máxima figura. Cejudo los escribe ateniéndose al metro clásico: lacónicos, preñados de sugerencias, con cuidada prosa y un punto provocativos. A tenor de lo que sugiere la etimología del término (procedente dedel griego ἀφορίζειν, ‘definir’), cada una de las piezas aquí reunidas constituye toda una declaración conceptual.
El volumen, que abre con cita del maestro Cioran, otro de los grandes creadores, reúne hasta 900, oportunamente numeradas, en un escaso centenar de páginas. Baste una simple división para deducir el laconismo máximo con el que se formulan. “Aforismo, sentencia, refrán, apotegma, proverbio adagio, paremia…Tantos nombres para tan corto decir”, apunta el autor en uno de ellos (nº 770, pág. 86).
Los propios editores califican la obra como una propuesta de reflexión no carente de ironía, desapego y destreza literaria. Temáticamente, el abanico se desborda cuanto el célebre homo sum, humani nihil a me alienum puto (Terencio). Los fogonazos, en ocasiones deslumbrantes, inciden sobre el amor, la amistad, la estética, la lucha de clases, la religión, la familia, las virtudes y defectos más frecuentes, la política, la historia, la revolución telemática y un prolijo etcétera. Entre los referidos a autores relevantes cabe destacar, amén de los escritores ya citados, los apuntes en torno a Epicuro, Cervantes, Descartes, los hermanos Grimm, Marx, Stevenson, Orwell o Pessoa, si bien Cejudo procura mantenerse fiel a las enseñanzas de Cioran: “Desconfiad de los pensadores cuyo espíritu no funciona más que a partir de citas”. Su indiscutible ingenio le permite transitar por senderos propios. Francisco Cejudo, Anotaciones aforísticas. Sevilla, Punto Rojo Libro, 2017.

Nacido y residente en Badajoz, donde es miembro comprometido del Ateneo pacense y de la tertulia literaria "Página 72", José Manuel Vivas es un hombre serio, quizás tímido, leal y generoso. Aunque cuenta con múltiples galardones literarios, es quizás menos conocido de lo que se merece. Tiene publicados diez libros de poesía, los últimos de los cuales son Cuerpo en ruinas (Erakleion, 2013), De puertas adentro (Madala, 2014), Los labios quemados (Celesta, 2014), Trayectos (Origami, 2015), Mercado de abastos (Ruleta Rusa, 2016), Lastre (Fundación CB, 2016) y Guaridas (Espacio Ed., 2017). Suponen un perceptible proceso de maduración creadora y creciente calidad lírica.
Con Breve catálogo de insectos y otros seres menudos, que prologa Laura Giordani, se nos muestra una voz herida ante los insufribles horrores padecidos por los pequeños de casi todo el mundo (violencia física y psicológica, guerras, hambre, orfandades, abandono, etc., etc.). Según alegóricamente proyecta el título, son como criaturas mínimas a las que nadie importa utilizar pisar, quemar o destruir de cualquier forma. Y apenas se les escucha sufrir, rebelarse o desaparecer, tan débiles para vivir como para desvanecerse frente a nuestra voluntaria inconsciencia.

Por inevitable asociación, a Vivas se le imponen los versos de Miguel Hernández, que ha querido poner en la entrada: "¿Quién salvará a este chiquillo/menor que un grano de avena?". Le siguen otros de Alejandra Pizarnik, donde se evoca a " los amordazados grismente en el alba,/los vestidos de pájaro", también alusivos, con su carga simbólica, a las pequeñas víctimas de nuestras conductas insolidarias., "los gorriones de plumaje oscuro y risueña voz" diseminados por ese tercer mundo inabarcable, pero en que cualquiera de los nuestros podría convertirse.

Niños acurrucados en pateras; niños dormidos bajo plásticos y cartones callejeros; niños hambrientos de favelas; niños asesinados por escuadrones de la muerte; niños desamparados entre los restos del karat ruso o la sed africana; niñas sangrantes por ablaciones ancestrales, mariposas desprovistas de su original belleza; niños de miembros amputados por minas o bombas; niños, en fin, que ni cuentan con un mísero mendrugo de piedad que llevarse al corazón…
Constituyen el doloroso catálogo que Vivas, conmovido y quizás escéptico, compone casi sin levantar la voz, acomodando su indignación en poemas donde se une a los reclamos infantiles de las cigarras exhaustas , el cric de los grillos asustados , el jadeo del pez fuera del mar, el eco de los cántaros sin agua, el piar de los pelachos en nidos sin plumas.

Ensalzaba D. Ricardo Senabre (en su estudio "Sintaxis y métrica"), saber concluir los poemas con un final acertado, donde se alcance el clímax lírico. Es algo que Vivas consigue habitualmente, conduciendo al lector hacia el mensaje, dejándolo sin escapatoria frente a la denuncia formulada, a los holocaustos minúsculos de la niñez. José Manuel Vivas, Breve catálogo de insectos y otros seres menudos. Toledo, Lastura, 2017.

Un nuevo libro de Rafael Rufino Félix (Mérida, 1929) siempre produce expectación. A punto de alcanzar los noventa de su fecunda vida, al magnífico poeta emeritense le turba, como a todos, sentir que, llegada la noche, el alba no reproduzca el esplendor en la hierba, la gloria en las flores. Pero, lejos de amargarse, se reconforta con la belleza que subsiste en sus recuerdos. Sí, estoy evocando las palabras de William Wordsworth, cuya célebre oda conmoviera a los de mi generación reforzadas por las inolvidables imágenes del film de Elia Kazan, Esplendor en la yerba, con Natalie Wood y Warren Beatty. Y el alba no vendráabre justamente con la entradilla
“Aunque ya nada pueda devolver/la hora del esplendor en la hierba,/ de la gloria en las flores,/no hay que afligirse/porque la belleza siempre subiste/ en el recuerdo”.
Pertenece Rafael Rufino a la primera generación poética de la posguerra. Estudiante en Madrid, fue asiduo a las tertulias de los recitales del Varela, otro café mítico de la capital, cuyas mesas vieron un día a personalidades como Unamuno, los hermanos Machado… y al general Franco (que gustaba acudir para cenar). Reinstaurado tras la guerra incivil, Rafael Azcona lo retrataría perfectamente en su novela Los ilusos, que el profesor José Antonio Carratalá analiza en un estudio asequible por internet. A los recitales que se daban allí las noches de cada viernes (no se imponía consumición alguna, e incluso se servía jarra de agua gratis), en un ambiente entre culto, festivo y picaresco, acudió con asiduidad nuestro hombre. Siempre le tocaba recitar después de Camilo José Cela (el turno se establecía por orden alfabético). Él reconoce su inspiración en Machado, gracias sobre todo a Galerías, soledades y otros poemas, una edición de 1907 que se compró de segunda mano en el Rastro de Madrid por cinco pesetas.
Hoy tiene una veintena de poemarios éditos, entre los que destacan Crestería de la sal y Las puertas de la sangre, ganador del Ciudad de Badajoz en 2005 y uno de los textos que incluye la Universidad de Oxford para sus estudiantes de literatura española.
Merced a los buenos oficios de la editorial Beturia, modélica en su género, da a luz un nuevo poemario. Nos confirma que sigue escribiendo sin descanso y, sin duda, con la misma calidad alcanzada en las entregas anteriores. Suscribo lo que proclamase el profesor Francisco López-Arza, quizás el conocedor máximo de sus obras: “La poesía de Rufino Félix despende una emoción pocas veces conseguida en la lírica actual. Su verso brilla a la altura de la mejor poesía de nuestro tiempo y asegura la permanencia de su autor como uno de los principales poetas de su generación. Es, indudablemente, un poeta de culto”. El alba puede ser la hora de los fusilamientos (Aute-Rosa León); de la revisión de la moral (Nietzsche: Morgen roten) o de la esperanza renovada tras las oscuridades nocturnas, del triunfo del sol sobre las tinieblas. (Es curioso que el barco de la revolución, que sigue anclado en el mueble de San Petersburgo, lleve el nombre de “Aurora”).
No hay que apenarse ni siquiera aunque no se dude de que “el alba no vendrá”. Se vivieron las horas fervientemente ardidas; llegó el crepúsculo y nos fuimos introduciendo en una noche cada vez más densa, que antes o después ha de volverse absoluta. No habrá un nuevo amanecer. Sólo nos queda, como sucedáneo del “eterno retorno”, la vuelta a las pasadas horas de ímpetu vital, el recurso a la memoria de lo que fuimos cuando la “voluntad de poder” (de hacer o de crear, según posibilita la versión del alemán) aún nos espoleaba. La lectura de Antonio Machado, Ezra Pound, Luis Cernuda, Aleixandre, Neruda y Leopoldo Panero, poetas claramente aludidos en estas páginas, pueden servir para la reparación, siquiera fuese momentánea, de los viejos ardores, de la recuperación de los pulsos perdidos.
El primer poema del libro, paráfrasis lírica del de Wordsworth, así lo sugiere. El segundo, “El tiempo”, introduce al agente de la pérdida del esplendor, al dueño de nuestra vida, a la sustancia misma del ser, porque “sí, solo somos tiempo: principio y extinción”. Se recrea uno de los temas clásicos, “tempus fugit”, intensificando su amargura existencial: “El tiempo es nuestro dueño,/y nos saca y nos hunde para siempre en la nada. Sombras del paraíso”.
Son los dos raíles por donde se conduce el poemario, hasta concluir en la entrega final, que adelanta un posible epitafio: “Me acompañó el amor/Mi vida fue feliz”. (Curiosamente, estas cuatro fueron las últimas palabras que pronunció Wittgenstein). Rafael Rufino Félix Morillón, Y el alba no vendrá. Madrid, Beturia, 2018

Tierra secularmente herida por la diáspora, que a menudo la ha despojado de sus habitantes más valiosos, Extremadura tiene en ocasiones la suerte de acoger personas de extraordinaria valía profesional y humana. Es el caso del Esteban Mira que, nacido en Carmona, reside junto a nosotros desde 1994, ejerciendo como profesor de instituto, próximo a otro colega de similares características, el sapientísimo Pedro Baños Martín, lujos los dos para la enseñanza secundaria.

Doctor en Historia, Mira es considerado uno de los mejores especialistas en el análisis de las relaciones entre España y América durante el siglo XVI. Autor de una larga veintena de libros y numerosos artículos, ha colaborado también en importantes obras colectivas, como el Diccionario biográfico español (donde suscribe un centenar de entradas) o la nueva Historia Militar de España. Es miembro correspondiente extranjero de la Academia Dominicana de la Historia (2004) y del Instituto Chileno de Investigaciones Genealógicas (2012), instituciones que valoran, sin duda, la calidad de los trabajos de Mira, pero también su indefectible actitud de crítica contra cómo se produjo la conquista y colonización del Nuevo Mundo.
Algunos de los protagonistas de aquel complejo fenómeno han atraído especialmente su atención: Nicolás de Ovando, Hernando de Soto y, naturalmente, las dos máximas figuras, Hernán Cortés y Francisco Pizarro, todos extremeños. Hace poco reseñábamos aquí su libro Hernán Cortés. Mitos y leyendas del conquistador de Nueva España (Trujillo, 2017), recreación de otro previo Hernán Cortés: el fin de una leyenda (Badajoz, 2010). Aparece ahora el que dedica al de Trujillo, no menos impresionante por la ingente documentación consultada para componerlo.
El autor, que no deja de comparar a los conquistadores de aztecas e incas, mantiene muchas de las tesis que ya señalábamos en su biografía del de Medellín: empeño por consultar fuentes originales, separando mitos y leyendas de la realidad histórica; repudio de las actitudes hagiográficas, tan abundantes en este caso; denuncia de las barbaridades cometidas por los españoles (sin ignorar las que sufrían los súbditos en aquel inmenso Tahuantinsuyu andino, de economía estatalizada, bajo sus crueles emperadores e insolidarios aristócratas) y no disimula admiración ante las gestas militares que pequeños contingentes (mejor amados, sin duda) desarrollarían frente a ejércitos de indígenas muy superiores en número, aunque peor dirigidos, desconcertados por guerreros terribles.
Es mucho aún lo que se ignora sobre la infancia, adolescencia y juventud de Francisco Pizarro, más conocido desde su llegada a América. Importa definir rasgos que de su personalidad aquí bien se establecen: 1) Pertenecía a una familia hidalga, de rancio abolengo, aunque se criase en hogar humilde. 2) Mal orador, no tuvo formación humanística, ni apenas dotes diplomáticas, ni habilidad para dirigir gobiernos. 3) Fue un destacado adalid, un guerrero tenaz, astuto y valiente, un “baquiano” con enorme experiencia militar. 4) Duro, ambicioso, cruel , capaz de repartir castigos e incluso penas de muertes, tanto entre los indios como a sus propios soldados, si lo consideraba útil para sus propósitos, destacaba su empeño en poblar y desarrollar económicamente los territorios sometidos. 5) Fiel y generoso con los suyos, acumuló una extraordinaria fortuna. 6) Sin olvidarse del terruño natal, hacia donde remitió grandes tesoros, nunca quiso volver al mismo, fascinado por el mundo andino. 7) Gustó relacionarse con princesas indias (su heredera fue Francisca Pizarro Yupanqui, estirpe suya y de Atahualpa. 8) No tuvo suerte con sus hermanos (Gonzalo y Hernando, sobre todo), ni socios (el rencoroso Almagro), a los cuales se dedican referencias.
Volumen de cuatrocientas páginas, enriquecidas por abundantes notas, compuesto con evidente y exitosa voluntad de estilo (se lee casi como una novela), la biografía recoge también un exhaustico apéndice bibliográfico (el autor se pronuncia sobre el posible valor de las fuentes) ; el imprescindible glosario de términos quechuas y el oportuno índice onomástico. Esteban Mira Caballos, Francisco Pizarro. Una nueva visión de la conquista del Perú. Barcelona, Crítica, 2018.

Es un hecho constatable que en Extremadura ha visto la luz, desde el Humanismo renacentista hasta épocas actuales, una impresionante pléyade de traductores. Entre los muchos que la constituyen, podríamos recordar nombres tan señeros como los de Casiodoro de Reina, Arias Montano y Pedro de Valencia (lenguas semíticas), El Brocense (griego), José María Valverde (inglés), Antonio Holgado Redondo (latín), Andrés Sánchez Pascual (alemán), Ángel Campos Pámpano (portugués) o María Jesús Viguera Molins (árabe). Muchas de las versiones por ellos realizadas han paso a ser textos canónicos.
Esta nómina sigue engrosándose en los tiempos últimos. A la misma pertenece por derecho propio Juan Antonio Garrido Ardila. Nacido y formado en Badajoz, catedrático hoy de la Universidad de Edimburgo, cuenta ya con una muy considerable serie de obras, especialmente de género ensayístico. Pero su competencia para traducir viene confirmándose con el traslado que, entre otros autores, ha hecho de los grandes escandinavos. Ninguno parece interesarle tanto como Ibsen (1818-1906), sobre el que ha compuesto importantes estudios (véase la bibliografía adjunta) y del que ya publicase, en esta misma editorial, otro de sus dramas clásicos, Un enemigo del pueblo(2014).
Tal vez menos conocido que este último, aunque de no menor valía literaria, es El pato salvaje (Vildanden). Es la vez primera que aparece en lengua española partiendo del original noruego (tomo IV de las Samlede Vaerker, a saber, las Obras Completas de Ibsen, Oslo/Copenhague, 1907). Representada por primera en Europa, no sin escándalos, meses después de su publicación (1884), entre nosotros la llevó a escena (1982) el gran Buero Vallejo quien, apoyándose en la traducción francesa, prefirió llamarla El pato silvestre.
Con todo, Ibsen fue muy leído en España (si bien no abunden los estudios filológicos sobre el gran dramático). Según expone Garrido en el excelente preliminar adjunto a esta su edición, la influencia ibseniana es innegable en muchos de nuestros autores. Echegaray, Valle-Inclán y muy especialmente Unamuno habrían sido los más influenciados por el escritor noruego.
Si bien Ibsen se haría famoso por el contenido social de sus dramas, no resulta menos atrayente que en algunos, como El pato salvaje, se adelantó a los planteamientos modernistas basados en la concepción caleidoscópica de la realidad, el perspectivismo, en frase de Ortega; el interés por la psicología de los personajes; la ambigüedad de los códigos éticos (verdad versus “livslong” o “mentira de la vida”) y el uso de un lenguaje excepcionalmente metafórico y simbólico.
Todo ello abunda en estas páginas, a partir del título mismo. Según la leyenda de los avestruces, los patos salvajes, sintiéndose en peligro, acaso por las heridas acusadas, prefieren sumir la cabeza en el fondo del agua que sobrevuelan . “De este modo, evitan el peligro, pero se aíslan del mundo y se condenan a una muerte en la oscuridad”, aclara el prologuista. Tal vez un perro nadador podría salvarlos.
Así les ocurre aquí a las dramatis personae: Hjalmar, que, sabiéndose fracaso, se esconde en casa del hijo; Gregers, cuyos ideales (absurdos) apenas ocultan el odio hacia su padre; Relling, capaz de intuir y denunciar semejante argucia, etc.; algunas mujeres memorables… La etimología de cada uno de estos y otros nombres, explicada por el traductor, connota cargas simbólicas de gran voltaje. Algo, por cierto, que tan magistralmente dispuso Cervantes en El Quijote. Y son bastantes más las similitudes que Garrido señala entre el gran clásico español y el noruego.
Compuesto a finales del XIX, cuando las grandes ideologías que inspiraron las distintas corrientes del movimiento obrero alcanzaban el auge, la lectura del libro, más de un siglo después, pese sus tintes de humor irónico, viene a mostrarnos las trágicas complejidades de del individuo y de la sociedad misma. Ibsen, tan firme en la denuncia, puede deslizar también que en ocasiones cabe elegir “la mentira de la vida” en lugar de los supuestos dogmas. Henrik Ibsen, El pato salvaje. Madrid, Alianza Editorial, 2018.


Con el patrocinio de la
JUNTA DE EXTREMADURA
Consejería de Cultura e Igualdad


 

Últimas Noticias

More in Actividades  

Agenda

More in Agenda  

Libros Recomendados

  • Saturday, 30 May 2020
    José Luis Muñoz (Salamanca, 1951), hombre polifacético, es sobre todo novelista. Como tal, ha sido galardonado con muchos de los más importantes premiosos españoles: el Azorín, Tigre Juan, Café...
  • Saturday, 23 May 2020
    Lleva casi medio siglo Esteban Cortijo (Cañamero, Cáceres, 1952), licenciado en Ciencias de la Información, catedrático de Filosofía y ateneísta, tenazmente resuelto a rescatar para los lectores...
  • Saturday, 02 May 2020
    José Antonio Cáceres Peña (Zarza de Granadilla,1941) es un notable escritor cacereño, al que no se le ha hecho justicia en Extremadura hasta época reciente. Su nombre figuró durante la década 65-75...
  • Saturday, 25 April 2020
    También las hubo durante el Medievo en numerosos países. A impulsos de la Iglesia católica, bien apoyada por los poderes civiles y militares de la época (más los suyos propios), irían erigiéndose...
  • Monday, 20 April 2020
    Evaristo Pimienta (n. 1957) es natural de Oliva de la Frontera, en la Raya sur de Extremadura, pueblecito agroganadero próximo al mítico Barrancos, su homólogo portugués donde el teniente Antonio...
More in Libro recomendado  

Últimas Publicaciones

  • Volver a encontrase con R. Rufino Félix constituye siempre una experiencia conmovedora. La hemos sentido, una vez más, en su entrega última (él dice: final, lo que yo ni creo, ni deseo), justamente...
  • Félix Pinero Periodista y escritor No es la primera vez que el historiador del arte y las tradiciones extremeñas, José Antonio Ramos Rubio, acude a la fotografía para revelarnos el pasado de...
  • Desde que el año 1992 se descubriese en Barcarrota una biblioteca emparedada, que Fernando Serrano demostró pertenecía al médico judío Francisco de Peñaranda, dicho pueblo, próximo a la frontera...
  • Libertad González Nogales y Cayetano Ibarra, Memoria de Libertad. Zafra, Imprenta Rayego, 2018. Cayetano Ibarra ha puesto la letra al relato oral con el que fue recomponiendo su vida Libertad, una...
  • -Cortés Cortés, Fernando (dir.), Revista de Estudios Extremeños, 2017-III. Badajoz, Centro de Estudios Extremeños. Tomo LXXIII de la clásica revista extremeña, recoge en sus casi 800 páginas...
More in Publicaciones  

Boletines

More in Boletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper