Fondo Logo


Quizás sea una galería de cadáveres,
pero hoy la vida tira de ti
y te ofrece sus labios porque la carne se transforme
en insólito misterio.
Mañana un mercado triste voceará mercancía
tan siniestra y  a precio de saldo, flores
y poemas. Entonces el corazón
se hallará dormido y solitario.
Pero hoy, calaveras más bellas
nunca vieras.  Jardín de jardines
a la sombra de las miradas que algún día no serán.
Arrebatado del miedo
por la gracia de esa corta eternidad,
aunque asumes  que un cadáver camina
entre cadáveres.
Asumes la humillación
después de la conquista.
Más perlas que tuvieras, más pagaras.
Y eres feliz ante la fuente del placer.
No hay más que esto. Te dice tu locura.

“Fuera del Tiempo”. (Diputación de Huelva- 2008) Premio Fundación Odón Betanzos de poesía.


Salir muy de mañana, sin hacer ruido,
sin fumigar la casa con la palabra adiós.
Salir, retenido el misterio.
Mientras el perro se dejaba querer
por mi padre, lamiéndole la caricia,
revoloteando a su alrededor como un pájaro
sin alas.
Y mamá ocupaba su silueta en la cocina.

Mejor será no pensar.
Mejor salir y aventarse como una semilla viajera.
Y no pensar.
No pensar en las escamas del otoño.
De este.
De todo el tiempo.
Tratar de serenar el corazón.
Intentar arrancarse el corazón.

Todo se queda ahí, amontonado.
Confundido como muebles en un anticuario.
Para qué clasificar los recuerdos.
El antes y el después.
Morder ese polvo truculento.
Lesiones de la edad.

No, mejor así; escapar.
Desgastado.
Contener el aliento.
Mudar la piel por adaptarla a otro paisaje.

Que el cielo se desprenda de su carámbano.

Mejor así. Sin besos.
Que se pudran los besos ya para siempre.

Los tres tan solos, amalgamados.
Lo sagrado. La sentida familia.
Y por qué siento al huir que esto es el amor,
esa enorme palabra.

“Despiece de la infancia”. Premio Ciudad de Ronda de poesía (Diputación de Málaga-2013).

 

Tengo por libertad estas cadenas.
Tengo por libertad que tengo nudos
y un ancla ya oxidada para mi barco.
No hay otros cielos ni tierras, ni el espacio
reservado a todo hombre, ni el ángulo vital
de toda araña.
Llegado a este punto ni rezo ni comulgo
con la boca más blanca y más sedienta.
Rompo mis alas y desgasto mi tiempo.
Renuncio.
La gloria de vivir es un fruto podrido,
reducida a una apuesta con esos yacientes
que brindan por la noche con veneno.
No deseo los sueños ni este pálpito indigno
de saberme feliz si un pájaro
se acerca a defenderme, a traerme del viento
la garganta que aúlla y que refresca. No deseo
este absurdo que se complace en risas y en danzas
solitarias. Traicionado
me siento pues me ha crecido hierba en la mirada
y he de fingir que reniego del placer. Y he de llorar
sin alma y sin tristeza, con máscara de dolor
porque no duele.
Te apuesto mis recuerdos por tu ataúd sembrado
boca abajo, adentro, muy adentro,
sin salida, sin saliva, sin auxilio. Muy adentro.
De espaldas a la cruz
y a todas las montañas y a todos los caminos
y los ríos,
esos ríos que van sin detenerse,
desbordados de vida y de sangre
y de esperanzas.
Te apuesto mi estúpida pasión de payaso
fatigado,
con un destino muerto que no muere,
fantasma que a su pesar se rinde a la belleza.

De: La Noche del Condenando (Vitruvio 2014)



CAMPOS DE SEPTIEMBRE

Se conocen las cosas porque se ha formado parte de ellas y ellas han
formado parte de uno.


(A. Rupérez)

Es frío el encinar, junio lejano
sobre el caudal sonoro del silencio.
Siempre amé estos rastrojos amarillos
donde suenan ausencias como espigas.
Siempre amé estos barbechos soñolientos
abrasados de luz y amapolía,
rendición del trigal decapitado,
firme y lento anticipo del otoño.
El lento cangilón grita más fuerte,
se afana por tocar con sus gemidos
la soledad abrupta de los cerros,
el cansancio abismal de las estrellas
que nunca más veremos, bien lo sabes,
más allá de los sueños abdicados.
Y no escucho vibrar la trasparencia
que en lo más alto es filo de la luz.
Escucho, sí, el llanto de la lluvia
oscura en las raíces de la tierra,
en un hondo lamento que conozco.
Enfrente del arroyo, los almendros
ofreciendo su vuelo de ala blanca,
dejándose matar en cada fruto.
Como en ellos, el tiempo de mi vida
sucede en la sazón de los olvidos,
aferrado al peciolo de septiembre,
mostrando mi esqueleto de cal parda,
mi entera pertenencia a estos canchales
que huelen a niñez y cielos claros.
Podría ser la luz de Piedras Albas
llenando la orfandad de los vencejos.

 

LA CASA

Pasa por nuestra casa alguna vez,
dedica un recuerdo al tiempo cuando estábamos todavía todos.
Pero no te entretengas demasiado.

(Mario Luci)

Soy  Rodríguez desde una madrugada
del Cáceres pardal de los cuarenta.
Dos sábanas de tela cenicienta
redenta en alcanfor y repasada
abrigaron mi carne amoratada,
palpitante humedad por donde alienta
la sangre su ambición de vuelo, cuenta
primera de una luz hacia la nada.
Sesenta años después, cuando repasa
la vida los contornos del olvido,
disfrazado de mí, de tanto huido,
me quemo en la corteza de mi brasa.
El tiempo ha sido tiempo, y ha cumplido.
La casa ya no está. Yo soy la casa.

 


EL VIAJE

Yo sé que la memoria tiene nieve.
Allí distingo milenios de esfuerzo
reiterando cavernas y altiplanos,
infinitas pisadas en zigzag
al encuentro del Tiempo, ese ladrón
disfrazado de máscaras y rostros
que miente en el oído latitudes
donde habita el tatuaje de lo eterno.
Los pasos se suceden como surcos,
como desfiles de procesionarias
que el silencio de la nieve ilumina.
Son las horas profundas de la noche
y el destino pesa en el corazón.
Porque entonces la vida es sólo niebla,
honda duda entre miedos y silencios
que se pierde en el pulso y chapotea
brazadas impotentes, como larvas
en un charco de agua turbia
donde acecha lo incierto del abismo.
Es tan larga la noche de los tiempos,
el frío de los siglos, las estrellas
vacilantes encima de los hombres
que se doblan heridos por su aliento;
tan ajado el pellejo de los sueños,
que lo vamos mudando como sapos
que respiran del barro la penumbra
en su espalda cargada como un llanto.
Así nos sucedemos, largo viaje
reptando soledades bajo el cielo,
apurando el taller de las edades;
solar del universo peregrino,
trecho a trecho,
cumbre a cumbre,
dios a dios,
voz del mundo
el eco de apagados plenilunios.
Suma soy de mis rostros anteriores.


 

 

 

Del poemario inédito La seca piel del musgo.


ANDARÉ AMAPOLAS

Entre los barbechos o entre los trigales,
cubierto de noche o de amanecida;
entre las palabras o entre los silencios,
de cualquier manera, andaré amapolas.

Sin saber del tiempo de los paraísos,
ni de despertares de lumbres o arenas.
Sin sentir regresos de espacios en sombras
ni entrar en los sueños de azules intensos.

Buscaré destellos de flor de naranjos,
caricias de zarzas de moras silvestres,
sonrisas azules en verdes olivos
o abrazos de cardos entre pastizales.

No queda otra cosa que seguir  viviendo,
que seguir luchando por una luz clara.
Entre las palabras o entre los silencios,
de cualquier manera, andaré amapolas.


INVERSIÓN

Nos vamos quedando en diferentes
e indiferentes “buenos días”
susurrados sólo por costumbre
y en manos estrechadas cortésmente
que ni tan siquiera dejan  huella
de una sudoración cercana.

Dejaron de crecer verdad y amor
y caminamos, confundidos por los brillos,
entre nieblas que distorsionan los tamaños.

Es verdad que las crisis nos afectan.
Perdimos lo invertido en tolerancia
y bajan las acciones en criterio,
pero hoy no es día de mercado
y debes intentar asomarte a la emoción.

¡Cancela tus cuentas anteriores
e invierte en bonos de sonrisas!


POR DECIR ALGO

Diré, por decir algo y desahogarme
que el grosor de mis venas ha cambiado
al ver que la tierra gemía y que el asco
rondaba los escombros de otra ciudad
destruida.

Nada quedará mañana de lo que ahora veo.
Los cadáveres se entierran con su sangre y con sus heces
y los escombros vuelven a levantarse en el mismo lugar,
como si nada, como si nadie hubiese pasado por allí.

Mañana volverán a decir, por decir algo,
que hay otro lugar que necesita
el rugido de los aviones, el olor de la pólvora,
la sangre corriendo por sus calles…

Y callaremos como hoy y querré desahogarme
hasta que mis venas revienten y mi sangre
corra por las calles  entre los escombros de mi ciudad
destruida.


CABALLO

He pasado la noche junto al abrevadero
acechando al caballo con el que un día habré
de entrar en Materón después de la batalla.

El mío es un caballo aún sin nombre que ignora
la codicia terrible de su propia belleza.
La noche lo confunde con su vasta heredad,
ese oscuro dominio que los dioses acotan
para que los mortales jamás puedan hurtarles
las criaturas celestes, hijas sólo del sueño
de su divinidad, impuro por ajeno.

Pero sé que vendrá. Los dioses le impusieron
la sed como un absurdo y cruel sometimiento
y eso lo hará más débil a la ocasión furtiva.
Él no sabe que existe porque la noche enturbia
las aguas en que abreva y lo entraña en sus sombras,
carnazón de la hulla, grupa fría del alba.
Sin embargo yo sé que basta una palabra
para que un potro cobre conciencia de su estirpe
de lumbre y le arrebate su perfil a la nada.

El hombre que bautiza con su nombre un caballo
lo hace suyo al instante y no habrá ya enemigo
que lo monte si antes no le arranca sus sílabas.

He pasado otra noche junto al abrevadero
acechando el barrunto de su trote, aguardando
lo mismo que un cuatrero el resuello caliente
de su ansiedad, el roce tan tierno de sus belfos
con el agua. Y en vano, toda la noche en vano.

Cuántas veces el alba traicionó mi ambición
mostrándome mi reino de Corambo arrasado
por las guerras absurdas que yo mismo declaro
contra mí combatiendo mis huestes con el tiempo
para aplazar así un día la victoria.

Yo sé que no entraré jamás en Materón
sin mi caballo y sigo por eso procurándole
valor al enemigo, cobardía a mis tropas.
Materón ha caído cien veces bajo el yugo
de mi mano y cien veces renuncié a su bandera.

Un caballo está hecho de su propio deseo
como el mar de la oscura posesión de su abismo.
La palabra lo hará tan cierto como el sueño
maldito de la muerte. La sed es mi aliada.

Aguantaré por eso otra noche en mi empeño
y al alba será mío, mucho más que mi sangre.
Esa mañana mismo entraré en Materón
aunque ya nadie quede que celebre mi triunfo
y mi caballo cruce solitario sus puertas
sometiendo las sombras, ajeno a la victoria.


De  Corambo, 2007




DEIDAD

Hay un dios más allá de tu Dios mismo
que abunda en su deidad
con dejarse en olvido, su abandono.
Con arroparse con su transparencia.

No preguntes por él.
Ni siquiera su nombre
diré por no enturbiarlo.

Templo es el aire de su don, amigo,
y basta respirar para adorarlo,
el salmo de tu aliento.

Y estamos ya con él, estando solo.
Y el está con nosotros en su ausencia.


De Copa de sombras 2009   



CAJA

Toda mi herencia es una
caja azul de galletas. Dentro nada.

Ver plegarse el cartón.
Verle ganar así un espacio al mundo
estando, como está,
ya el aire repartido
y guardar para mí- oh mi tesoro-
esa nada pequeña
con sabor a vainilla
que se basta en su olor, ya sin galletas,
para probar la dicha,
la clara sensación
de que lo que no está se torna a veces
cierto como su ausencia.

Yo la quiero vacía.
Para ti el pan, su miga, la flor dulce
del azúcar tostado.

La nada mi avaricia.


De Raiz de la materia 2011

CEMENTERIO ALEMÁN (YUSTE)

I
1945
In balance with this life, this death.
[W. B. Yeats]


Ahí las tenéis, miradlas: son las arteras armas de la noche,
apacientan la anchura de la nieve
y el cristal apagado de una campana fría.

Son los trenes que silban –tan negros- por el sueño,
y es el olor violento del barro y su horizonte
helado en el que cantan las bocas de los muertos
sus canciones de escarcha que hieren los oídos.

Son, mirad, estos hombres, hundidos o tocados
en un juego siniestro de naves por la sangre,
de aviones incendiados en el fondo de un bosque.

Cuando flotan las luces tras la niebla,
cuando pisan su sombra y la sombra les muerde
con sus dientes de hielo, con sus desolaciones.

II
2005
The years to come seemed waste of breath.
[W. B. Yeats]


De seis en fondo ahora, la formación de cruces
insiste en recordar al caminante
la estirpe de estas muertes militares,
la raíz malograda que se pudrió en sus tumbas.

Cae el hielo de la tarde como antes vuestros cuerpos,
como cayó la tierra sobre vuestras canciones,
como han ido cayendo las hojas de estos robles
hasta dejar ausente su esqueleto de acero.

Con la anónima nieve de la muerte,
sobre vuestra tristeza ha crecido la hierba
y esa hierba persiste verdemente
en el sueño invertido de vuestro escalofrío,
en vuestro duro nombre de muertos extranjeros
y en el asombro sepia de vuestra adolescencia.

Habíais dejado apenas el mundo de los juegos
para seguir jugando con torpe ardor de guerra.
Para acabar así, convertida ya en mueca
la risa irresponsable que se heló entre las nubes
o devolvió desnuda la crueldad del océano.

Para acabar aquí,
lejos de vuestra casa y de su sombra íntima.

Aquí, donde conviven la pena y la vergüenza
y la costumbre junta el horror y el silencio
en el último espasmo que heló vuestra mirada
azul y fría y extraña, vuestra última sorpresa
al contemplar de pronto la muerte cara a cara,
tan extraña como estos olivos contra el cielo.

Y ahora estáis en la muerte y seguís sin saberlo.
Lo sabe el caminante cabizbajo
que mira conmovido vuestras tumbas
y contempla el sendero que él también cruzará
otra tarde de hielo, sin hierba, pensativo.

En un rincón del tiempo se acumulan las zarzas
que acabarán ardiendo en una hoguera fría
con los huesos más tristes de la historia.

Y la tierra os ha dado no tan solo reposo:
os da una dignidad que en vida no tuvisteis,
la dignidad del muerto en un bosque extranjero.
Porque para la muerte todo suelo es extraño
y un hombre es extranjero en cualquier cementerio
que visiten sus ojos pensativos.
Un hombre es extranjero
en cualquier cementerio en que repose.

( De Las sílabas del tiempo. Nausicaa. Murcia, 2007. Segunda edición en La Isla de Siltolá. Sevilla, 2013)


MONJE A LA ORILLA DEL MAR

Todo es frágil aquí, todo es niebla de asombro
bajo el silencio blanco de la nieve
o en el abismo azul de los acantilados.

Como un pájaro herido,
la lluvia se ha posado mansamente
en la orilla del mar.
Su música de sombra silenciosa
desciende blanda y tibia
a la arena sin pájaros.

Desciende blanda y tibia
desde este cielo turbio al turbio mar sin peces
y allí se desdibuja,
se disuelve en el agua
de otro mar más profundo sin temblor ni oleaje.

En la precaria orilla, sobre una leve duna
soy un cuerpo en penumbra, una interrogativa
silueta que contempla el horizonte incierto,
perplejo frente al mar vacío de veleros.

Y pienso en el desorden nevado de la muerte.

(De "Plaza de la Palabra", Editora Regional de Extremadura. Mérida, 2011)

CREPÚSCULO ESPAÑOL DE CASANOVA
Cae la tarde amarilla, se va precipitando                                                                                                            

la sombra tras las copas espesas de los pinos.
Y estos paisajes hondos, este otoño de viñas,                                                                                              

me hablan muy lentamente del final de la hoguera,                                                                                        

de estas brasas que huelen a una dulce tristeza.
Me consuela la calma que tiene el campo ahora.
Me miro en el silencio interior del crepúsculo
y en el agua del río,
en el agua que corre somera y transitoria,
oigo hablar a los muertos que fueron mis amigos.

El final de la tarde, con esta luz serena,
con esta mansedumbre de las convalecencias,
me entrega su piedad a la hora del espanto.

A esta edad la Fortuna ya no mira a los hombres:
mi equipaje es un hueco, un baúl de extravío,
lo que saldan las horas, un bagaje de humo
que pesa más ahora que cuando estaba lleno.

Mira otra vez. Quizá
solo es esto la vida:
Un túmulo de arena al sur de la ventisca,
la estatua indiferente en donde posa un pájaro
su frágil tiempo de aire,
la sombra del caballo contra un muro de agua.

Sí. Quizá los minutos, como las caracolas,
son huellas de cristal sobre la nube,
el péndulo marino que duerme en las campanas.

Tal vez la vida sea más un lugar que un tiempo.
Un lugar que confunde la máscara y la piedra,
la vigilia y la lluvia, los días y los nombres
en la hora de la esfinge y las inundaciones.

Tal vez la vida es esto:
la voluntad de nieve que hay en las pesadillas,
el espíritu áspero de una emulsión de lodo,
un incendio que sube por el acantilado,
cenizas y pavesas sobre las olas verdes,
la confusa blancura de las constelaciones.

Quizá sólo sea eso lo que la vida quiere:
fluir y atravesarte
como un inconsistente apócrifo del viento.

Mis ojos sólo miran el lugar de su ausencia.

( De Las sílabas del tiempo. Nausicaa. Murcia, 2007. Segunda edición en La Isla de Siltolá. Sevilla, 2013)

 

 

EXTRAÑEZA
Poesía, luz inestable que siempre empuja hacia las intemperies, lenguaje múltiple y diverso que concentra una imagen: la imagen del interior desnudo del creador verdadero. Puente, río, asedio insomne al mundo que reitera el otro lado de las cosas y de las personas. Inteligencia que hiere. Ignorancia sublime que desvela. Opacidad que ignoramos y tememos de nosotros mismos.

Sobria, reflexiva, dotada de magnetismo y síntesis hacia todo lo que debe ser nombrado. Palabra que redescubre los fondos del origen, la simetría de sentir que se pertenece a un pasado, que no es otra cosa que presente, acaso futuro.

Palpamos la autenticidad de algo tangible e intangible, lleno del barro de una realidad cuestionada por ese interrogante que nos sacude. Atrapamos tan sólo el sueño del instante que esa misma realidad nos proporciona. La poesía nos impone el deber de lidiar con lo real – que es otra forma de irrealidad - y registrar su impacto, contestar reactivos a sus inercias o sinergias, a la vez que, aparte del honor de la escasa rentabilidad que tiene nuestro mundo de extrañezas, se nos va la vida en ella.

Y nunca cansa esta desnuda y dura realidad que esconde siempre el espejo desdoblado de cada uno de nosotros... Seres extraños.


CONCORDIA
Es una rama, sólo es una rama.
La milenaria rama que perfumaba a Homero,
que inspiraba al sufí y que era, y sigue siendo,
paz sobre nuestros campos. Inmutabilidad
de raíces que escarban sobre las mil batallas.
Perpetrada ceniza del guerrero olvidado.
Pavesas de poetas que jamás perecieron.
Tras las bardas, su luz agita el tiempo.
Nos devuelve al cercano volar
de la concordia en la boca sin hiel.
La promesa del espectro visible.
Las ánforas selladas, lo profundo,
en los pecios tranquilos del silencio.


PASO

(Para Manuel Pecellín, amigo siempre.)

I
Es un pozo ojival y acaudalado que en el muro
recuesta su silencio de roldana y compás.
Alguna vez quizá calmó la sed de un animal
o de algún transeúnte, o de alguna mirada...
De todos y de nadie ahora es mero ornamento
a la intemperie en su brocal sellado.
Agua dormida. En vano intenta reflejarse en ojos
que ni siquiera saben a quién le pertenece.
A su lado, la botánica llama de tronco retorcido
se alza sobre el olor de la lluvia reciente
bajo el desmayo verde de la hierba que empuja.
Es el lugar que habito…
y en el lugar que habito hay niebla a veces.
Una gasa sutil y humedecida que atraviesa mí tiempo
para que yo respire la atmósfera de infancia.
La luz que amarillenta parpadea en las esquinas
es verdad y no es verdad. Nada es lo mismo.
He creído, en la bruma, palpar lo seco de las gamonitas
encendidas al alba entre encinares,
pero es mi pie y su huella, huella y nieve
que desnuda el azar de estar aquí
al abrigo de no sé qué misterio.

 

II
Es la intuición certera del retorno
cuando soñé que estuve,
que aquí tuve mi casa y mi destino.
Ay, tierra de milenios que lates en mi boca,
qué antiquísima eres y qué joven
cuando cada mañana me despiertas
con tu lección de vida inagotable.
La lluvia es un presente que golpea
en la fragilidad de las certezas,
mas tú ya sabes bien que el día
menos pensado reanudaré la marcha
y me iré de puntillas.
Será una nueva forma de huir…
O de escindirse.

Página 6 de 6

Últimas Noticias

La Fundación Princesa de Girona (FPdGi) iniciará el 7 de febrero en Mérida una gira para reunir a los jurados de expertos y proclamar a los ganadores de sus premios, que se entregarán en Girona en...
La periodista extremeña Pepa Bueno ha sido galardonada con el premio Santiago Castelo a la Trayectoria Periodística de Don Benito por "su alta ética profesional, su rigor informativo y ser...
El productor y empresario teatral Jesús Cimarro, que dirige el Festival de Mérida, presidirá durante los próximos cuatro años la Academia de Artes Escénicas, cargo en el que sustituye a José Luis...
La Junta de Extremadura ha convocado el 28 de diciembre un concurso de arquitectura para el proyecto y dirección de las obras de la nueva Facultad de Medicina en Badajoz. El martes, día 9, se...
Uno de los referentes del arte contemporáneo en Cáceres no abrirá ya más sus puertas. La galería Casa Sin Fin se despidió el sábado de su público y cerró la puerta a «unos años muy estimulantes»...
More inActividades  

Agenda

El artista Rafael Morera presenta una muestra de 39 pinturas de contenido abstracto, sugerentes, de elementos naturales del planeta Tierra. Están realizadas en acrílico sobre papel y montadas...
El próximo sábado, 20 de enero, a las 21.00 h., estaremos en el Teatro López de Ayala de Badajoz con MUERTE por AUSENCIA, escrita y dirigida por Marino González Montero y con tres grandes actores...
Conciertos de la Basílica Pontificia
Miércoles, 10 Enero 2018
Un documental sobre el político español Manuel Godoy se proyectará el próximo día 11 de enero en el teatro López de Ayala de Badajoz, a las 20.00 horas. Titulado 'Príncipe de la Paz. Ascenso y caída de...
More inAgenda  

Libros Recomendados

De la soledad que emana
Miércoles, 17 Enero 2018
AMOR Y METAPOESÍA María José Fernández nació (1961) en Navalvillar de Pela, territorio rayano entre la Serena y la Siberia, comarcas de enorme reciedumbre paisajística, con Guadalupe al fondo. Allí...
HISTORIA DE BADAJOZ Si alguna obra puede aducirse en Extremadura como prototipo de “work in progress” es esta Historia de la ciudad de Badajoz, cuyo volumen XII acaba de aparecer. Se trata de una...
El aroma o quién
Martes, 26 Diciembre 2017
AROMA LÍRICO Con esta obra obtuvo su autor el Quijote de Plata 2016, premio que organiza la Asociación Peña Rodense con ayuda del Ayuntamiento que da nombre a ésta. Nacido en Mérida (1956), Andrés...
Walter Benjamin (Berlín, 1892), filósofo judío, marxista heterodoxo, crítico literario, próximo a la Escuela de Frankfurt, llegó a la frontera española huyendo de los nazis. Sin los oportunos papeles,...
La reina desconocida
Sábado, 16 Diciembre 2017
GERMANA DE FOIX Pertenece Julia Rodríguez-Moñino a una ilustre familia extremeña, en la que han brillado con luz propia dos extraordinarios personajes: su hermano Rafael, historiador prematuramente...

Últimas Publicaciones

Junto a las secciones habituales (no perderse la "bitácora" del directo", siempre tan comprometida), este número de la revista rinde homenaje al cardenal Cisneros., también devoto y visitante de la...
Tercera entrega de la saga policíaca construida por la joven autora con protagonismo de la comisaria Annika Kunde (aquí muy diluida), también es una novela breve clasificable como de género negro....
Nacido en Cáceres, García de Dueñas tiene una reconocida carrera como crítico de cine, guionista de televisión y documentalista. Miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas...
Es el tercer poemario que la escritora extremeña publica durante los meses últimos, junto con Piélagos del alma y La soledad que emana.En Inventario del silencio María José Fernández antologa parte...
El 3 de enero de 1993 salía a luz el primer número de este boletín semanal, portavoz de la Iglesia diocesana. Cumple, pues, veinticinco años, auténtica mayoría de edad para una publicación...
More inPublicaciones  

Boletines

Partituras: Ave Maris Stella, La Pirroquia, Canción al Niño Jesús. Miguel del Barco Gallego (PDF) Francisco Fernández Golfín (I) Notas para una biografía del diputado doceañista extremeño. Carmen Fernández-Daza...
Descargar (PDF) MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: Partituras: Dos Elegías, Himno de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y Marcha Académica.PDF ANTONIO GALLEGO GALLEGO: Música y...
Descargar (PDF) FRANCISCO JAVIER PIZARRO GÓMEZ: José Miguel Santiago Castelo (in memoriam). PDFJOSÉ ANTONIO ZAMBRANO, Pesar de un son. PDFCARLOS MEDRANO, Poema Casteliano. PDFCARLOS GARCÍA...
Descargar (PDF) - Necrológica: Don Francisco Tejada Vizuete y Don Félix Grande Lara (in memoriam). PDF- JOSÉ MIGUEL SANTIAGO CASTELO: Orción al Cristo del Humilladero. A Francisco Tejada Vizuete....
More inBoletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 / 927-323131

Fax: 927 32 31 09

E-mail: Deshabilitado temporalmente, disculpen las molestias. Para cuelquier consulta, por favor, llamen por teléfono.

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper