Usted se encuentra en: Inicio > Creación

Escritos y poemas

José Iglesias Benítez

Lunes, 26 de Diciembre de 2016

 

DICIEMBRE. VEINTITANTOS
(Tríptico con Luz al fondo)

 

I
Diciembre. Veintitantos. Florecía
una rosa de nieve en la ventana.
En el frescor azul de la mañana,
un aura de cristal nos envolvía.
Todo estaba encendido. La campana
repicaba su bronce de alegría.
Tanta emoción como en el pecho ardía…
y era vana ilusión y lumbre vana.
Estrellas de oropel, papel de estaño,
mintiendo amor y paz. Y todo el año
nos dejaba su lágrima salobre.
Diciembre. Veintitantos. Y nacía
una vez más el hijo de María.
Y otra vez era sólo un niño pobre.


II
Otra vez era sólo un niño pobre
el Niño-luz que en el amor nacía.
Y otra vez era el sol que amanecía
y nadie quiso ver.
Un mar salobre
de luces de neón, de estaño y cobre,
en su fulgor sin sol nos envolvía.
Florecido en el vientre de María
estaba Amor sobre la tierra.
Sobre
cada estrella de luz, como un sudario,
iba creciendo en sombra aquel calvario
aterido en la noche de la espera.
Hoy lo alaban los reyes, los pastores…
Y mañana, dolor de los dolores,
será crucificado en primavera.


III
Será crucificado en primavera
el Niño-sol que el mundo alumbra ahora.
Nadie piensa que nace con la aurora
el manantial de amor que nos libera.
¿Qué será del amor, si cuando muera
la estrella de neón deslumbradora
no tenemos el Sol que brilla y dora
ni la Estrella que da luz verdadera?
Este Sol entre pajas alabado
pronto será fanal en el madero.
Luz de vida que en Vida se convierte.
Si hoy es un niño pobre y olvidado,
mañana en el Amor será lucero,
vencedor de la sombra y de la muerte.

José Iglesias Benítez

Lunes, 03 de Octubre de 2016

 

DÍPTICO DE TIERRA Y LUZ


A Santiago Castelo, in memoriam

 

I

Este soneto tierra que te escribo

me araña como tierra, entraña adentro.

Huele a tierra mojada y en su centro

abriga un corazón al rojo vivo.

 

Un corazón de luz desmesurada

que la tierra arropó en su desvarío.

Un corazón que ahoga el suelo frío

y lo apaga y lo empuja hacia la nada.

 

Hoy te llora mi voz, huérfana y sola,

y añora aquel clamor de caracola

que supo darnos en tu voz consuelo.

 

…Y el soneto se queda desvalido

porque no estás aquí, porque te has ido,

poeta de la luz, dulce Castelo.

 

II

Poeta de la luz, dulce Castelo,

ruiseñor de la encina y del olivo,

alondra en el trigal, de canto altivo,

cigüeña o golondrina en raudo vuelo.

 

El blancor de la cal, azul del cielo,

amarillo en la mies con sol festivo,

violeta en el amor, breve y furtivo,

o rojo en la pasión de su desvelo,

 

cantabas a la luz y a la alegría

con una pizca de melancolía

y el ensueño tejido en verso y prosa.

 

Ruiseñor del olivo y de la encina.

Alondra bajo el surco. Y golondrina.

Ya eres cigüeña de tu Torre Hermosa.

 

Madrid, 26 / 02 / 2016

Álvarez Buiza

Miércoles, 28 de Septiembre de 2016

Buscando una salida

a mi tristeza,

topé con la dulzura de tus ojos.

 

Y ya no quise huir.

 

MIENTRAS ESPERABA

Donde quiera que vayas

iré detrás de ti.

 

Desde que te conozco

seguirte

es lo que he sido.

No sé hacer otra cosa.

 

Incluso cuando tú

me imaginabas lejos,

perdido, indiferente,

besaba yo tus pasos

y olía los recovecos

de mi ausencia sin ti.

 

Qué hacer, amor,

entonces,

si de pronto te alejas

irremisiblemente

sino buscar sumiso

tus caricias,

como si fuera un perro

enamorado.

 

Y si te encuentro plácida,

dormida como un pájaro

que sueña,

entregado a tu sueño

me acostaré a tus pies.

 

Para esperar callado,

contigo,

a que despiertes.

 

Recogerme,

huir hacia adentro para ser sólo

lo que tu mirada vea de mí.

 

Alejarme para que tú,

callada,

descubras mis silencios

y me nombres

para que yo recuerde por qué vivo.

 

Y hacerlo, entonces,

a través de tus labios y tu voz.

 

Despierto para verte y verme a mí

bañado en tus pupilas,

bebiendo de tus lágrimas,

consciente de que soy

desde el instante exacto en que me miras.

 

Y sentir tu mirada más cierta

que mis sueños:

 

Al fin, mujer, dormir porque te duermes.

 

Francisco J. Chamorro

Jueves, 22 de Septiembre de 2016

LA REVOLUCIÓN (II)

Un revolucionario soy,

sin revolución.

Mi patria es el silencio.

En Une rose dans les ténèbres (Editora Reginal de Extremadura, 2015)

 

Jimmy nunca sabe qué contestar.

Es tímido, aunque no lo muestre.

El primer preservativo que utilizó

estaba caducado y

jamás se le olvidará la fecha 28-10-2010.

Su pasado son unos VHS y la

sensación de haber dejado la puerta abierta.

A Jimmy lo quiere y admira todo el mundo.

Es un gran tipo.

 

En Jimmy, te lo pierdes todo, chaval (1er Premio Poesía XXVI Certamen “Calamonte Joven”, 2016)

 

A Jimmy le gustan los hombres y las mujeres.

Adora los cuerpos elásticos, trabajados e infinitos.

Su cuota mensual del gimnasio es sagrada

y cuando regresa a casa después de hacer piernas

come a solas en la cocina con la luz apagada.

A Jimmy le gustan la música electrónica y el alcohol.

Cuando sus amigos no responden, sale a beber solo y

en alguna ocasión huyó de la claridad tras las 6 A.M.

para refugiarse en la parada de metro más cercana.

Adora las canciones que rompen cuando nadie espera.

 

En Jimmy, te lo pierdes todo, chaval (1er Premio Poesía XXVI Certamen “Calamonte Joven”, 2016)

 

Mila Ortega

Jueves, 28 de Julio de 2016

FUGAZ Y SOLA

Preludio


El azar me puso en esta partida de ajedrez

y acabé creyéndome una torre con ventanas,

otras veces, un peón en el tejado

hasta que el viento acabó por llevarse el tablero

dejándome prismática y sola.

 

La sensación de creerme lejos

y deudora de lo pendiente

amenaza el deseo diario de resistir.

Cuando el vestido de comunión

amarillea en el marco de alpaca

presiento que todo sobra,

demasiados adjetivos inundan de baba

los renglones.

 

Inocuos mis poemas

no alcanzan la precisión ni la belleza,

a menudo inmóviles

en el umbral de lo pretendido.

 

No estoy segura de poder soportar

el dolor de algunas ausencias.

 

Me gustaría que ninguna soledad

me matara.

I

Fugaz su imagen al alba

se diluye en un instante,

es un sueño vago su rostro y el mío

se estremece por este adiós

esperado y hambriento.

 

Atocha.

Se pierden los vagones,

desaparecen las maletas entre la gente

y las despedidas se guardan

en los pañuelos al viento.

 

¿Hacia dónde miras cuando me miras?

 

II

Qué fugaz la melodía de aquel canto.

 

Cuando me aman,

y deseo soportar que me amen,

a veces, cuando me aman

no puedo asumir una caricia más.

 

No puedo resistir una caricia más

y aguanto un poco todavía,

un poco más, hasta romperme bajo la piel

y caer en el abismo.

 

III

Es un viento intruso el que se cuela

y se oculta en los rincones habitados

por la ausencia de su voz.

 

Hiere la memoria,

se consume el recuerdo

como un fósforo encendido

entre las yemas de los dedos.

 

Otras miradas esperan

para anidar en mis ojos

como una bandada de pájaros

hacia un lugar salvaje e indemne.

 

IV

Con este nombre impuesto

divago por el borde de la duda,

navaja que en las sienes penetra

por las que asoma pálido un gusano.

 

Apenas me sostengo

en esta historia que desprende

despacio sus escamas,

un traje sin tela ni costuras,

nada más que escamas,

como un reptil que se pasea

por los túneles del metro.

 

V

Insisto en la esperanza

esa llave maestra que tintinea

y luego no acierto a palpar

entre los pliegues de estos años.

 

Se fueron, pero dejaron sus cosas

y el olor permanente de los pasos

por los senderos de la casa.

 

Transcurren los días en semanas

cómo viernes que ayer fueron lunes

y el patio sin barrer.

 

Me parece tarde,

siempre tarde.

 

VI

Sobre la calle mojada me pregunto

por dónde camino

si no saludo al barrendero,

no reconozco al vagabundo

ni la sombra inclinada de la farola.

 

Abrigo en esta esquina la ilusión de un gesto,

un gesto cálido, tal vez.

 

VII

En la estación de autobuses

ni una derrota

la mesa con corazones de tinta,

nombres y fechas,

insultos.

 

Perdidos el seso y la cordura,

esperando, como Penélope,

tejemos una rosa de lágrimas

y el aullido del lobo nos devora

con la pertinaz insistencia

de un recuerdo,

a dentelladas, el olvido nos desangra

y morimos vivos y olvidados.

 

No llegó, tampoco en éste

y son las tres y pico.

Alguien rellena el crucigrama

de un periódico antiguo,

sobre una mesa sucia,

la mirada, ausente, como el paso inseguro

de un cachorro que se aleja de la cueva.

 

VIII

Hoy vuelvo a casa sola, ceno sola,

me cepillo los dientes sola y amanezco sola.

 

Sola me soporto y me entrego

a la bondad merecida.

 

Sola

porque un día fui multitud

y no crecí sino para jugar

al tenis o al sexo,

para practicar natación y amantes.

 

Sola

porque la duda fue mayor que la libertad

y las brazadas silenciosas en el agua

más locuaces que algunas conversaciones.

 

Bajo la sutileza del agua aprendí

a nadar sola.

 

IX

No soy quien te espera.

 

Prendí una fogata donde apurar mi sentir ingrávido

y se alzó una columna de humo muy alta,

deseaba que la vieras desde lejos

pero solo acampo una noche,

al amanecer recojo mi escaso equipaje

e inicio el camino de mi libertad.

 

Esperarte sería una imprudencia.

 

X

Fugaz y sola

persisto en una llaga abierta todavía,

un enjambre de abejas que pululan

en las palmas de mis manos.

 

Hacia tiempo que no me sentía quebrar

tan ácida como un jugo de naranja.

Era sencillo arrancar uno a uno los pétalos

y acabar creyendo en mí.

 

Ahora creo en mí,

en mí y en mis heridas.

 

XI

No me consuela el ritmo de la lluvia

ni su líquida conversación.

 

El tiempo me desata en hilos de seda

y al abrirme paso entre los animales

que en estampida me recorren,

busco aliento.

 

Gritan los huecos más profundos

una idea incasable y vaga.

 

XII

Insoportable es el destierro de este día,

espero volver mañana.

 

Mas no sé si deseo el abrazo que se me niega,

otra vez se me niega la manzana mordida

en el recreo de un patio de cemento.

 

Mas no sé si deseo el hueco que se me niega,

otra vez se me niega un refugio en el parque,

el afecto desbocado y la insurrección del yo.

 

En garras los versos, huidas las palabras,

ignoro lo que mantiene tenaz y oblicua

una lanza clavada en el estómago.

 

XIII

Qué nombre tengo si contesto siempre.

 

Se rasgó el mimético uniforme,

un secuestro largo y sutil

de caricias robadas y mentiras.

 

Aquella novela

es un cadáver putrefacto,

una pesadilla de besos enfermizos

que seguirán durmiendo en mi alcoba

por un tiempo.

 

Ahora te recuerdo.

Antes te amaba.

 

XIV

Una caja de cartón atesora

un juguete, una foto, un mechero,

unos novios de plástico con un nombre

y una fecha,  un único nombre

premonitorio quizá

de la torpeza y la monotonía.

 

XV

Nuestro perro se  asoma a la ventana,

imagina una libertad que no desea

pero le late en un sueño inconsciente.

 

Me asomo al infinito de un horizonte cercano,

los tejados húmedos.

 

Entre los detalles diarios y las fotografías,

antiguas evidencias confirman

que saber mirar es lo importante.

 

XVI

Desconfío de este breve protagonismo

al descubrir un barco al amanecer

que arroja las redes,

sin tiempo para pescar

el gran pez de Hemingway.

 

Dudo de querer seguir,

acomodarme o ejercer de hombre.

 

Sigo el empeño de una intuición perenne.

 

XVII

Tal vez sea solamente ser

y ningún otro desconsuelo me inquiete,

no es un reproche ni una justificación

ni siquiera la necesidad de que me escuchen.

 

Es una puerta abierta

que deja correr el aire fresco

este propósito,

liar el tabaco en otro cigarrillo

a sabiendas de que me sentiré culpable

por volver a fumar

y hasta que quiera dejarlo.

 

Tal vez sea solamente ser

lo que sienta.

 

XVIII

En este leve retrato reconozco el amor

que me sostuvo un día firme.

Es seguro que deseo estar sola.

 

Nadie  consuela a los árboles.

Qué no habrán visto sus hojas

y sentido sus raíces.

 

La mueca de un felino bostezando

tan dúctil y maleable

acaba por conquistar el desánimo

y clava sus fauces en la atonía

de un fiero animal

que hace versos.

 

XIX

Nevará en abril

porque nadie me espera,

mis manos solas se anudan

y mis pasos solos me acompañan.

 

Nevará en abril sobre mi frente

la flor de los cerezos.

Acaso si no nieva, la lluvia cubrirá

cada una de las horas consumidas.

 

Nevará en abril

y en todos los segundos

de este invierno

que es siempre abril.

 

XX

Con el viento del otoño hallé la paz,

sedienta de su afecto y en la niebla

anaranjada.

 

Me deshojé en cobre

y creció  un esqueleto

con el olor del tiempo.

 

Entre las nubes amarillas

escribí todos los poemas

de memoria,

cayeron en mi regazo

y se hicieron hojarasca

en un libro de soledades,

generoso libro,

con el viento del otoño

aquel septiembre.

 

XXI

Los príncipes siempre son y hasta el final

ranas, nada más que verdes ranas.

Por eso algunos viernes

un abrazo me es indispensable,

soy así de frágil.

 

XXII

En un intento fatal de atravesar la calle,

una lombriz muerta es pasto de las hormigas.

Para ellas mi bota será una atroz calamidad

y quizá recen para que alargue el paso,

pero soy un dios muy  insolvente.

 

¿Acaso no fue su estela más fugaz que la mía?

 

Presiento que no sirven las palabras.

 

Aquel grillo se coló en el patio,

resultaba insoportable el cri- cri de sus alas

pidiendo compañía,

solo en la cárcel de su torpeza.

Al fin, logré destriparlo

y suspiré aliviada.

 

Soy tan ignorante como aquel grillo,

pero yo lo maté.

 

Él estuvo mucho más solo

en su pobre y fugaz historia de grillo

perseguido por cantar.

 

XXIII

Detrás de las estrofas duerme un perro,

sienta la cabeza en mis tobillos,

intuye lo que ocurre.

 

Me sigue con el rabo diligente

más allá de empeños y frustraciones,

detrás y en todas mis cuartillas.

 

XXIV

“Shine on you crazy diamond”

PINK FLOY, “WISH YOU WERE HERE”

 

La música me sostiene

y hay algo de rítmica ternura

en el papel emborronado y roto.

Sin ella serían insoportables

el destino y la televisión.

 

Una canción desgastada

en el viejo tocadiscos

suena mía, nuestra.

 

Baila conmigo esta tarde,

Pink Floy no nos conoce,

nadie supo nunca de nosotros.

 

XXV

Esta piel de aliento huérfana

cuánto esperará  a que desate

sus crines un beso.

Estas manos, desnudas de caricias,

qué harán hasta encontrar

un gesto que las abra.

Estos pies delgados

perdidos en una cama inmensa

qué sendero andarán por sí solos

fugaces y solos

estos pies impares.

Y esta cintura que fuera generosa

y tierna se quebrara tantas veces

con el lazo musculoso de su abrazo,

de qué se vestirá serena al convertirse

en las puertas misteriosas de un templo,

con qué se vestirá esta cintura

para quién, esta cintura

fugaz y sola.

 

Maribel tena García

Domingo, 17 de Julio de 2016

 

EL DESEO ES UN ANIMAL QUE NO HUYE

A pesar de convertirse el amor,
o algo que se le parecía tanto,
en un territorio arrasado que empuja al exilio.
A pesar del abandono creciendo
como mala hierba,
de los cálidos pliegues de carne
que una mañana se antojan extraños.
Aunque el espejo de repente devuelve
sólo una holografía borrosa del cuerpo que se veneraba
o del que se ofrecía con mística higiene,
regresa la salvación del tacto.
Se inicia incansablemente una azarosa expedición
en busca de la hermosura.
El olvido es la alquimia que redime
de este tiempo aquí.
Tan breve. Tan de ceniza.


CATÁLOGO DE SED

La alegría no debería ser nunca algo relativo.
Y lo es, sin embargo.
En qué medida podríamos calcular la distancia que va
del grifo de diseño con temperatura regulable
a la maratón que recorre una mujer africana
para buscar agua cada día.
Cómo pesamos el bidón lleno sobre su cabeza,
la tierra que apenas se hunde bajo su piel encallecida.
Al castigo cervical del mundo, qué nombre le damos
mientras fluye un manantial templado de las tuberías de casa.

El dolor en cambio es absoluto.
El pájaro de la muerte nace del mismo nido
a uno y otro lado de una frontera indiferente.
El único equilibrio sucede cuando la vida
nos arranca de repente una pierna o un hijo.
Entonces se asemeja el catálogo de nuestra sed,
el tiempo respira y se contrae,
se seca bajo nuestros pies el barro de una extraña justicia.


VACACIONES

Despertarnos con la luz,
con el ritmo sencillo y previsible de los animales.
Conducir evitando las autovías.
Hundirme hasta las rodillas
en la memoria de hielo de un río.
Descifrar la extraña coreografía de los insectos.
Comer despacio cuando tenemos hambre.
Hablar poco, lo imprescindible.
Sostener en medio de la noche
la mansa mirada de un ternero.
Agotar los ojos y las piernas en un bosque.
Desandar por dentro la ciudad
y su fango de burocracia.
Bisbisear una lenta plegaria
para que no nos abandone en septiembre
esta certidumbre de belleza.

(Tres poemas del poemario Como suceden los árboles. Editado por La Penúltima Editorial. Valladolid, 2016)


EXAMEN


ayer se me ha muerto una alumna
una niña de quince años

se ha pasado toda la noche
con su voz imposible
dictándome una misma pregunta
cuya respuesta yo no sabía

en el sueño han venido hasta su mesa
para llorar blandamente
alumnos míos de otros centros
a muchos kilómetros y días de distancia

hacia el amanecer le he entregado el folio en blanco
lo ha recogido con manos de cera perfumada
y me ha dado permiso para descansar

me iba diciendo mientras nos dormíamos juntas
lo que yo le dije a ella en diciembre

no pasa nada
habrá otras oportunidades
sé que este no te lo habías preparado

(Inédito)

Fran I. Mendoza

Viernes, 01 de Julio de 2016



Introito del alma
Las noches quiebran los cristales del alma,
el alma se desangra cada noche.
La soledad de los espejos
no interfiere en el suicidio de los días.

Las noches cierran los vectores certeros,
aguzan el morbo de las mantas
y manan deseos incorpóreos,
luto de estrellas y viento de feromonas.

Las noches se desangran en el alma
contra los vértices de los espejos.
Presencian nuestros actos y el exceso,
la capacidad del hombre en la pasión.

De  'El lenguaje interior' ( Ed. Letras Cascabeleras, 2015)



Firmamento
Se acopla la tarde al sosiego perseguido,
la tarde, se asemeja lenta entre júbilo y delicadeza
a otra tarde, en que la lluvia incesante
era el consuelo de tus ojos
y el frío cúmulo de carámbano,
era el frío de la impaciencia e ira que nos albergaba:
triste escozor que escudaba nuestro orgullo.

Felizmente impasibles, inmersos en el misterio
de la panacea de nuestra compañía.
Silba,
entona,
mira...

y destruye en este chance la solidez de los desdenes,
que acarrean el tormento ajeno y perlado.

Mira por amor,
entona piano el silbido sostenido
que genera el descanso,
que regula,
la calma que ha de tornar a tu mirada.

Tenemos el mundo con alas,
para salir despedidos a Utopía,
está el color de la tarde que se acopla a nuestros cuerpos,
hay un rincón para estar y permanecer ignorados,
existe el espíritu cómplice de los muros protectores
y el amor que agiganta la sabiduría (de la locura)
que solo nosotros experimentamos.

De 'Los colores vividos/ Del color que destila afortunadamente la pureza' (Ed. ArtGuerust, 2014)



Poesía de perros
La poesía ladra en los parques,
palabras dormidas en los salones.
Fieles como perros, husmean todo rastro,
acosan todo corazón sin tregua,
no dejándole un respiro.

Jadean en la tarde oculta ante el despecho,
atacan por la espalda y esposan la sonrisa.

Yo no tengo la culpa del odio sembrado,
fértil semilla que se propaga en las ciudades,
sermón olvidado que marca editoriales,
disolución instantánea de la razón,
con pocas razones.

El verso se vomita en los parques húmedos,
renglones de aire que el aire aspira.
Masacradas ilusiones que pierden brillo,
ante la fría mirada occidental,
acostumbrada a las masacres.

De 'Herramientas y otras luces distantes' (Nacional de ediciones, 2012)

Carlos Medrano

Lunes, 27 de Junio de 2016

 

MÚSICA PARA DÍAS CRECIENTES
Hay veces que el amor es un mínimo gesto:
una mano apoyada en otra mano,
una cabeza que se inclina y duerme,
o esa tranquilidad del fuego amable
que destella en los lirios.
Deja que el aire suene
sin que nada te arrope ni te inquiete,
sin que aceche la imagen o el nombre del silencio.
Y en su cristal la tarde como la piel se amolde,
y su verdor te acerque el canto de los pájaros.


PATIO
En el jazmín conoces.
la magnitud más simple.

Bajo su aroma blanco,
un lugar impalpable

en el aire suspende
el aliento si es frágil.

Quien pierde el alma
sólo a veces la intuye.

Deja que evoque
su figura la fuente.

Un ave o una hiedra
bastan y la sostienen.

De repente, en un patio,
la quietud gira libre.


EL TIEMPO ILESO
a Ángel Campos Pámpano

Por tu caligrafía
el mundo aprende
la luz que acechas.

Queda en tu trazo
el bullir de una fuente
ahora al alcance.

No mancha el viento
el zigzag de los pájaros
antes de irse.

Era tu gesto
la manera sencilla
de celebrar el aire.

Tras tus palabras
vi arder la clara hoguera
de otra existencia.

La simple línea
trazada en la frontera
de la mirada.

Más que literatura
la meta del poema
era la vida.

Pese a la puerta,
como el río que pasa,
que un día abriste.

Cuando me faltas
vuelvo al refugio
de los cálidos nombres:

Caligrafía
sobre el papel intacto
de la tarde dorada.


LA FRONTERA DEL AGUA

Hay palabras que sanan
de las que nadie se alejaría sin dejar de leerlas.
Y hay un día en que de pronto
quedan también escritas.
La frontera del agua.
Un instante en que eres sólo parte de ellas,
y tu mano disuelve
el temblor de una rama,
y la rama disuelve
el temblor del que vive.


poemas del blog isla de lápices




Antonio Orihuela

Domingo, 26 de Junio de 2016

 

LA LENGUA DEL BREZO
para José Sánchez Canterla, in memoriam

Yo no tengo estudios, apenas sé leer, no fui a la escuela.
Cesáreo, el Viejo, me enseñó lo poco que sé.
Por las tardes, después del trabajo, en la puerta del cortijo
nos daba sus lecciones.
Leíamos en un libro que se llamaba Sembrando flores,
allí se contaba la vida futura de fantasía y felicidad
que nos aguardaba.

Cesáreo siempre terminaba sus lecciones igual:

Recordad, nuestra patria es el mundo entero,
nuestra familia la humanidad.

Y rumiando eso me marchaba por las torroncas
con la piara de guarros del señorito.

Fíjate qué cosas tan adelantadas decía Cesáreo.
Jamás he vuelto a oír nada igual.


II
Yo no tengo estudios, apenas sé leer, no fui a la escuela.
Yo sólo soy un campesino que ama la belleza.

En el campo, cuando me encuentro con una rama de brezo,
me pongo a hablar con ella, a veces la rama me contesta
y me dice lo que tiene dentro.

La traigo conmigo a casa, la pongo en mis rodillas
y le voy quitando lo que le sobra.

Un día, junto a un risco, encontré un brezo
que tenía dentro un precioso cucharón con un lagarto
que tenía atrapada a una niña.

Así empecé a tallar, según las cosas que me decían los troncos,
pero esto no es Arte, sólo estoy ganando tiempo
mientras me encuentro a mí mismo
en espiritualidad.

Aunque ya soy muy viejo y no me queda mucho tiempo
éste es el primer tiempo que estoy viviendo de verdad.

No le temo a la muerte, el brezo me ha dicho
que no moriré cuando se aquiete la sabia.

11-M
Yo me manifesté contra la guerra.
Hice todo lo que un ciudadano puede hacer contra la guerra.
Pegué carteles,
di recitales,
fui a la huelga general contra la guerra
que mi pequeño sindicato convocó contra la guerra.
Hablé, donde pude, contra la guerra.
Ahora, el gobierno de mi país en guerra
me pide que me manifieste
porque el enemigo
ha empezado a tirarnos bombas.
Querían
ir a la guerra
y sólo disparar ellos.


La piel sobre la piel . La Mano Vegetal, Sevilla, 2005

 

ALGO FALLA
Tenemos miedo a perder el trabajo
pero no tenemos miedo a perder la vida.

Unas cuantas mentiras son todas las certezas
de que disponemos para vivir.

Ya nos hemos matado bastante,
salva tu vida, se está muriendo.

Alicia Merino Labrador

Domingo, 19 de Junio de 2016

LUCERNA
Cuando en la oscuridad del desaliento 
en su cavernoso cepo
apenas nos roza 
la esperanza   con su tacto de luciérnaga,
su vuelo  más que alumbrar  desorienta
porque  aurora que principia
es hendidura que abisma 
y que se lleva   lo mismo que  da   la fuerza.
Diminuta criatura aérea,  si me merodeas
inyecta en mi  carne cansada
tu ovípara estirpe de estrellas,
dame el bebedizo opiáceo
de tu sabor de leyenda,
muéstrame  Diosa antigua
tu plumaje de alabastro  o  el talco perfumado
de tu áura gigantesca,
que estoy sintiendo en mi espalda
la batida de tus alas turbulentas. 

POÉTICA
Con diminutos  sillares
livianos
una catedral de letras
estoy  levantando,
con  salmodias antiguas
trazo las bóvedas   trazo los arcos...

Ciega  por sus corredores largos
voy buscando una  reliquia    alguna capilla de santo.
A veces,  es como si   se pintara
algún   retablo...
Quién sabe si el vaho de alguien
desprenderá  la cifra   
de su  milagro.


FENÓMENO
Nada mejor, en las tristes tardes de septiembre,
donde todo el fulgor y la risa
se habían evaporado, dejándonos a cambio
un olor a sacapuntas  a carteras  sin estrenar
curtidas  en las ferias de ganado  que intransigentes
y antiguas asesinaban al verano,
que un rumor lejano entre las sierras
del trueno      seguido de la culebra
del rayo,
Porque entonces algún Dios  no nos dio
por olvidados.

A salvo ya del fiero tedio  en la sala resguardados
con los padres y las madres …los vecinos, los hermanos...
todos los pies alzados  en  la silla de los palos
torneados
dejarnos ser mecidos  por los rezos
de las viejas  por los cuentos
de los rayos
por mil vacas y mil árboles por el cielo acuchillados,
por  todos los antepasados que tragaron
el azufre
de ciclones en los campos…

Y en el alma
basculante   la promesa del regalo:
El perfume de la tierra en la calle
descampada
tras haber sido igualados  boquiabiertos
de tormenta
lo mismo adultos que infantes
ante el teatro de la abuela
deus ex machina  mediando...

SE BUSCA
Ni sombra soy de lo que fuí
ando perdida como sin áncora
ahora que recuerdo la jornada
en que advertí
que toda persona tiene a la luz del sol
como un trasunto de sí
que de sus pies se desdobla o se levanta;
Andaría como siempre libre
y feliz  trotando mi niñez
en alguna cuesta curva y soleada
desierta de gente sí, pero repleta de golondrinas
que volandeaban
a la altura de mi alma,
antes del mediodía  las sospechas se confirmaban:
Otra más oscura niña y de escasa talla
con mis mismos remolinos   mi misma falda
venía detrás de mí
-entre las tapias del romero se clareba-
en el atrio de la Iglesia jugó conmigo
conmigo vino hasta la plaza y
si cariñosamente,  algún adulto me saludaba
paraba también conmigo  cabeza baja.
Mentiría si no dijera que así de pronto me intimidó
su negra estampa  pero
también conmigo daba saltitos  cuando
se nos olvidaba contenta a ambas...

Qué miedo tenerle entonces
a tan ingenua  compaña   si parecía
al ir sin rostro  tan aliviada
ser de mí misma   una más fresca   y  clara  constancia.

Desde aquel día  no he vuelto a verla
ni a sentir  su presencia sabia.

Busco a la sombra de aquella niña
doy  recompensa  a quien la traiga.


LABYRINTHOS

Devanando de mis pensamientos   los hilos
hallo  trabado  entre sus cuerpos nítidos
la obtusa grisalla de que son ya dos noches
las que llevo con ésta   soñando  contigo,
Y  huyo  y  esquivo la viscosidad
que segrega  lo onírico  al dificultar
la extracción de raíz que me gusta obtener
de cada filamento  enterizo
y que mi memoria sabe rescatar
de su pozo infinito.

No obstante  resbalo  en la sustancia densa
patino.
Porque si con ésta  son tres  ya  esta noche
las que haga  soñando contigo
es probable que salten todas las alarmas
en los corredores  donde el ideario
hecho extendido ovillo
se entrega   en su transitar   al diario ejercicio.
Nada estará a salvo entonces contigo,  porque
en los desvanes   con trenzadas  sogas
de disertaciones
y férrea trigonometría de olvido
te tengo cautivo;

Y  digo   si de mi prisión de razones
lograras exilio    ingobernable

arrasaría  la luz  de tu  brillo  mis  mil
pasadizos...

Como  muerdo de vida solar
horada  la  rutina  pequeña 
de un miope mamífero.

Antonio Pacheco

Miércoles, 15 de Junio de 2016

 

SOBRE los pupitres
rotulamos la pretérita caligrafía
de verbos y oraciones.

Ah los rincones secretísimos
de los patios de luz
donde celebramos sortilegios de nieve
e inocencia.

Los múltiplos del azul calculados a las fracciones.
La libre función
de sujeto y predicado.

El corazón siempre lo sumamos
a las manzanas de lo imposible.

(Del libro "Madrugada de los ferrocarriles").


ESTO que de mí apenas queda.

Estas manos transparentes
de pañuelos en las despedidas.

Estas idas y venidas
sin remedio hacia ti.

Sin otro lugar donde pensarte.
Sin otro qué dónde y cuándo
de futuro incierto que brindarte.

Sin convenio
entre tu toda tú y mi esqueleto.

Sin ocasión alguna
para negarme al punto.

Para ir despejando cuestiones
en alerta
desde el círculo inútil
de mis eternas dudas.

De mis impacientes deudas.


DESIERTO de sal:
espuma.

Morir
ola siempre.
Playa de tu mismo mar.

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 / 927-323131

Fax: 927 32 31 09

E-mail: Deshabilitado temporalmente, disculpen las molestias. Para cuelquier consulta, por favor, llamen por teléfono.

 

Diseño y webmaster: Docunet digitalización y diseño

Tel. 605 462 471

 

 

Últimas actividades y noticias

El viaducto sobre el Almonte, de la línea de alta velocidad Madrid-Extremadura, gana la Medalla Gustav Lindenthal

30.03.2017

El viaducto sobre el Almonte, de la línea de alta velocidad Madrid-Extremadura, gana la Medalla Gus
Subastan una obra del pintor pacense El Divino Morales que se daba por perdida

30.03.2017

Es el único cuadro recuperable de una trilogía del hospital de la Concepción. Amigos de Badajoz p
La revista 'Turia' acerca a Luis Landero

30.03.2017

El escritor de Alburquerque estuvo ayer en el Meiac en la presentación del número que le dedica es