Fondo Logo

El jurado del XXI Certamen de Relatos Rafael González Castell, en presencia de la concejala de Cultura de Montijo, María Jesús Rodríguez Villa, ha fallado como obra ganadora de esta edición el relato La Noción del Cero, premio otorgado a título póstumo a Fulgen Valares Garrote, que falleció el julio pasado. El jurado estaba compuesto por José Luis Bernal Salgado, Manuel Pecellín Lancharro, Carmen Fernándes-Daza Álvarez, Lourdes León Gómez, Piedad González- Castell Zoydo y como secretaria, María del Carmen Trejo Simóes.
Fulgencio Valares, natural de San Sebastián aunque con raíces en Miajadas, tuvo una trayectoria profesional vinculada al teatro tras cursar Grado Superior de Arte Dramático por la ESAD. Entre otras menciones, dirigió el aula de teatro en la Uex, pasó por ayudar en la dirección de festivales como el Festival de Teatro Clásico de Alcántara o poner bajo su dirección en escena textos propios como Volver a nacer (Rodetacón, 2008). A ello hay que sumar además publicaciones y premios literarios como el primer premio del VIII Certamen de Cuentos de la Diputación de Badajoz, en el 2005. La noción del cero es la historia de un pobre hombre, un don nadie, «un cero a la izquierda», cuya moral irá degradándose hasta límites insospechables para él mismo. Metido ya en la cincuentena, un divorcio infeliz lo deja en la calle y sin trabajo, al dejar a su mujer la librería.

Hoy se ha presentado en la sede de la Real Academia Española (RAE) la obra Cerámica popular hispana. Legado Alonso Zamora-María Josefa Canellada.

En el acto, celebrado en la sala Rufino José Cuervo, han participado el académico José Antonio Pascual; Manuel Villa-Cellino, presidente de la Fundación Antonio de Nebrija —editora de la obra—; Antonio Viudas Camarasa, coordinador del «Itinerario artístico literario Alonso Zamora Vicente. 100 años de su nacimiento, 1916-2016»; Montaña Paredes, directora de la Fundación Biblioteca Alonso Zamora Vicente, y Florencio-Javier García Mogollón, comisario de la exposición «Cerámica popular hispana. Legado Alonso Zamora-María Josefa Canellada». Además, han asistido el director honorario, Víctor García de la Concha, y la académica Paz Battaner.

Cerámica popular hispana, como ha indicado Viudas Camarasa, «es un título que da a conocer una faceta un tanto ignorada de Alonso Zamora Vicente. Todos sabíamos de su amor hacia la artesanía popular por sus estudios de etnografía. La referencia a la alfarería y cerámica populares está presente tanto en sus obras literarias como en sus ensayos filológicos».

En el libro que hoy se ha presentado, ha añadido, «se recoge el inventario de las ciento cuarenta y nueve piezas que componen el catálogo con el correspondiente estudio de Florencio-Javier García Mogollón, con su introducción y bibliografía».

El académico José Antonio Pascual ha destacado que este libro «supone un gran soporte para investigación porque no solo se detectan las piezas: también la autoría y se da una interpretación de ellas. Tras este libro hay una lección de un maestro desde la afición etnográfica».

CENTENARIO DE A. Z. V.

Por su parte, García Mogollón ha recordado que, con motivo del centenario del nacimiento de Alonso Zamora Vicente, el 1 de febrero de 1916, la Biblioteca Nacional de España le dedicó una exposición bibliográfica. La Fundación Nebrija también se sumó a las conmemoraciones con la organización de unas jornadas en torno a su figura, celebradas los días 21 y 22 de septiembre de 2016 y clausuradas en la RAE. Del 11 al 13 de noviembre del mismo año se celebró en Cáceres el «Itinerario artístico literario Alonso Zamora Vicente», coordinado por Viudas Camarasa.

También se celebró la exposición sobre cerámica popular antes mencionada. «Esta fue una selección de la gran colección de más de mil piezas que adquirieron Alonso Zamora Vicente y su esposa, María Josefa Canellada, en sus frecuentes viajes. Afición a la cerámica, y a las artes en general, que tiene su correspondiente reflejo en la abundante bibliografía especializada que trata sobre estos temas guardada en la Biblioteca Alonso Zamora Vicente: hay unos mil títulos sobre materias histórico-artísticas, de los cuales cerca de un centenar son de cerámica, y forman parte, junto a la colección de cerámica, del patrimonio que la familia Zamora Canellada cedió a su Fundación Biblioteca en 2006».

ZAMORA VICENTE

Alonso Zamora Vicente (1916-2006) ingresó en la RAE (silla D) en 1967 con el discurso titulado Asedio a «Luces de bohemia», primer esperpento de Ramón María del Valle-Inclán. En 1969 recibió el Premio Nacional de Ensayo por la reelaboración de su discurso de ingreso.

Elegido secretario perpetuo de la Academia el 2 de diciembre de 1971, renunció al cargo en 1989 por motivos de salud. Doctor por la Universidad Central de Madrid con la tesis El habla de Mérida y sus cercanías, Alonso Zamora Vicente fue catedrático de la Universidad de Santiago, de la Universidad de Salamanca y de la Universidad Central de Madrid.

Javier Pizarro (director de la RAEX): “Hay una obligación moral de sustentar dignamente las instituciones que atesoran el mejor de los bienes de un pueblo: la cultura”

Con el ceremonial acostumbrado, la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes celebró en Cáceres, el pasado 4 de octubre, la sesión de apertura del curso académico 2018-19. Los académicos accedieron al salón de actos, cedido para la ocasión por el obispado de Coria-Cáceres, a los acordes del himno de la Academia interpretado por el Orfeón Cacereño.

apertura1

El director de la Real Academia, Francisco Javier Pizarro Gómez, dio la bienvenida a las autoridades y al público y concedió la palabra, en primer lugar, al secretario de la institución, Manuel Pecellín Lancharro para que diera lectura a la memoria del curso pasado. El Secretario dio cuenta de las reuniones celebradas por la institución tanto en juntas generales como de la Mesa, de la toma de posesión de nuevos académicos, de las publicaciones editadas, de la marcha de la pagina web institucional, de los trabajos elaborados tanto por la RAEX como por sus miembros, así como sobre los conciertos firmados con otras instituciones y sobre los congresos en los que han participado los académicos.

Se refirió en concreto al ingreso en la RAEX de José Luis Bernal Salgado, catedrático de Literatura Española y decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UEX, y de su toma de posesión con un discurso titulado “Literatura para vivir, el profesor y el poeta cuerpo a cuerpo”,

Informó igualmente sobre la incorporación de dos nuevos académicos: el periodista y escritor José Julián Barriga Bravo para cubrir la vacante de Francisco Tejada Vizuete, que fue Secretario de la RAEX, y de María del Mar Lozano Bartolozzi, catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Extremadura, cubriendo la vacante de quien fuera director de la Raex, José Miguel Santiago Castelo.

Manuel Pecellin recordó que las actividades de la Academia se inspiran todas en lo que establece el art. 2 de sus Estatutos, a saber “exaltar los valores históricos, artísticos y literarios en todos sus campos y variedades de la región extremeña...”.
(ver texto completo)

apertura4

A continuación, el director de la Academia concedió la palabra al académico numerario José Miguel de Mayoralgo y Lodo, conde de los Acevedos, quien impartió la lección inaugural del curso bajo el título “Hitos que han ido forjando la conciencia regional de Extremadura”. Comenzó su intervención manifestando que no ha sido fácil alcanzar la identidad entre todas las villas y ciudades que integran hoy la región extremeña. Ha habido, incluso, momentos en los que parecía que nuestra comunidad o no iba a llegar a existir o iba a disolverse la unión ya conseguida. Y no solo por el carácter de algunos de nuestros paisanos de antaño, que movió al sacerdote de Jaraicejo Francisco Gregorio de Salas a escribir en el siglo XVIII aquella famosa décima que comienza con los versos “espíritu desunido anima a los extremeños”, sino también porque la propia organización política ha parecido en muchas ocasiones que tendía más a la disgregación que a la unión de nuestros pueblos y de sus habitantes.

El conferenciante terminó diciendo que “la vieja aspiración de nuestra tierra de participar en las Cortes del Reino, conseguida con la compra del voto en el siglo XVII, tiene ahora una nueva dimensión, pues no solo participa Extremadura en las tareas legislativas de la Nación a través de sus representantes en el Congreso y en el Senado, sino que en los momentos actuales, desde 1983, se autogobierna en los numerosos ámbitos de competencia que tiene legalmente atribuidos”.

“Al amparo de estas supremas instituciones autonómicas de gobierno y administración regional –añadió- han surgido diversas instituciones en distintas esferas de la vida ciudadana que llevan orgullosamente el nombre de nuestra región, como esta misma Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, fundada en 1980, máximo órgano cultural de la región, que por su dedicación y aportación a la sociedad extremeña bien merece, tanto por parte de los poderes públicos como de la misma sociedad civil, una atención más cuidadosa y efectiva que la que actualmente recibe. La existencia de todas estas instituciones ha contribuido en los últimos cuarenta años a reforzar el sentimiento de pertenencia de todos nosotros a esta región” (ver texto completo)

apertura2

Seguidamente el académico numerario y censor de la Raex Feliciano Correa Gamero procedió a presentar a dos personas a las que la Academia desea expresar su reconocimiento con la entrega de sendos documentos que acreditan los méritos contraídos por los galardonados, Bartolomé Gil Santacruz , empresario extremeño , y a José Antonio Ramos Rubio, cronista oficial de la ciudad de Trujillo. “Ambos –dijo Feliciano Correa- tienen un denominador que les hace sentarse juntos esta noche para que su dedicación sea honrada al tiempo que nos honran a todos. En los dos se da la condición de tener un corazón generoso. Ya que resulta palpable al otear su discurrir, y en lo que concierne a esta real institución, el beneficio aportado que debe ser tomado en consideración y eso hacemos hoy” (Ver texto Parte I) (Ver texto Parte II)

Los dos galardonados agradecieron el homenaje y resaltaron la tarea de la Academia.

apertura3

A continuación, el director de la RAEX, Francisco Javier Pizarro Gómez, pronunció el discurso inaugural de curso en el que trazó las líneas de actuación de la Academia en los próximos meses. La Real Academia de Extremadura –manifestó- cumple sus obligaciones y ahora lo sigue haciendo en momentos difíciles y de cambios, en tiempos cruciales para su futuro.

“En anteriores ocasiones y con este mismo motivo -manifestó el director de la Academia- no he tenido más remedio que llamar la atención sobre la difícil situación que atraviesa la Real Academia de Extremadura. Espero que llegue el momento en el que pueda decirles que los tiempos de dificultad han sido superados. Pero, hoy por hoy, lamentablemente no es así y no encuentro mejor momento para ponerlo en evidencia”

“El año pasado –reiteró- afirmaba que esta Academia está acostumbrada a sobrevivir por debajo de sus posibilidades y a trabajar por encima de las mismas, lo que solo puede hacerse merced al sacrificio personal. Un frío cálculo economicista o empresarial, algo muy alejado del espíritu académico, habría aconsejado “producir” de acuerdo con las posibilidades del momento. Haber reducido nuestras actividades y servicios en la misma proporción de las subvenciones habría sido ruin y miserable. No es ese el espíritu académico. Por el contrario, las hemos multiplicado, como habrán advertido por la memoria de actividades leída por el Sr. Secretario. Sin embargo, esta actitud ni se reconoce, ni se agradece ni se aprecia, pues no se traduce en los gestos de apoyo de los que estamos tan necesitados en este momento y cuya ausencia arrastramos desde hace ya demasiado tiempo”

Más adelante señaló que “hay una obligación moral, no obligación administrativa es cierto, pero si una obligación moral de sustentar dignamente las instituciones que atesoran el mejor de los bienes de un pueblo: la cultura. Me permito en este momento hablar también en nombre de otras entidades que están pasando por una situación semejante a la nuestra, pues, lamentablemente, no estamos somos en esta insostenible situación. Es evidente que, con o sin presupuesto, necesitamos estar más presentes en la sociedad, contribuir aún más de lo que lo hacemos en estos momentos para formar parte de la opinión pública y a de la masa crítica que tanta falta hace en nuestra región. Es necesario hacernos oír y desde aquí insto a mis compañeros de Academia a ello. Les insto a que, de manera constructiva y leal, contribuyan con su palabra, escrita o pronunciada, en los foros locales, regionales y nacionales a conformar opinión en los temas que acucian a esta tierra, a este país y a este continente. Insto también a los responsables de las instituciones de este país, pero especialmente a los de esta tierra para que nos escuchen y consideren nuestras opiniones, aunque vayan en la dirección contraria a sus preferencias.

Si no somos visibles, procuraremos que, al menos, seamos audibles y leíbles” (ver texto completo)

El acto finalizó con la intervención del Orfeón Cacereño que, bajo la dirección de la profesora María del Castillo Ventosa Cosío, y presentado por el musicólogo extremeño Emilio González Barroso, interpretó diferentes composiciones de autores extremeños. El Orfeón cacereño fue fundado en 1964 aunque tiene antecedentes desde 1903. El Orfeón es “medalla de Extremadura” y ha obtenido reconocimientos en diferentes Comunidades Autónomas.

apertura5

El Ayuntamiento de Monesterio inauguró ayer una nueva plaza en homenaje a Eduardo Naranjo. Este espacio, incluido dentro de las obras del Plan Dinamiza 2017 de la Diputación Provincial de Badajoz, supone un reconocimiento al artista local.

Al acto asistieron la consejera de Cultura e Igualdad, Leire Iglesias Santiago; el alcalde y diputado provincial, Antonio Garrote Ledesma; el diputado de Desarrollo Local de la Diputación Provincial de Badajoz, José Ángel Benítez Nogales; y el secretario de la Real Academia Extremeña de las Artes y las Letras, Manuel Pecellín Lancharro, entre otros representantes públicos. No faltó el pintor, Eduardo Naranjo, familiares, amigos y un gran número de vecinos de la localidad. El acto estuvo amenizado por el trío de cuerda “Alla Corda”.
Leire Iglesias agradeció al Ayuntamiento su invitación, felicitándolo por el concepto de “esta nueva plaza en la que la ciudadanía puede disfrutar de sus espacios públicos, de encuentro, que mejoran las relaciones entre los habitantes del municipio”. Iglesias destacó que esta plaza se incorpora al patrimonio cultural de Extremadura, “ya que identifica la obra del autor con la evolución de la región”. También felicitó al arquitecto, por la innovación y versatilidad del proyecto.

Por su parte, Antonio Garrote dio la bienvenida a los representantes de las administraciones así como a la ciudadanía por su presencia en la inauguración. Garrote afirmó que la prioridad del Ayuntamiento es la de mejorar la calidad de vida de sus habitantes, “y esta obra es fiel reflejo, no sólo por la mejora de la accesibilidad y del tránsito de la calle Cervantes sino también porque genera un espacio innovador y artístico, donde el ciudadano y el visitante pueden disfrutar del entorno”. Para Garrote, esta plaza se va a convertir en un lugar de referencia a nivel local y regional a través de uno de sus insignes paisanos. También resaltó que es una obra realizada por los monesterienses, con la implicación de trabajadores del Ayuntamiento, empresas y ciudadanos.

El pintor agradeció al consistorio y a la ciudadanía tal distinción afirmando que “el dicho de que nadie es profeta en su tierra, lejos está en mi caso”. Recordó como gracias a una beca otorgada por el consistorio en un pleno de 1958 y, además, con el apoyo de Eduardo Acosta, pudo continuar sus estudios artísticos en la capital hispalense.

Durante su discurso, Naranjo resaltó que los aspectos que más le habían emocionado era el interés e iniciativa del Ayuntamiento y del alcalde, además, de que el arquitecto de esta obra haya sido su hijo Miguel Ángel, quien, conocedor de la labor de su padre ha sabido crear un ambiente “Naranjo”.

La plaza, en la confluencia de las calles Cervantes, Libertad y Bóvedo, realizada mediante una novedosa técnica de transferencia de imágenes y grabado, muestra varios paneles donde se representan dos cuadros muy significativos del autor, “Los Emigrados”, con clara referencia al pueblo de Monesterio, y “La Separación de las Aguas”. Junto a estos cuadros se aprecia una reproducción de su rostro y una inscripción del propio autor. En el espacio se observan, además, jardines verticales, iluminados, creando un ambiente de sombras y luces que se fusiona con el sonido de dos caídas de agua.

naranjo01

naranjo02

 

Fuente Diputación de Badajoz

 

mariadelmar

La academica electa de la RAEX ha concedido una entrevista al diario HOY, en la que, entre otras cuestiones, manifiesta su alegría por la incorporación a la Academia. A preguntas del periodista, María del Mar Lozano Bartolozzi responde: “La Academia reúne a una serie de especialistas en distintos temas, de literatura, arquitectura, música, artes plásticas... Si acepté que me propusieran es porque consideraba que era un reto nuevo que se me ofrecía. Espero poder colaborar dentro de sus objetivos. Me gusta, además, ocupar el puesto de Santiago Castelo porque lo conocía. Pero aún soy académica electa. Estoy pendiente del discurso de entrada”

https://www.hoy.es/extremadura/difundir-recursos-20180908003945-ntvo.html

 

Últimas Noticias

More in Actividades  

Con el patrocinio de la
JUNTA DE EXTREMADURA
Consejería de Cultura, Turismo y Deporte


 

Agenda

More in Agenda  

Últimas Publicaciones

More in Publicaciones  

Boletines

More in Boletín