Fondo Logo

El Parador de Mérida acogió el pasado día 18 de junio la asamblea para la elección del presidente y la junta directiva de la Asociación de Cronistas de Extremadura.
Se presentaban dos listas, una encabezada por el cronista oficial de Brozas, Francisco Rivero; y otra que encabezaba el cronista oficial de Jerez de los Caballeros, Feliciano Correa. Resulto elegida esta última, que la componen como vicepresidentes Alberto González Rodríguez (de Badajoz) y Fernando Flores del Manzano (de Cabezuela del Valle). Es secretario el cronista de Llerena, Luis Garraín Villa; tesorero el de Montánchez, Hilario Jiménez García; y vocales los cronistas de Trujillo ( José Antonio Ramos Rubio) y de Olivenza (Luis Alfonso Limpo Píriz). Será director de comunicación de la Asociación el cronista de Mérida, Fernando Delgado.
Es propósito de la directiva llevar a los cronistas al mejor y mayor conocimiento de toda la sociedad, poner en valor sus trabajos y sus servicios para las localidades, lograr que tengan un lugar en el protocolo oficial y un espacio específico en la sede municipal donde realizar su tarea. En otro orden de cosas y en el discurso final del nuevo presidente, se puso de manifiesto su idea de vertebrar una serie de acciones que logren redactar una teoría sobre la naturaleza y funciones del cronista oficial en el siglo XXI, además de establecer convenios de colaboración con otras instituciones públicas, o privadas, como la Dirección General de Patrimonio, Universidad de Extremadura, colectivos de emigrantes, casas regionales, asociaciones culturales, entre otras.
No se dejó de lado la conveniencia de poner en circulación un medio escrito o en la red que comunique a los cronistas entre sí y que llegue a la sociedad, a fin de que queda patente la enorme tarea de servicio público que este colectivo presta a Extremadura. En la clausura del acto estuvieron presentes el alcalde de Mérida, Pedro Acedo, y el concejal de Cultura, Ángel-Pelayo Gordillo Moreno.

Fuente: HOY

 

Acaba de publicar 'La hermana muerta', una conmovedora elegía tras la muerte de su única hermana y de su padre Santiago Castelo Escritor, periodista y presidente de la Real Academia de Extremadura. Ligado durante décadas al periodismo cultural y de opinión, Santiago Castelo asegura que por primera vez no entiende «la política extremeña» aunque está convencido de que lo que ha ocurrido en España el día 22 de mayo es «la consecuencia de un señor llamado José Luis Rodríguez Zapatero y de una política errática».

-¿'La hermana muerta' es una elegía?
-Desde el primer verso hasta el último es una elegía profundamente dolorida, profundamente serena y profundamente esperanzada. Pero es un dolor que estaba ahí y que había que curarlo de alguna manera.

-¿Se lo debía a su hermana o se lo debía a usted mismo?
-Pues no lo sé, la pregunta es muy buena, porque desde luego posiblemente se lo debía a mi hermana pero me lo debía a mí porque con el libro he terminado el terrible duelo, la terrible sensación de orfandad, de soledad, que me produjo la muerte de una persona que era mi hermana pequeña. Los dos únicos hermanos, los dos solteros. Una muerte que te crea un desequilibrio. Yo he pasado los dos peores años de mi vida. Porque a continuación se junta la muerte de mi padre, que son 91 años, pero es terrible, te deja completamente descorazonado.

-Su padre murió poco después de su hermana ¿no?
-Diez meses después.

-¿La poesía siempre es fruto del dolor? ¿La felicidad es poco 'productiva'?
-A nivel popular gusta más la del dolor, la poesía de la soledad, del desamor. Gusta más que la poesía del amor presente, del gozo, la poesía de la vida. No me quejo, soy un poeta vitalista, aunque me he dado cuenta ahora con este libro que a la gente le emociona mucho, le conmueve muchísimo lo que es la pura elegía.

-¿A qué le teme ahora, vitalmente?
-Siempre he dicho que le temía al dolor, a la soledad, a la muerte. He intentado hacerme amigo de la muerte, quizás porque los niños de mi generación en Extremadura estábamos más familiarizados con la muerte que los niños de ciudad. Sabíamos más cosas de la vida y de la muerte. Entre otras razones porque si se moría alguien lo veíamos, estábamos en la cercanía, no se ocultaba la muerte. Y ahora se oculta. A mí ha habido mucha gente que me ha dicho que qué título tan duro, 'La hermana muerta'. Pues muy gráfico, muy seco y muy escueto. Porque le tenemos miedo.

-¿Para qué sirve la literatura?
-Quizás en estos casos como catarsis. A mí, me ha servido de mucho el poder escribir porque esto era como una especie de diario y de pronto en esos meses de orfandad, de duelo, esos versos de Quevedo que abren el libro: «Y no hallé cosas en que poner los ojos/ que no fuese recuerdo de la muerte» son verdad. En el verano de 2009 se muere un chico de Granja y me impresiona extraordinariamente, y hay un poema, que se llama 'Memoria del 2 de agosto'. Cuando recibo la noticia de la muerte de Dani Jarque, el capitán del Español, que estaba hablando por teléfono con su mujer, embarazada, y se presenta la muerte, claro, como era la misma muerte, los ataques al corazón, los infartos fulminantes, eso te deja destrozado, porque la visión de la muerte desde la enfermedad, desde la consunción, lo vas asimilando; lo malo es cuando la muerte se te presenta de la manera más traicionera.

-¿Y para qué sirve la amistad?
-Comprendo que yo soy hombre de amistades, hombre de lealtades enormes. Tengo amigos a derecha e izquierda. Me compensa muchísimo. No me imagino la vida sin los amigos.

-¿Escribirá sus memorias?
-Creo que no. Estoy publicando algunas cosas de recuerdos en el blog de ABC, de cosas vinculadas al periódico, pero creo que cuando se llevan tantos años, tantos años.

-¿vale más su silencio?
-Vale más mi silencio. Y no vale la pena. Porque lo que puede llamar la atención son las miserias, ¿y vale la pena perder los amigos? No.

-¿No siente la necesidad de ajustar cuentas?
-Sinceramente, no. He perdonado y he olvidado. Es lo mejor.

-Sin embargo, un maestro suyo como Pedro de Lorenzo escribió un libro ajustando cuentas.
-Fue una gran equivocación. 'Diario de la mañana. Flora y fauna de ABC', que así se llamaba el título y el subtítulo. Un libro que a mí me costó lágrimas de sangre. Lo digo sinceramente. Porque fue una equivocación enorme, enorme, de Pedro. Dicho por su mujer y por mí, que soy, con Tomás Martín Tamayo, los dos albaceas de Pedro de Lorenzo. Su mujer y yo nos opusimos al libro. Pedro, que vivía por la foto, por la nota, por la conferencia, las cuatro líneas, que era lo que le daba vida, de pronto se cierra la puerta. Eso fue terrible. Yo le traté con un cariño enorme los últimos años de su vida. ¡Pero qué equivocación!

-¿Pero escribirá semblanzas de los grandes personajes que ha conocido: Max Aub, Borges.?
-Sí, porque además es fácil. Si te falla la memoria tiras de archivo y ves el artículo por ejemplo que escribí en una revista universitaria y la foto en la que estamos los tres: Max Aub, su mujer y yo. Tendría yo veinte o veintiún años, no tenía más. La amistad con Luis Rosales. Pero eso sí, la memoria dulce. El médico de mi pueblo, que es pariente mío, Felipe Sánchez, dice siempre con mucha gracia: «A ti te gusta cultivar la memoria dulce».

-Mójese opinando. ¿Cree que Ibarra está amortizado políticamente?
-Creo que no, sinceramente no. No nos engañemos, es un gran político. Comprendo que yo con Ibarra, me dices que me moje y me mojo. No tengo inconveniente: somos del mismo año, nos conocemos desde que éramos jovencillos. Cuando Ibarra era un régimen, que la gente le tenía esa especie de veneración, yo hablaba con él y él sabía como pensaba yo y yo como pensaba él. Y nos decíamos las verdades del barquero. Yo no creo que Ibarra esté amortizado, qué va. Otra cosa es que ahora te quiera jubilar todo el mundo, que nos quieren jubilar a los cincuenta y cinco o cincuenta y seis años, pero no que esté amortizado. ¡Ahora es cuando más sabe!

-¿Qué es lo que menos le gusta de la política extremeña?
-Que no la entiendo. En estos momentos no la entiendo. [Risas]. Pero en fin, creo que aquí han pagado justos por pecadores porque, señores, lo cierto es que lo que ha pasado en España el día 22 de mayo es la consecuencia de un señor llamado José Luis Rodríguez Zapatero y de una política errática y de un hombre que les tiene confundidos.

-¿Qué necesita Extremadura de España?
-Iba a decir comprensión, que es lo que he pedido tantas veces. Nosotros hemos sido durante muchísimos años unos desconocidos. Ahora me da miedo tanto conocimiento porque temo que no nos dejen vivir a base de colonialismo. Pero comprender por qué somos como somos, nuestras lealtades. Hemos sido siempre así. Ya lo fuimos en la conquista. Llevamos el nombre de nuestra Virgen, de nuestros pueblos, que trasplantamos a América, pero lo hacíamos por los reyes de Castilla y de León. Hemos sido siempre profundamente españolistas. Entonces lo que pido también es que comprendan un poco a los extremeños, que no venga un idiota de turno nacionalista y nos quiera quitar el AVE por un capricho cuando él se lo ha llevado ya todo.

-¿Se imagina en un cargo político electo?
-No. Yo he tenido ofrecimientos. Me ofrecieron ser gobernador civil en la transición con Fraga de ministro de la Gobernación. Luego, el PSP de Tierno, y yo tuve buena relación con Tierno, se le dio un homenaje a Carmen Conde en Madrid y entonces yo hice el elogio del exilio interior y cómo el exilio interior había sido lo más duro, porque claro, el que se fue lo pasó mal al principio, pero luego se colocaron y estaban estupendamente. Pero el interior estuvo durante todo el exilio aquí dentro y vigilado. Entonces Tierno me oyó y a los pocos días, un chico que estuvo en el PSP, Martín Rodríguez Contreras, de Oliva de la Frontera, fueron a él y por la vía de Tierno me lo pidieron. Yo me desengañé mucho cuando fundamos aquí, en Madrid, el grupo extremeño de AREX y todo aquello se le entrega después a UCD. Es cierto que entonces, con veintitantos años ser gobernador. [y hace un gesto de asombro y de complicidad]. Fue esa época que nombraron gobernadores civiles a una serie de chicos menores de 30 años para que se viera que eran jóvenes y no tenían carga política ninguna; personas como Emilio Contreras o un hijo de Jaime Miralles. Y es verdad, yo estaba en la lista.

-¿Qué provincia era?
-No me ofrecieron la mía, porque si me hubieran ofrecido la mía ¡a lo mejor! [Risas].

-¿Quién cree que va a ser el presidente de la Junta, Fernández Vara o Monago?
-No lo sé. Estamos todos iguales. Por primera vez en muchos años no sé lo que está pasando en Extremadura. Y me gusta tener las claves, porque tengo amigos a un lado y a otro, pero ahora no sé nada.

-En su caso, ¿regresar a Extremadura es una opción lejana?
-No, en absoluto. Raro es el mes que no voy tres o cuatro veces. Y semanas en las que voy dos veces. Salgo a las siete de la mañana y vuelvo a las cuatro de la tarde, me pego unas palizas de muerte. (Tengo la ventaja de que no conduzco). Pero no me cansa ir a Extremadura. Se me hace cercanísima. De tal manera que voy a Trujillo, a la Academia, como el que va a la oficina.
-¿Por cierto, para qué sirve la Academia?
-Eso se lo ha preguntado muchísima gente. Y también ahora, con los jaleos que ha habido con la Academia de la Historia. Sirve, no digo que para limpiar, fijar, y dar esplendor, que es el lema de la Española, pero sí para ajustar determinadas cosas, reglamentar y trabajar para que, cuando te pidan informes, tengas un equipo que desde la altura, desde la independencia, puedan pronunciarse, porque a veces esos informes molestan al poder político, que a lo mejor quiere hacer una autovía por lo alto de donde hay un castro romano o unas viviendas visigóticas. Y al mismo tiempo, la Academia tiene esa función de reconocer los valores de personas que se merecen ser académicos.
-Dígame tres autores que hayan sido imprescindibles en su vida, en su formación.
-Uno es Manuel Machado, otro Luis Rosales y otro un poeta injustamente olvidado, que a mí me gusta mucho, que es Rafael de León, el autor de tantas coplas. Yo soy un niño que ha nacido al calor de las coplas en un pueblecito de la Baja Extremadura y de verdad, siempre he creído que si yo me paro un día a pensar lo que es un verso fue sentado en el umbral de mi puerta, con siete años, mi madre tenía un taller de costura, estaba la radio puesta y estaba cantando Conchita Piquer 'Candelaria la del puerto'. Y hay una figura que dice: «Voy vestida de cristales con el alma al descubierto/quien se acerque a mis umbrales no dirá que no le advierto». Y entonces es la primera vez, un niño de pantaloncito corto, con siete años, sentado al sol en el umbral de la puerta, que me paro a pensar: «Si tienes el alma vestida de cristales se te ve todo, pero no llevas el cuerpo al descubierto». Es decir, un verso de una copla popular.

-¿Conserva el recorte de su primer artículo publicado?
-Sí, publicado en HOY. Lo tengo guardadito en un tomo. Tengo dos. Un cuento de navidad sobre un niño tontito que había en mi calle, dos casas más abajo de la mía, que murió, se llamaba Marcelo y luego, un artículo muy valiente del se-ñor Cas-te-lo [y ríe mientras subraya cada sílaba de su apellido] sobre un poeta de Granja de Torrehermosa que murió exiliado en México, Ventura Villarrubia, que ya tiene calle en el pueblo. Otra necrológica. Reconozco, como decía González Ruano, que a mí los muertos desde el principio se me han dado muy bien.

-¿Nunca se ha sentido próximo a un grupo poético?
-Vamos a ver, en mis comienzos, con vinculación a la tierra, con los tres grandes poetas de entonces mantuve una relación estrechísima, con Pacheco, con Delgado Valhondo y con Lencero. Yo de quien estaba más cercano y conservo cartas (una la tengo enmarcada en mi casa) es de Jesús Delgado Valhondo. Mi estética es muy cercana a la de Delgado Valhondo: el temor a la muerte, la melancolía de desaparecer, el paisaje. No es por ejemplo la poesía a veces un poco fuera de tono de Pacheco o de Lancero, con aquella poesía de una cierta carga social. Porque yo curiosamente que tenía todos los ingredientes para haber sido un poeta social, quizás por carácter, en lugar de ser estridente, haber levantado el puño y tal, pues no, mire usted, todo eso lo matizo por la melancolía, por la saudade de la desaparición, de la lejanía, De tal manera que ese poeta que tiene absolutamente toda la carne del exilio, que se tiene que venir con su familia, con 16 años, levantar la casa, venirte a un piso pequeño en el barrio del Pilar, empezar todos de nuevo, esa cosa terrible, esa emigración última de mediados de los sesenta, pues para uno sin embargo, la memoria de Extremadura no ha sido nunca una memoria agria, es una memoria dulce, de recordarlo todo con melancolía, con suavidad. Hombre, también he tenido la suerte y hay que decirlo porque si no este libro tampoco se entendería en su justa medida, de que he sido un hombre de fe y, bueno, cuando te pasan estos casos con lo que son las muertes, la fe ayuda, es un amparo.

 

FUENTE: Juan Domingo Fernández | HOY

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo ha organizado un seminario titulado "Desde el mercurio hasta el gafreno: 100 años de superconductividad". Dirigido por el profesor Miguel Á. Alairo Franco, Presidente de la Real Academia Española de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, tendrá lugar en Santander del 11 al 15 de julio de este año. Entre los profesores y científicos invitados al mismo se encuentran Álfredo Álvarez y Pilar Suárez, de la Universidad de Extremadura. Para quienes estén interesados en obtener más información pueden llamar a los teléfonos  942-298700 / 942-298710 o comunicarse mediante correo electrónico:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El pasado sábado en Badajoz, en el idílico marco de la Biblioteca de Extremadura, la Unión de Bibliófilos Extremeños celebró su día grande, el Día del Bibliófilo, durante el que se rindió sentido y merecido homenaje al universal escritor de Alburquerque, Luis Landero.

La mañana, como de costumbre, comenzó con la apertura del mercadillo de libros que, en esta ocasión, organizó Carisma Libros dando la oportunidad a los asistente de adquirir títulos antiguos y nuevos de literatura, arte, etnografía e historia extremeña, así como una cuidada selección de las novelas editadas por el gran coprotagonista del día, Luis Landero (el principal protagonista este día siempre es el Libro).

Desde Madrid, Sevilla, Cáceres… fueron llegando los socios en sus coches, como también lo hicieron, esta vez en autobús, el siempre nutrido grupo de bibliófilos de La Serena que, junto con los amigos llegados desde Alburquerque, conformaban más del setenta por ciento de los asistentes.

A las 11:30, media hora antes de lo previsto, llegaba Luis Landero, acompañado de su cuaderno de notas y de una generosa sonrisa. Venía vestido de chaqueta gris y camisa blanca… blanca y luminosa, como la espléndida mañana que Badajoz nos regalaba.

Tras los saludos de rigor, los apretones de manos entre socios, los abrazos y las primeras fotos de recuerdo, la algarabía se fue silenciando, los bibliófilos se sentaron y se formó la mesa. El primero en intervenir fue el director de la Biblioteca de Extremadura , don Justo Vila,  quien dio la bienvenida a los presentes y agradeció a la UBEx el hecho de haber elegido la gran biblioteca extremeña para celebrar el Día del Bibliófilo, lugar que –dijo- entendía natural y propio para tan señalada festividad. No se resistió Justo a contextualizar la figura de Landero en el panorama de las letras extremeñas, haciendo para ello un ligero pero acertadísimo repaso por las mejores plumas extremeñas de todos los tiempos, la inmensa mayoría de ellas representadas, como bien señaló, entre los fondos custodiados en la alcazaba.

A Justo lo sucedió  en el uso de la palabra doña Carmen Fernández-Daza, presidenta de la Unión de Bibliófilos, quien con la delicadeza y el exquisito uso del lenguaje que le caracterizan realizó una acertadísima semblanza personal de Luis Landero, de lo que el libro significa para el conjunto de los bibliófilos y del libro en si, de ese ser vivo -como después lo definiría Landero- que comunica unas bibliotecas con otras como una verdadera red de redes.

A continuación, el académico de la Real de Extremadura don Manuel Pecellín Lancharro tomó la palabra para hacer un breve pero acertado y juicioso repaso por la bibliografía del invitado, exaltando en todo momento el común denominador que vincula a toda la producción literaria de Luis Landero y que no es otro que el gran dominio que posee del lenguaje y la facilidad que tiene para contar las cosas desde la sencillez.

Los elogios de los intervinientes fueron tantos hacía el homenajeado, que cuando a éste le tocó intervenir el gran contador de historias se quedó sin palabras y a penas pudo balbucear cohibido unas frases de agradecimiento. Superado el breve shock, Landero abrió su alma a los presente y nos dedico una charla intimista, cercana y sincera en el que recordó sus años de infancia en Alburquerque, puso de manifiesto su carácter rayano y compartió con los presentes la curiosa historia de su relación con los libros y la literatura.

Acabada la intervención de Landero, que pasará a la historia de la UBEx, sin duda, como una de las más brillantes (y las ha habido muy buenas), la presidenta doña Carmen Fernández-Daza entregó a Landero dos ejemplares del Libro Homenaje editado para la ocasión en el que diferentes críticos literarios se encargan de analizar y ensalzar la obra y el lenguaje del escritor de Alburquerque.

Para finalizar el acto, le tocó el turno a la música, la que llegó de la mano de los guitarristas Raúl Fernández y Manuel Iglesias, quienes ofrecieron un pequeño concierto al que titularon “Las guitarras cantan”.

Tras la firma de libros, se pasó a la comida que tuvo lugar en el patio de la Biblioteca. Entonces, los ibéricos, el vino de la tierra y el gazpacho se mezclaron con la charla distendida de los socios, el vaivén de libros, el calor de las guitarras y las voces flamencas que, motu propio, volvieron nuevamente a intervenir. El ambiente fue poco a poco tomando color, calor y sabor hasta llegar al caso de que el propio Luis Landero, siempre cercano, se arrancó por Paco de Lucía a la guitarra y la presidenta de la UBEx hizo gala de su desconocida (para muchos) faceta de bailaora flamenca.

Sin duda, una tarde inédita e idílica que pasa a formar parte, con gratísimo recuerdo, de los anales de la UBEx.

Bartolomé Miranda Díaz

 

La Biblioteca de Andalucía ha organizado la exposición "D. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza". Entre los textos que se ofrecen en la muestra figura la separata del trabajo de Francisco López Casimiro: La Institució Libre de Enseñanza y la Masonería: D. Hermenegildo Giner de los Ríos. Se publicó en el núero útimo (XVIII) del Boletín de la Real Academia de Extremadura.

Acaba de aparecer el nº 824 de la veterana revista, que dirige fray Antonio Arévalo, OFM y lleva sello de las Ediciones Guadalupe. Cada vez son más perceptibles las innovaciones que el nuevo director introduce en la veterana publicación.  Seguramente no serán acogidas con el mismo agrado por todos los lectores, cosa por otro lado natural. Él mismo se compromete a fondo en su sección "La jiguera", que esta vez está dedicada a las revueltas acaecidas en los países árabes. Manuel Pecellín Lancharro suscribe el artículo  "Guadalupe en la Silva Palentina del Arcediano del Alcor".

Últimas Noticias


Con el patrocinio de la
JUNTA DE EXTREMADURA
Consejería de Cultura, Turismo y Deporte


 

Agenda

More in Agenda  

Últimas Publicaciones

More in Publicaciones  

Boletines

More in Boletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper