Fondo Logo

3-2-2011

Zurbarán, 'el anglicano'

En el silencio de las galerías del castillo de Auckland, sede episcopal de Durham, en el noreste de Inglaterra, se cuece una polémica que viene de antiguo, y dejaría perplejos a algunos de sus protagonistas, si no llevaran muertos más de 300 años. Una polémica que enfrenta a la comunidad anglicana por el futuro de la serie de pinturas Las doce tribus de Israel. Jacob y sus hijos, del español Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, Badajoz, 1598-Madrid 1664), que decoran una de las salas del castillo desde mediados del siglo XVIII.

Se trata de 12 lienzos (el decimotercero es una copia) que los administradores anglicanos quieren vender en subasta pública, convencidos de que obtendrán unos 18 millones de euros por el lote. La idea de deshacerse de los cuadros, que se remonta a 2001 y que se materializará este verano, ha provocado una oleada de protestas. Anglicanos tan influyentes como el director del Museo Británico, Neil MacGregor, o el ex obispo de Durham, Tom Wright, han hablado públicamente en contra de la venta de unas pinturas que consideran símbolo de las virtudes anglicanas. ¿Zurbarán, el pintor de la Contrarreforma, el retratista de monjes y santos, convertido en paladín de las virtudes de una iglesia reformada? Sí, argumenta el ex obispo Tom Wright, por las razones que llevaron a la compra de la serie. Fue el obispo de Durham, Richard Trevor, el que la adquirió por 124 libras al morir su dueño, un riquísimo comerciante judío llamado James Méndez, en 1756. "Trevor fue un defensor de los derechos civiles de los judíos en Inglaterra, contra los sentimientos fuertemente antisemitas del pueblo", cuenta Wright por correo electrónico. "Colgó las pinturas en el Long Dining Room, en el castillo de Auckland, para dejar constancia ante sus muchos invitados de que los judíos eran una comunidad valiosa y con un lugar importante en la sociedad británica".

Eran tiempos difíciles para los judíos en Inglaterra y los esfuerzos de los legisladores por darles acceso a una ciudadanía plena tropezó con la oposición frontal del pueblo. El gesto del obispo anglicano ha pasado a la historia como un símbolo de tolerancia. Neil MacGregor, antiguo director de la National Gallery de Londres, que exhibió por primera vez la serie de Los hijos de Jacob en 1994 (al año siguiente la muestra llegó al Museo del Prado), defiende el valor moral de estas obras. "No hay pinturas, en mi opinión, que hablen de una manera tan poderosa del compromiso de la Iglesia de Inglaterra con la sociedad", declaró la semana pasada al diario The Times.

Pero no era la sede episcopal de Durham el destino inicial de los cuadros. Zurbarán pintó la serie en torno a 1640 y su destino era América. Muchos estudiosos del artista barroco creen que el barco que transportaba los cuadros fue atacado por piratas ingleses que se hicieron con ellos y los vendieron luego al mejor postor. Enrique Valdivieso, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, ciudad en la que se formó Zurbarán, ve plausible la hipótesis puesta en circulación hace décadas por el estudioso César Pemán. Eso explicaría la presencia de estos zurbarán en Inglaterra, "país con el que en el siglo XVIII no había comercio artístico", dice. En la web del castillo de Auckland se informa de que los cuadros "presumiblemente" pasaron por Sudamérica, "antes de llegar a Inglaterra".

Para Valdivieso, no son de lo mejor en la extensa producción del artista. "Están realizados con gran participación del obrador del pintor. Se percibe en ellos el trazo de alguno de sus discípulos. Entonces trabajaban casi en serie. Y del obrador de Zurbarán, que además tenía fábrica y tienda propia, salían centenares de cuadros", explica. Otro experto, Benito Navarrete Prieto, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Alcalá de Henares, considera en un extenso artículo incluido en el catálogo de la exposición que se vio en el Prado, en 1995, que son cuadros de la máxima calidad, solo comparables a los que pintara Zurbarán para la Cartuja de Jerez, en 1639, hoy en el Museo de Grenoble.

Las obras de este pintor barroco están de moda. Su Santa Dorotea con un cesto de manzanas y rosas, fechado en 1648, se vendió el año pasado por tres millones de euros, en una subasta en Nueva York. Más de un responsable financiero de la Iglesia de Inglaterra habrá tomado buena nota. Para el ex obispo Wright, lo grave es, precisamente, el peso que parecen tener en la iglesia anglicana los responsables económicos. "Creen que pueden dirigir la política de la iglesia, cuando esta debería ser la tarea de los obispos. Además, cuentan con muchos bienes financieros y, aunque está claro que hasta el último céntimo es importante, lo que puedan conseguir con la venta de esos cuadros es poca cosa en relación con los presupuestos que manejan". Wright se refiere a los llamados Church Commissioners, un organismo integrado por 33 personalidades religiosas y laicas que maneja las propiedades y acciones de la Iglesia de Inglaterra, que ascienden a 4.800 millones de libras (5.684 millones de euros) según datos oficiales.

"El dinero de la venta de los cuadros, una vez invertido, podría sufragar los gastos de hasta 10 parroquias anualmente", explica un portavoz de la institución. Quien alega, además, que los cuadros de Zurbarán, "no forman parte del patrimonio ni de la nación ni de la Iglesia de Inglaterra". Su tarea como administradores, recalca la misma fuente, es cuidar los bienes históricos y, "optimizar los beneficios que de ellos proceden para la iglesia hoy".

Aunque la decisión final está en manos del sínodo de obispos que se reúne este mes en Londres, todo apunta a que la serie bíblica de Zurbarán, tan estimada, saldrá a subasta este verano. Y ahí terminará la aventura anglicana del pintor.

Fuente El País. LOLA GALÁN - Madrid - 06/02/2011


 

4-2-2011

El pasado 18 de febrero se presentó en las salas de exposiciones de la Obra Social de Caja Badajoz, en Mérida, la I Muestra de Arte Solidario, organizada por GPEX-GRUPO, sociedad de gestión pública de Extremadura que preside Jaime Ruiz Peña. La inauguró la Directora General de Patrimonio Cultural, Esperanza Díaz, en representación de nuestra Junta de Extremadura, y en el acto impartió una lección magistral el artista Eduardo Naranjo, con el título de “La influencia social del Arte en Extremadura”.
En esta primera convocatoria –dado que tendrá continuación en años sucesivos-, dicha muestra recogía una cuarentena de obras mayormente de artistas jóvenes, y ha tenido gran repercusión, siendo visitada en los “pocos días” en que pudo contemplarse por algo más de 1500 personas. La causa que la mueve sobradamente lo merece: parte de los beneficios recaudados en la venta de las obras va destinado a ayudas humanitarias, como son paliar el hambre en países del tercer mundo, el apoyo para enfermos terminales, etc.
El evento, según últimas noticias, ha tenido un inmejorable comienzo en lo que esperamos sea su larga andadura. Una vez más –y en tiempos de grave crisis, lo cual tiene mayor mérito-, los extremeños han respondido bien, adquirieron la mitad de las obras expuestas. Satisfacción y alegría pues para todos; y sobre todo para aquellos necesitados a los que va destinada una respetable parte.

Fuente: Miguel Á. Naranjo


 

5-2-2011

En la tarde de ayer 5 de febrero falleció en su casa nuestro querido amigo y compañero, el académico don Antonio Rubio Rojas. El funeral tendrá lugar esta mañana a las 11.15 horas en la parroquia de Santiago, a la que estaba vinculado desde hacía años. La capilla ardiente quedó instalada ayer en el tanatorio Cense en la calle Viena, hasta la que se acercaron familiares y amigos para darle su último adiós.

Integrado desde 1981 en la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, es académico de la Real Academia de la Historia, de la Vélez de Guevara de Ecija y de la Real Academia de Santa Isabel de Hungría de Sevilla. Su vocación cofrade le llevó además a involucrarse en 1994 en la puesta en marcha de la Cofradía de la Sagrada Cena y Nuestra y Señora del Sagrario, de la que es su Hermano Mayor.


 

10-2-2011

Acaba de aparecer el nº 6 de PAX ET EMERITA, la "Revista de Teología y Humanidades de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz", según se intitula. Dirigida por D. Francisco Tejada Vizuete, académico de la R. de Extremadura, ofrece en sus casi seis centenares de páginas un rico elenco de colaboraciones. Entre las mismas cabe destacar las de otros dos miembros de nuestra Academia : "Derecho de Menores en la vigente legislación canónica de la Iglesia", de Luis García Iglesias, y "Estatua mutilada (Diario de escultor, I)", de Antonio Gallego. El director suscribe dos artículos: "La actividad sinodal en la diócesis pacense en la época moderna. Los Sínodos de Don Cristóbal de Rojas (1560) y don Juan Roco Campofrío (1630" y " La Biblioteca del Seminario Metropolitano de Badajoz (IV). Libros del siglo XVI impresos en Italia", este segundo suscrito conjuntamente con Mª Guadalupe Pérez Ortiz.


 

13-2-2011

Luis Alfonso Limpo Píriz Cronista y archivero de Olivenza. Sus trabajos han contribuido a desmontar la historia 'portuguesa' de Olivenza. Además, desvela jugosas anécdotas de su ciudad en los tiempos de Franco

Sus dos apellidos son portugueses. Los Limpo vienen de Moura. En 1801 ya están en Olivenza. El primer Limpo del que se tiene constancia fue obispo, estuvo en el Concilio de Trento. Su padre era maestro nacional y Luis Alfonso, el hijo, acaba Ciencias de la Información en Barcelona y empieza a trabajar como becario en el Archivo de Olivenza, que prácticamente no existía. No solo recopila fuentes, sino que promueve la investigación.

-¿Qué ha supuesto este archivo y las investigaciones promovidas desde aquí para el conocimiento de la historia de Olivenza?
-Desde el archivo se ha cambiado la visión que se tenía hace 20 años de la historia de Olivenza, que era la historia que habían escrito los portugueses. Existía un grupo que se llamaba los Amigos de Olivenza, que se reunían en Lisboa y habían escrito la historia de Olivenza en los años 40 y antes. Era una historia ultranacionalista muy sesgada con la tesis siempre de que esto era una tierra ilegalmente ocupada por España. En la época de Franco, los libros que había sobre Olivenza estaban prohibidos, como si fueran el Libro Rojo o el Manifiesto Comunista, a algún amigo mío le incautaron los libros y se los llevaron al Gobierno Civil. Cuando venían los Amigos de Olivenza, la policía tenía orden de tomarles la matrícula, les incautaban los carretes de las fotografías y desde que daban un paso aquí, iban detrás de ellos y los tenían completamente controlados. Algunos muchachos, esto no sé si debo decirlo. Había agentes del orden que les daban unas propinas por rajarles las ruedas de los coches a estos portugueses, por hacerles sabotaje.

-¿Los Amigos de Olivenza están hoy de capa caída?
-Pero en los años 50 estaban en su apogeo. Salazar no los legalizó como asociación, pero los protegía. Les dio una sede, que era la Casa do Alentejo, un edificio muy decadente en el centro de Lisboa, donde hoy hay un restaurante y antiguamente fue un prostíbulo. Allí tenían la sede, ahora se han cambiado a un barrio nuevo. Salazar nadaba entre dos aguas: no podía ofender a Franco con una reivindicación directa y frontal de Olivenza, pero como era un tema de exaltación nacionalista, su régimen tampoco podía darles de lado. En los Amigos de Olivenza estaba infiltrada la PIDE, la policía secreta del régimen. Uno de los miembros más eminentes de este grupo fue el general Humberto Delgado. Llegó a ser su presidente antes de presentarse a candidato a la presidencia de la república.

-¿Humberto Delgado también reclamaba Olivenza?
-En una biografía que ha escrito su nieto, se demuestra con los informes de la PIDE que Humberto Delgado, para alertar a la opinión pública internacional de la reclamación de Olivenza, propuso en petit comité que se prendiera fuego al ayuntamiento de Olivenza. Lo que no sabía es que la PIDE estaba infiltrada e inmediatamente pasaron un informe con esa propuesta. Salazar no podía permitir las cosas hasta ese punto. La trampa que le tiende la PIDE a Humberto Delgado, cuando se presenta a las elecciones en Portugal, se organiza sabiendo que Olivenza es uno de sus intereses fundamentales. La trampa es que unos agentes, que se suponía eran de izquierdas, pero eran agentes de la PIDE, que habían contactado con él en Argelia, lo convocan a una reunión en Badajoz. Cuando están con él le dicen: «Ya que estamos aquí, vamos a acercarnos a Olivenza». Donde está el puente de la Ribera, hay un camino a la izquierda, según se viene de Badajoz, que queda oculto de la carretera. Ahí ya sabían Humberto Delgado y su secretaria brasileña, que era su amante, que habían caído en una trampa. Se meten en el camino, los bajan del coche, les pegan cuatro tiros a los dos, los meten en el maletero y se fueron a Villanueva del Fresno, donde los entierran. Unos meses después, llovió mucho, el agua arrastró la tierra y quedó un brazo fuera. Un perro de un pastor empezó a escarbar y aparecieron los cadáveres.

-¿Hasta la Guerra Civil, cómo es la relación de Olivenza con Portugal. Y cómo cambia durante la dictadura de Franco?
-En Olivenza había un gran aislamiento. Los pueblos eran pequeños mundos cerrados, lo que unido a un gran analfabetismo, permite que se conserven la lengua y la cultura portuguesa. Los muchachos no iban a la escuela. Los padres los cogían a los 12 años y a trabajar al campo. De esta manera, la cultura portuguesa se preservaba. Con Franco, hay una escolarización sistemática, esto se une a la llegada de los medios de comunicación masiva y a la emigración. Todo esto, más la mejora de las comunicaciones, acaba por romper el aislamiento y mina la cultura portuguesa. Con Franco, la reivindicación de los Amigos de Olivenza hace que haya en los oliventinos una desconfianza hacia los portugueses. A mí me gusta contar la anécdota de un tío mío, que hablaba perfectamente el portugués y lo entendía, pero cuando venía un portugués y le preguntaba algo, él contestaba siempre en castellano y hacía como que no lo entendía.

-¿Todo esto cambia con la democracia?
-Ramón Rocha Maqueda, alcalde de Olivenza durante 28 años, ha sido verdaderamente el impulsor de esta recuperación de la cultura y la herencia portuguesa y lo más importante ha sido la construcción del puente de Ayuda, que simboliza la historia de Olivenza. Los Amigos de Olivenza quedan ya superados. Ocurre el incidente tan pintoresco del almirante Pinheiro de Azevedo en 1981, cuando se presenta a presidente de la República. Para popularizar su candidatura, anunció que, si ganaba, invadiría Olivenza con una especie de marcha verde como la de Hassan II en el Sáhara. Las televisiones, el HOY, todos los periódicos le dedicaron mucha atención a la propuesta. Pinheiro lo que quería era propaganda, pero estos anuncios lo que consiguieron fue mantener el recelo de los oliventinos hacia los portugueses. Al mismo tiempo, el ayuntamiento democrático recupera las señas de identidad oliventinas considerando lo portugués como una riqueza y un patrimonio. Se investiga la historia de Olivenza desde el punto de vista jurídico para aclarar ese equívoco de que, desde el Congreso de Viena, España tenía la obligación moral de devolver Olivenza a Portugal. Eso hoy está aclarado. Hace 20 años, no.

-¿Cómo es esa aclaración?
-Toda la reclamación de Olivenza se basa en el artículo 105 del Congreso de Viena de 1815, celebrado tras la derrota de Napoleón en Waterloo, donde se reúnen las grandes potencias para reordenar el mapa de Europa, las fronteras. Aprovechando que España está en el peor momento de su historia porque ha ganado la guerra a Napoleón, pero la diplomacia española está hecha unos zorros, Portugal cuela con la habilidad de sus diplomáticos un artículo, negociado con Metternich y con los franceses, por el que, como el espíritu de ese momento es volver a las fronteras anteriores a la revolución, Olivenza vuelva a Portugal y la frontera retorne al estado anterior a 1801. España firma el acta final del Congreso de Viena y se compromete a negociar la devolución de Olivenza, no a devolverla. Hay una conferencia en París de 1817 a 1819, que es la primera que se hace para solucionar los enfrentamientos de manera pacífica, tres años de reuniones intermitentes para devolver Olivenza a Portugal.

-Pero no se devuelve.
-Lo que pasa es que esa cesión estaba unida a una serie de problemas que habían surgido en América del Sur, donde los portugueses habían invadido desde Brasil en 1801, en 1804 y en 1816 miles de kilómetros cuadrados de lo que hoy es Uruguay. En 1801, aprovechando la Guerra de las Naranjas, Portugal se anexiona 90.000 kilómetros cuadrados del actual Uruguay, la extensión de Andalucía. Esto aparece recogido en cualquier libro de historia de Brasil, Argentina o Uruguay, pero en los libros portugueses de historia, este episodio está tapado. Cuando se firma la paz, la diplomacia española reclama ese espacio, pero los portugueses dan largas, que en eso son maestros los portugueses, hasta que estalla la guerra en 1808.

-Que los portugueses intentan aprovechar para reconquistar Olivenza.
-En la Guerra de Independencia, el ejército anglo-luso intenta reconquistar Olivenza antes de la batalla de La Albuera y levantan la bandera portuguesa en el castillo de Olivenza, pero el duque de Wellington, jefe del ejército anglo-luso dice que cuando empezó la guerra, Olivenza era española y tiene que seguir siendo española. Que cuando se derrote a Napoleón y se expulse a los franceses, entonces se hablará de todo lo que haya que hablar. En la conferencia de París, España dice que se devuelve Olivenza a Portugal, pero que entonces, por el mismo principio, la frontera en América del Sur tiene que volver también al estado anterior a 1801. Portugal no está dispuesto a eso. La cosa se enreda, En 1820 el golpe de Riego, el Trienio Liberal y hasta hoy. Brasil invadirá toda la banda oriental de Uruguay en 1816 y en 1823, los uruguayos proclaman su independencia no frente a España, sino frente a sus invasores portugueses.

Fuente: J. R. Alonso de la Torre, HOY.


 

13-2-2011

Humanista de la naturaleza, Araujo está considerado como una de las figuras mundiales más importante en este campo. Autor de más de cien libros y de miles de artículos es a la vez un científico y un divulgador de la naturaleza, sus problemas y la necesidad de su conservación. En sus trabajos se aprecia un decidido interés por el hombre y su entorno natural, convencido de que en ese amable idilio se halla la posibilidad de cierta complacencia.
Está en posesión del Premio “GLOBAL 500”, considerado el Novel de la Naturaleza, recibido de manos del rey de Suecia en Estocolmo, en 1991.
Aunque nacido en Madrid, tiene su domicilio principal en Navatrasierra (Cáceres), donde incesantemente trabaja y recibe a personas e instituciones interesadas por su investigación y sus publicaciones y actividades.
El académico electo recibió el apoyo a su ingreso por unanimidad de los académicos votantes. Es la suya una trayectoria repleta de distinciones y honores, además este incesante comunicador y reputado periodista, tiene concedida la Medalla de Extremadura desde 1999. Es asesor para el área de medio ambiente de varios los gobiernos de varios países, y ha declarado al conocer la noticia desde Menorca, donde se encontraba impartiendo una conferencia, que esta elección le supone una honra enorme, al ser otorgada en una tierra a la que ama inmensamente y donde encuentra siempre el sosiego del diario bregar y el apoyo de amigos e instituciones.
En la lista del diario El Mundo está considerado Araujo una de las 500 personas más influyentes de España. Algunos de sus libros han recibido el galardón de “Mejor Libro Editado”, concedido por el Ministerio de Cultura, entre otros el titulado “Sonata del Bosque”.

Nuevo académico Correspondiente
En la misma sesión académica, celebrada en el palacio de Lorenzana de Trujillo el pasado día 13, se nombró Académico Correspondiente al Cronista de Trujillo, doctor en historia, escritor y profesor, don José Antonio Ramos Rubio.

Recuerdos para Antonio Rubio Rojas
Los señores académicos, en la junta presidida por su director Santiago Castelo, mostraron su pesar con diversas y sentidas intervenciones por el reciente fallecimiento de don Antonio Rubio Rojas, cacereño ejemplar y compañero de corporación. Era tesorero de la casa y uno de los fundadores de la Real Academia, lo que ha supuesto un dolor y una gran pérdida de una persona que deja una magnífica hoja de servicios en su tarea como académico.
En el recorrido de la Real Academia de Extremadura desde aquel 3 de diciembre de1980, donde ha actuado la corporación para el mejor servicio a la sociedad y a las instituciones, Rubio Rojas fue siempre un voluntarioso compañero, diligente y presto para cumplir las tareas que en cada momento se le fueron encomendando.


 

Últimas Noticias


Con el patrocinio de la
JUNTA DE EXTREMADURA
Consejería de Cultura, Turismo y Deporte


 

Agenda

More in Agenda  

Últimas Publicaciones

More in Publicaciones  

Boletines

More in Boletín  

Contacto Real Academia de Extremadura

Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

Palacio de Lorenzana.

C/ de la Academia s/n.
Apdo. 117 C.P. 10200 Trujillo

Tels.: 927-32 3109 

© 2015 Your Company. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper